Paula Requena (Madrid, 1997) está on fire, aunque sus altas dosis de modestia le impidan reconocerlo. La relampagueante ala del CRAT Residencia Rialta dio un máster de cambio de ritmo, finta y aceleración en la segunda entrega de las Series del Campeonato de Europa, celebradas recientemente en Cracovia, y en las que la selección española femenina de Rugby 7s se colgó la medalla de bronce tras una agónica victoria sobre Escocia.

“Salí con muy buenas sensaciones del torneo, sobre todo la parte final, por cómo fue ese último día, pero no diría que estoy en mi mejor momento. Simplemente que tuve una buena actuación, pero creo que aún puede ser mejor. Lo que sí es cierto es que de mente y de cuerpo me encuentro muy bien y Cracovia me ha servido para ganar bastante confianza”, comenta.

La mejor de las noticias para Pedro de Matías y las Leonas7s en los albores del Sevens RWC European Qualifier de Bucarest, el torneo en el que doce selecciones del viejo continente se van a disputar este fin de semana cuatro plazas para acudir a mediados de septiembre a la Copa del Mundo de Ciudad El Cabo (Sudáfrica). La cita de las citas en el año de la vuelta a la normalidad tras la pandemia.

“Claro, es el objetivo principal y por el que hemos estado trabajando desde hace un tiempo, incluso cuando estábamos compitiendo en las Series Mundiales. Yo creo que nunca hemos perdido de vista ese objetivo de ir a ese clasificatorio a ganarnos el puesto para estar en el Mundial”, apunta sin dilación la leona con alma de impala que aterrizó en el mundo oval hace apenas seis veranos, vía universidad.

Fotografía: Rugby Europe

“Yo había jugado siempre al tenis, desde los cinco años, pero al llegar a la universidad, hablando con una amiga, comentamos cómo sería eso del rugby. Y al final, por contactos de amigos en la facultad, acabamos probando en el Complutense Cisneros. A partir de aquel día, dejé el tenis y me dediqué sólo al rugby”, rememora la tres cuartos madrileña afincada desde 2020 en Galicia, a donde se mudó “porque mi pareja vivía en A Coruña, y decidí irme con ella. En el CRAT me arroparon muy bien desde mi llegada, de ahí que me quedase otra temporada más. Me han tratado súper, súper bien”, reconoce. 

El quinto puesto alcanzado en el Europeo, sumando ambas series, no ha colmado en absoluto el apetito de unas Leonas7s que arden en deseos de reivindicarse en la tierra de Vlad Tepes. “Creo que sería mentir si digo que un quinto lugar sabe bien. A mí personalmente me hubiera gustado un puesto mejor, pero al final no queremos fijarnos en ese número, si no en todo lo que nos sirven estos torneos para la preparación de la parte importante de la temporada, que viene ahora en Rumanía”.  

Y es que el buen nivel competitivo exhibido por las Leonas7s en Polonia invita al optimismo de cara al clasificatorio para la Copa del Mundo. “En Cracovia fuimos creciendo partido a partido y, al llegar a las finales, se pudo ver todo el trabajo que llevamos detrás. Creo que tuvimos momentos muy buenos en la competición. Además, se vio mucho más trabajo en equipo y que aún podemos dar más de lo que se ha mostrado hasta ahora. Lo importante es que estamos en el camino. Ojalá que todo esto se refleje el fin de semana en Rumanía”, confía Paula, antes de agregar que, “a título personal me sentí bastante cómoda. Es como que me voy encontrando mejor de partido a partido, y mi confianza va aumentando si me he encontrado bien. Por otro lado, pienso que nos compenetramos muy bien entre todas, lo cual también ha sumado bastante”. 

Fotografía: Miguel Rodrigues

Suecia, Portugal y Polonia serán los obstáculos con los que habrá de lidiar la selección española de féminas sobre el césped del Estadio Nacional Arcul de Triumf de Bucarest para abrir boca en el clasificatorio mundialista. La Requena disecciona de modo somero el Grupo C. “Empezamos contra Suecia, a la que no nos enfrentamos hace años porque no está en el Europeo A, si no en una categoría inferior. Después vendrá Portugal, a la que nos hemos enfrentado el año pasado en el Europeo. Son muy peleonas. El reto importante del grupo es Polonia, que viene con mucha inercia positiva porque compitieron bien en las Series Mundiales, cuando vinieron de invitadas, y ahora, en el Europeo, está claro que lo han hecho fenomenal. Así que vienen con fuerza”, advierte. 

En buena lógica, las Leonas7s deberían jugarse las habichuelas con las flamantes campeonas continentales, sabiendo que salir airosas de ese envite debería facilitarles un cruce de cuartos más asequible, a la sazón el duelo en el que se jugarán a todo o nada el billete para ir a Sudáfrica. Paula se apunta a dicha ecuación. “Sí, claro que se le puede meter mano a las polacas. A todos los equipos, de hecho. Con buen trabajo y actitud, todo es posible. Luego los resultados pueden variar porque el tiempo de juego es muy corto y pueden pasar muchas cosas que son determinantes en el partido”. 

El alto nivel de exigencia de la disciplina olímpica del rugby obliga a un reciclado permanente en aras de un crecimiento sostenido que alimente adecuadamente el espíritu competitivo de nuestro combinado nacional. Y es que, como sostiene la tres cuartos capitalina, “todo se puede mejorar. En nuestro caso, diría que podemos meterle más chicha en ataque y conseguir avanzar más. A veces tenemos momentos que nos cuesta un poquito, sobre todo después de perder la pelota. Nos cuesta un poco coger de nuevo inercia”.  

Lo que no se puede trabajar y, además, es complicado de medir, son las ilusiones. Y éstas rebosan a raudales por cada poro de Paula Requena cada vez que escucha las palabras Sudáfrica o Ciudad El Cabo. “Sí, la verdad es que hay muchas ganas de poder jugar este Mundial porque, al final, es algo que sólo se repite cada cuatro años y, de algún modo, parece más bonito de vivir. Que no quita que lo otro lo sea también, pero es como más especial porque ocurre cada menos tiempo. Creo que para cualquier deportista, el ser mundialista es algo que le gustaría vivir“.  

Es por ello que las pupilas de Pedro de Matías se han juramentado para volver de Bucarest con el billete mundialista a buen recaudo. “Yo pongo la mano en el fuego de que vamos a dar el cien por cien para lograrlo, y me gusta pensar que así va a ser. Luego puede pasar cualquier cosa porque el deporte es así, no siempre te devuelve todo lo que te has esforzado. Pero que salieran las cosas como salieron en Cracovia nos va a favorecer, tanto a nivel personal como de grupo, de cara a Rumanía”, cierra la charla ‘Patuquitos‘, el remoquete por el que se le conoce en el vestuario de las Leonas7s. Pero esa es otra historia…