En la LXXI Asamblea General de la Federación Española de Rugby (FER) celebrada el pasado viernes 2 de julio de manera telemática quedaron aprobados los sistemas de competición y calendarios para las diferentes competiciones organizadas por la FER para la temporada 2021-2022.

A continuación, explicamos grosso modo cómo se desarrollarán los campeonatos de clubes a nivel nacional comprendidos entre los meses de septiembre de 2021 y junio de 2022. Aún faltan algunos detalles por concretar, ya que deben ponerse en práctica varias novedades propuestas por clubes o federaciones autonómicas que fueron ratificadas por la Asamblea General.

Como punto común para la División de Honor masculina y femenina, así como para la DHB masculina y femenina, las promociones de ascenso/descenso regresan al formato de doble partido, a diferencia de lo vivido esta campaña (partido único en campo neutral), con la vuelta en casa del equipo procedente de la categoría superior.

Fotografía: JL Useros.

Liga de División de Honor

La máxima categoría masculina de clubes repite, con matices, las 16 jornadas en su fase regular, seis menos que las jugadas en 2018-19 y que las programadas para la 2019-20 (no completadas, por la pandemia). También permanece intacta la fase final por el título, para la que se clasificarán ocho de los doce participantes, y el sistema de descensos, con un equipo bajando de categoría directamente y otro teniendo que afrontar la promoción con el subcampeón de la División de Honor B.

Sin embargo, la clasificación de la DH quedará determinada de forma distinta. En la 2020-21, había una primera vuelta de 11 jornadas en las que todos los equipos jugaban una vez contra cada rival y una segunda, con 5 fechas, una vez formados el Grupo 1 (Superior) y Grupo 2 (Inferior), donde cada uno de sus seis componentes se medía una vez a los otros cinco, contando para la clasificación final únicamente los puntos obtenidos en los diez enfrentamientos ante rivales del mismo grupo. Esto ya no se aplicará.

  • 16 jornadas de fase regular, con dos vueltas de 8, en cada una de las cuales cada equipo jugará 5 contra los rivales del mismo grupo y 3 contra rivales del otro.
  • De entrada, los doce equipos estarán repartidos en dos grupos.
    • Grupo A (clasificados en posición impar la fase regular 2020-21 más el campeón de DHB):
      • Lexus Alcobendas, SilverStorm El Salvador, Barça Rugbi, Complutense Cisneros, Santboiana y La Vila.
    • Grupo B (clasificados en posición par la fase regular 2020-21 más el subcampeón de DHB):
      • VRAC Quesos Entrepinares, AMPO Ordizia, UBU-Bajo Cero Aparejadores, Ciencias Universidad Pablo de Olavide, Les Abelles y Gernika.
  • Jornadas con encuentros entre rivales de distinto grupo: 1ª/4ª/7ª/10ª/13ª/16ª.
  • Todos los partidos contabilizan de igual manera para la clasificación, algo que se aplica también en la Liga Iberdrola y la División de Honor B femenina, no así en la División de Honor B masculina.
  • Fase final por el título: tres rondas eliminatorias, a partido único en casa del mejor clasificado durante la fase regular.
    • Cuartos de final play-offs: 1º vs 8º / 2º vs 7º / 3º vs 6º / 4º vs 5º.

Liga Iberdrola

La División de Honor en categoría femenina recupera el formato previo a la irrupción de la pandemia, con doble vuelta normal en la fase regular, seguida por la fase final habitual que no cambió esta última campaña. La promoción y el descenso no varían.

  • 14 jornadas de fase regular, en las que los ocho participantes se enfrentan dos veces a cada rival (una por vuelta), como local y visitante.
  • Fase final por el título: dos rondas eliminatorias, a partido único.
    • Semifinales play-offs: 1º vs 4º / 2º vs 3º.
    • Las semifinales serán en casa del equipo mejor clasificado, mientras que la final será en una sede propuesta conjuntamente por ambos contendientes.
Fotografía: Walter Degirolmo.

Copa del Rey

El funcionamiento de la Copa permanece a grandes rasgos de la misma forma que en las últimas temporadas, con un condicionante en la fase previa de clasificación, que se desarrolla a la par que la Liga de División de Honor. Es decir, hay partidos (12) de este campeonato liguero que cuentan también para buscar un billete a semis de Copa.

  • Los doce participantes de la DH optan a ganar una de las cuatro plazas para la fase final por el título.
    • Quedan divididos por sorteo en cuatro grupos de tres equipos para la fase de clasificación. Cada contendiente juega un partido como local y otro como visitante.
    • Tal sorteo está parcialmente condicionado, pues cada grupo estará formado por equipos que también estén en el mismo grupo en Liga, ya que los partidos de la fase de clasificación copera tienen que completarse en la primera vuelta y de este modo queda garantizado que así sea.
  • Fase final por el título: dos rondas eliminatorias, a partido único.
    • Los cruces de semifinales, así como quién actúa de local, se determinan por sorteo.
    • La final es en un campo neutral designado por la FER, quien elige entre las candidaturas presentadas.
Fotografía: Walter Degirolmo.

Competición Nacional M23

Esta es la liga que más pendiente está de posibles alteraciones en el calendario provisional y otras concreciones. Esto se debe a una importante modificación que se aprobó en la reciente Asamblea General. La competición estará nuevamente conformada por los equipos filiales de los clubes que participan en la División de Honor masculina, pero desde la edición 2021-22 también podrán apuntarse los conjuntos M23 de los clubes de la DHB, toda vez que se prevé que en esta ocasión (tercera edición, primera con la citada norma) sean entre cuatro y seis los que decidan incorporarse.

Siempre y cuando no se supere el cupo de 20 participantes una vez finalizado el plazo de inscripción, estos quedarán divididos en dos grupos equitativos, cada uno de ellos con seis equipos filiales de los pertenecientes a DH y la mitad de los restantes. Si dicho cupo superase la veintena, se formarían 3 grupos.

El calendario definitivo y el formato de competición serán elaborados por la Comisión Delegada una vez se conozca el número definitivo de participantes. Será preferible que los mismos estén formados por la mayor cantidad posible de jugadores nacidos en 1999 o posteriormente (M23). Es obligatorio que en todo momento haya sobre el campo, como mínimo, 9 componentes de cada equipo que cumplan estos parámetros de edad.

Fotografía: Óscar Piñeiro.

División de Honor B masculina

Probablemente sea el campeonato que más cambia con respecto a lo que venía siendo habitual. De entrada, los 36 equipos se reparten en tres grupos determinados bajo los habituales criterios geográficos, pero al final de la primera vuelta pasan a repartirse en cuatro grupos, de los que solo uno concede a la postre plazas (4) para intentar subir a la máxima categoría.

  • 19 jornadas de fase regular.
    • Las 11 primeras (1ª vuelta) no tienen ningún tipo de condicionante. Cada equipo se mide una vez a cada rival del mismo grupo (A/B/C).
    • Las 8 últimas (2ª vuelta) definirán qué cuatro equipos de entre los 9 mejores de la 1ª vuelta (Grupo Élite, 3 primeros de cada grupo inicial) compiten por el ascenso en la fase final y cuáles, de entre los 27 restantes, compiten por mantenerse en la categoría.
      • Los equipos del Grupo Élite empezarán la 2ª vuelta con 0 puntos, mientras que los demás sí mantienen los puntos conseguidos ante rivales del mismo grupo.
      • Antes de la segunda vuelta habrá un nuevo sorteo de calendario, en este caso parcialmente condicionado para procurar que todos terminen jugando 10 partidos como local y 9 como visitante o viceversa.
  • Distribución de equipos entre los grupos para cada etapa:
    • 1ª vuelta: 12 Grupo A (Norte) + 12 G. B (Este) + 12 G. C (Centro-Sur).
    • 2ª vuelta: 9 Grupo Élite + 9 Grupo A + 9 Grupo B + 9 Grupo C.
  • Fase final por el ascenso: dos rondas eliminatorias, a doble partido.
    • La vuelta siempre en casa del mejor clasificado.
    • Semifinales play-offs: 1º vs 4º / 2º vs 3º (4 primeros del Grupo Élite).
  • De cara a saber los equipos que desciendan directamente o jueguen la promoción con los subcampeones de la Fase de Ascenso a DHB, como siempre, hay que tener en cuenta que la distribución geográfica de la segunda máxima categoría provoca que el sistema de descensos pueda variar en cada grupo, en función de cuántos equipos desciendan desde DH a DHB y si deben ser ubicados en el G. A/B/C.
Fotografía: Edu Rois.

División de Honor B femenina

Esta es la competición que más crece, ya que por primera vez consistirá en una liga completa a doble vuelta. Será su quinta edición y la tercera bajo un formato de todos contra todos, pero la primera que tenga una duración que implique la habilitación de fechas en ambos años de la temporada (2021 y 2022) para su celebración.

  • 14 jornadas, en las que los ocho participantes se enfrentan dos veces a cada rival (una por vuelta), como local y visitante.
  • El primer clasificado asciende directamente y el segundo juega la promoción de ascenso/descenso con el penúltimo de la Liga Iberdrola. A diferencia de la máxima categoría, no hay play-offs de ascenso.
  • El último clasificado desciende a categoría territorial.
Fotografía: JCR – VRAC.

Finalmente, cabe apuntar tres conclusiones más que dejó la AG de cara al calendario del rugby de clubes en categoría nacional para la temporada 2021-22. Por un lado, vuelve la Supercopa de España, que no se pudo celebrar en 2020 y que este año medirá al VRAC Quesos Entrepinares y al Lexus Alcobendas, el 11-12 de septiembre, si no hay imprevistos.

En lo referente a las España 7s Series, la competición nacional de rugby sevens en categoría masculina, incorpora la novedad de que las jugarán, sin excepción, los 12 equipos correspondientes a los clubes que participan en la División de Honor. También podrán disputarla los 4 miembros de la DHB que participaron en la segunda edición y cualquiera de esta categoría que lo desee hasta alcanzar el número máximo de participantes según la Circular elaborada a partir de los criterios establecidos por la Comisión Delegada.

Este es un paso relevante de cara a fortalecer la modalidad olímpica de rugby en nuestro país, que ya había visto cómo en categoría femenina obtenía un respaldo cada vez más importante a través de una competición muy consolidada, las GPS Copa de la Reina 7s Iberdrola. Ante las posibilidades que ofrece un calendario 2021-22 más acorde a las necesidades del rugby español, no tan apretado como fue el de la campaña 2020-21, esta volverá a constar de tres torneos, en vez de los dos de la cuarta edición.

Además, en las competiciones nacionales de rugby base se han programado para el mes de mayo todas las que se disputaron en la 2018-19 (última celebrada con total normalidad) y se incorpora por primera vez el Campeonato de España M14, modalidad en la que ya existían los de categoría M18 y M16.