El pasado 9 de febrero España se medía a Georgia en un Estadio Central de la Universidad Complutense de Madrid vestido de gala y presto para disfrutar de un gran duelo entre los dos primeros clasificados del anterior Rugby Europe Championship, celebrado en 2019. Finalmente, los siempre imponentes Lelos se llevaron una justa victoria (10-23) ante un XV del León que plantó cara y demostró ser capaz de dominar en varios tramos a un combinado habitual de la Copa del Mundo.

Sin embargo, la derrota local no fue ni mucho menos lo peor de un día en el que, por otro lado, se vio muy buen rugby por parte de ambos bandos, debutaron con nota Martín Alonso y Pierre Nueno, y varios jugadores siguieron consolidando su reciente irrupción con la selección, como Fred Quercy o los primeras líneas Vicente del Hoyo y Jon Zabala, que insuflaron de energía al equipo en el tramo final.

Lo peor, con diferencia, fue la grave lesión de Jordi Jorba en la rodilla derecha al poco de comenzar el encuentro. El ala catalán, a pesar de su juventud, tiene un bagaje internacional bastante amplio a sus espaldas, pasando por todas las selecciones absolutas y no absolutas y acumulando muchos años de experiencia en Francia. En ese tiempo ya había sufrido y superado con éxito más de un contratiempo de este tipo, algo que le ha ayudado a encarar la actual recuperación con una mentalidad positiva, consciente de que aún le quedan muchos grandes momentos por regalarnos.

Fotografía: Walter Degirolmo.

Pregunta: En primer lugar, Jordi, ¿cómo te encuentras y cómo estás pasando esta atípica «vuelta a la normalidad»?

Respuesta: Lo estoy llevando muy bien, cada vez me noto más en forma y la vuelta a la normalidad tampoco ha cambiado mucho por mi parte. De hecho, he aprovechado para realizar mi rehabilitación en casa y he podido trabajar mucho personalmente.

P: Poco a poco se va aclarando el panorama del rugby a medio plazo. Se han dado por finalizadas las ligas en España y las federaciones europea y mundial trabajan para reorganizar los partidos y torneos pendientes que afectan a nuestras selecciones. Además, World Rugby ha implementado unas nuevas normas que ya se han introducido en el Super Rugby Aotearoa neozelandés, primera competición tras el parón por la pandemia. ¿Has podido seguir la actualidad oval o prefieres aprovechar este periodo para desconectar un poco del rugby?

R: Sí, estoy al día, tiempo para desconectar creo que nos ha sobrado [ríe]. Me parecen muy apropiadas las modificaciones en el reglamento, principalmente de cara a la seguridad de los jugadores y procurando que se dé un rugby mucho más dinámico. Lo cierto es que precisamente hemos estado trabajando estos años en un juego más dinámico para España, así que nos beneficiará bastante, en principio.

P: Han pasado cuatro meses y medio desde el España-Georgia del pasado Campeonato de Europa. Era un partido muy esperado por todos los que siguen al XV del León y, sin embargo, empezó de la peor manera posible. Antes de cumplirse el segundo minuto de juego, un lance desafortunado al patear un balón suelto puso fin a tu participación aquel día, enmudeciendo a un Central que se temía lo peor al verte llevar las manos a la rodilla. Afortunadamente, la operación se realizó con éxito. ¿En qué punto de tu recuperación estás? ¿Cómo valoras los progresos hasta ahora?

R: He estado evolucionando satisfactoriamente. A decir verdad, a nivel de flexión y extensión podría decir que estoy más en forma si cabe que en lo que respecta a la otra pierna. No he tenido opción de estar con los mejores fisioterapeutas, pero aun así ya tuve experiencia con la otra pierna, así que he empleado todos mis conocimientos para completar una recuperación espléndida. Ahora mismo estoy en la fase de musculación y pronto empezaré con la técnica de carrera. Dentro de un mes ya estaré corriendo y espero estar totalmente recuperado para septiembre-octubre.

P: ¿Has estado en contacto con el cuerpo técnico de la Selección y con los médicos?

R: Así es, he intercambiado emails, WhatsApps e incluso videollamadas continuamente con todo el equipo técnico de la selección y también con mi doctor.

P: Fuiste uno de los fijos durante el excelente año 2019 completado por la Selección masculina de XV (nueve victorias en diez partidos) y empezaste el 2020 en plena forma, con una gran actuación individual y colectiva ante Rusia, en Sochi. ¿Crees que la lesión te llegó en tu mejor momento o no te planteas este tipo de cuestiones?

R: La verdad, no me lo he planteado, tengo la cabeza muy firme ante este tema y sé con seguridad que volveré mucho mejor que antes. Ya tras mi primera lesión grave me dije lo mismo y efectivamente terminé haciendo una muy buena temporada, así que lo bueno aún está por llegar.

P: Tu pérdida provisional fue un palo para el equipo y para los aficionados, ¿cómo imaginas la vuelta a los campos y en particular con los Leones? ¿Cuáles son las claves para volver a pleno rendimiento tras una lesión de larga duración?

R: Me imagino mi vuelta con los Leones en un Central abarrotado, libre de coronavirus, espero, y con muchos nervios encima. La clave más importante para volver al 200% la tenemos en la cabeza, el aspecto mental. En este tipo de situaciones no puedes dejar comerte por las malas sensaciones, es vital ser positivo incluso en mi situación, con ganas de volver y comerme el mundo. Esa es la principal clave para reincorporarte a pleno rendimiento. Por otra parte, es fundamental no saltarse el procedimiento para la readaptación. En otras palabras, ‘vísteme despacio, que tengo prisa’. Por muchas ganas que tenga de correr ahora mismo, debo ser paciente y consecuente con el procedimiento, siguiendo siempre todas las pautas.

P: Una de las últimas noticias destacadas ha sido la resolución de World Rugby del proceso clasificatorio para el Mundial de Francia 2023. La principal novedad es que Europa tendrá dos plazas directas y una de repesca desde el Rugby Europe Championship (ediciones de 2021 y 2022). ¿Habéis hablado entre los compañeros sobre este proceso? ¿Cómo crees que llegará el equipo a la hora de la verdad, empezando por ese crucial Europeo de 2021?

R: He podido hablar con algunos de mis compañeros. Sin duda, es algo importante de cara a la competición, pero mis sensaciones y creo que la de otros compañeros es que a nosotros no nos va influir en nada. Personalmente, considero que no nos desconcentraremos por estos temas. Cuando el equipo vuelva, nos centraremos siempre en ser los primeros en todo, sabemos que somos capaces de ganar a cualquiera.

Fotografía: Walter Degirolmo.

P: Un total de 23 jugadores han debutado de forma oficial con el XV del León sumando el 2019 y esta primera mitad del 2020. A nadie se le escapa que Santi Santos, Miguel Velasco y su staff cuentan cada vez con más jugadores de garantías para cada posición. ¿Notas que la competencia por un puesto es cada vez más alta en el combinado nacional?

R: En efecto, pero eso no es algo malo, todo lo contrario en realidad. Cuanta más competencia haya en el equipo, más obligará a los jugadores a tener que emplearse al máximo en cada momento para ganarse su sitio. Esto hará que el nivel general suba de forma notable y de esta manera seguiremos mejorando continuamente. Eso sí, por supuesto estamos hablando de una competencia sana.

P: Entre estas nuevas incorporaciones al entorno de la selección, han llegado varios nombres tras un paso muy relevante por la Sub 18 y/o la Sub 20 en los últimos 2-3 años, tales como Martín Alonso, Kerman Aurrekoetxea, José María Díaz o Gonzalo Vinuesa. ¿Crees que la tendencia del rugby base en España es positiva y que iremos viendo cada vez a más jugadores de este perfil dando el salto a la absoluta?

R: En mi opinión, es muy positiva. Yo mismo y varios compañeros de la selección también formamos parte de esta iniciativa. En mi caso, acumulo cuatro-cinco años con la absoluta, además de otros cuatro años en las categorías inferiores. Con eso quiero decir que de alguna manera llevamos mucho tiempo aprendiendo todo lo que los entrenadores nos transmiten para jugar en la selección, quemando todas las etapas y ya sabiendo todos los conceptos principales sobre cómo funciona la estrategia y la dinámica de la selección. Si tienes a un jugador joven y puedes prepararlo progresivamente para que juegue en un nivel alto regularmente, te aseguras que si sigue en esa línea será una buena arma para la selección en el futuro.

P: Precisamente, otra noticia reciente tiene que ver con los Leones Sub 20. La cancelación del World Rugby U20 Trophy de La Vila ha sido un palo para el equipo, que estaba muy unido y motivado. Como miembro de una generación que quedó subcampeona del Trophy en 2016 y que actualmente tiene amplia representación en el equipo de Santi Santos, ¿qué consejo le das a estos jugadores de cara a su paso al rugby sénior, teniendo en cuenta también la desilusión que puedan sentir por la noticia?

R: Les aconsejo, ante todo, que no bajen los brazos. Lógicamente, es una situación para lamentar y nunca es agradable recibir estas noticias, pero han de tener claro que vendrán más eventos importantes y aún tienen mucho por jugar. Lo último que deben hacer es desmotivarse.

P: Para terminar, en el plano deportivo, si pudieses pedir un deseo personal y otro colectivo mirando a la próxima temporada, ¿cuáles serían?

R: Como deseo personal, pediría tener unas rodillas de acero [entre risas], y a nivel colectivo desearía una temporada mejor incluso que la del 2019: 10 de 10.