El XV del León y los Barbarians hicieron vibrar a la afición asturiana que se congregó en el estadio de El Molinón-Enrique Castro ‘Quini’, de Gijón, en una noche lluviosa, con un espectáculo rugbístico de altura, como no podía ser de otra manera para rendir tributo al centenario feudo del Sporting, que nunca hasta la fecha había dado cobijo al deporte del balón oval.

El equipo más famoso del mundo hizo valer su constelación de estrellas para embolsarse un triunfo (7-26) trabajado a golpe de pico y pala ante una obstinada selección española que, a pesar de las numerosas caras nuevas que presentaba, peleó cada balón como si fuera el último y no dio su brazo a torcer en ningún instante.    

Un robo de balón de Jordi Jorba al minuto de juego, que sirvió para un Titi Futeu que fue bloqueado dentro ya de la zona de marca forastera, dibujó los parámetros en los que se iba a mover el duelo, con un equipo, los Barbarians, alternando la velocidad en el juego a la mano con el empuje de su poderosa delantera en los agrupamientos, y una selección española tratando de leer bien cada jugada con el objetivo de poner coto al despliegue de su muy capaz enemigo y contraatacar con golpes de mano raudos que le dejaran en situación franca de taladrar la Santa Bárbara británica.

Fotografía: Walter Degirolmo

Ese susto inicial reveló a Barbarians que el XV del León iba a ser un rival duro de roer y que tendría que pisar el acelerador para inclinar la balanza a su favor, de modo que no tardó en meter presión con su artillería pesada para empujar a España hasta su línea de 22 y, una vez allí, intentar activar a sus brillantes tres cuartos por los costados. Con Papali’i y el francés Bezy moviendo el cotarro, los Baa-Baas se adueñaron muy pronto de la posesión, pero a cada error que cometían, algunos provocados por la humedad ambiental, los Leones sacaban sus garras para poner el corazón en un puño a los de John Mulvihill. Así, Martín Alonso volvió a acariciar el ensayo en una veloz contra, siendo neutralizado en los metros finales por el tenaz zaguero… Williams, claro.  

España mantuvo firme su línea de contención en mitad de cancha hasta mediado el primer período, cuando la enésima carga de la infantería blanquinegra provocó una fisura en la retaguardia hispana que un guepardo llamado Adam Byrne no desaprovechó para adelantar a los británicos en el marcador. El primer posado animó aún más si cabe a esta especie de ONU del oval, que siguió apretando las tuercas a los de Santi Santos, que seguían a lo suyo, tratando de sacar petróleo de cada pelota recuperada. De nuevo sería el pucelano Alonso quien, porfiando con Owen Lane, entregó el cuero a un Jorba al que de nuevo el agua dejó compuesto y sin marca, cuando ya se había metido hasta la cocina enemiga.   

De lo que pudo ser la igualada, se pasó al 14-0 en una periquete como resultante de una gran acción ofensiva de Barbarians, haciendo el diabólico triángulo Wood-Bezy-Ryno Smith un pasamanos casi circense que el apertura sudafricano certificó en el segundo posado visitante de la noche.

Fotografía: Walter Degirolmo

Los Leones volvieron al verde con nuevos bríos tras el paso por vestuarios. Los cambios revitalizaron a un equipo español convencido de que no había dicho su última palabra. Con Afa Tauli apuntalando la delantera y Facu Munilla refrescando la bisagra, el XV de Santi Santos buscó controlar más balones en fases estáticas y seguir alimentando las contras, que es con lo que más daño había hecho a su rival en el primer período. Barbarians insistió en mover y mover el oval, pero España, atenta al quite, lograba una nueva interceptación, esta vez por parte de Feta Casteglioni, aunque demasiado lejos de la línea de marca forastera.

Más consistente en los agrupamientos y en el despliegue a la mano, el combinado nacional estaba disfrutando de sus mejores momentos en el partido cuando Barbarians volvió a hacer de las suyas a partir de un fabuloso offload de Byrne, que posibilitó a Smith plantar de nuevo bandera en campo español. Lejos de extinguir el buen hacer del XV del León con ese tercer posado, Barbarians se vio forzado a pertrecharse en sus dominios ante el decidido empuje de la delantera hispana. Fase a fase, los de Santos lograron dar al fin cierta continuidad a sus ataques, en cuya articulación tuvo mucha culpa John-Wessel Bell.     

Mención especial merece también la nutrida camada de Leones que se enfundó la elástica roja por vez primera en el coliseo gijonés. El asturiano Alex Suárez e Imanol Urraza, saliendo de inicio, amén de Héctor Matamoros, Lucas Santamaría, Ekain Imaz, Marc Sánchez, Ike Irusta, Ignacio Piñeiro y el malagueño Alberto Carmona, acertadísimo en cada toma de decisión durante los minutos de que disfrutó a lo largo del segundo período.  

De tanto insistir, España conquistó su único ensayo de la noche por decantación, con un interminable pick and go en el que Facu Munilla dio carta blanca a la delantera para que completara la labor de demolición con una sólida plataforma, de la que se benefició Bittor Aboitiz para asomar la cabeza y el oval al otro lado de la maraña de brazos y torsos blanquinegros.

Fotografía: Walter Degirolmo

A Barbarians no le sentó nada bien ver vulnerado su casillero y a renglón seguido se sacó de la chistera un jugadón ‘Made in Baa-Baas’ por el lado cerrado, pleno de calidad y atrevimiento, que Owen Lane resolvió con un sutil mano a mano con el que cerraba el marcador. Aún quedaba tiempo para que estos Globetrotters del oval siguieran inventando acciones imposibles con las que meterse en el bolsillo a un aficionado que abandonó El Molinón con una sonrisa en la cara, satisfecho de la buena imagen dejada por el XV del León ante una pléyade de estrellas que brilló en Asturias a pesar de la persistente lluvia. 

                                      Ficha del partido: ESPAÑA 7-26 BARBARIANS

Árbitros: Iñigo ATORRASAGASTI (ESP), principal / David CASTRO (ESP) y Bernardino ALVAREZ (ESP), linieres.

Alineación de ESPAÑA: 1. Thierry FUTEU, 2. Santiago OVEJERO, 3. Jon ZABALA (C), 4. Alex SUÁREZ, 5. Imanol URRAZA, 6. Michael HOGG, 7. Brice FERRER, 8. Guillermo MORETÓN | 9. Tomás MUNILLA, 10. Gonzalo VINUESA, 11. Gauthier MINGUILLON, 12. Iñaki MATEU, 13. Jordi JORBA, 14. Martín ALONSO, 15. John-WESSEL BELL.

Cambios de España: 16. Fernando LÓPEZ, 17. Vicente DEL HOYO, 18. Bittor ABOITIZ, 19. Marc SÁNCHEZ, 20. Afa TAULI, 21. Facundo MUNILLA, 22. Bautista GÜEMES, 23. Feta CASTEGLIONI, 24. Lucas SANTAMARÍA, 25. Ekain IMAZ, 26. Ignacio PIÑEIRO, 27. Héctor MATAMOROS, 28. Ike IRUSTA, 29. ALBERTO CARMONA. 

Alineación de Barbarians: 1. Ed BYRNE, 2. Scott BALDWIN, 3. Charlie FAUMUINA, 4. Devin TONER, 5. Steve MAFI, 6. Tom WOOD, 7. James BOTHAM, 8. Abraham PAPALI’I, 9. Sebastian BEZY, 10. Ryno SMITH, 11. Adam BYRNE, 12. Hadleigh PARKES (C), 13. Rey LEE LO, 14. Owen LANE, 15. Tim Nanai WILLIAMS.

Cambios de Barbarians: 16. Kirby MYHILL, 17. Allan DELL, 18. Scott ANDREWS, 19. Joe TEKORI, 20. Rob HARLEY, 21. Dan BAKER, 22. Mathis GALTHIÉ, 23. Ahsee TUALA.

Evolución del marcador: Min 21, Ensayo Adam BYRNE y Transformación R.SMITH  0-7 //  Min 38,  Ensayo R.SMITH y Transformación Tom WOOD  0-14 // Min 50,  Ensayo R.SMITH y Transformación Tom WOOD  0-21 //  Min 67,  Ensayo ABOITIZ y Transformación VINUESA  7-21 //  Min 68, Ensayo Owen LANE 7-26. 

Estadio: El Molinón-Enrique Castro ‘Quini’ (Gijón). 5.000 espectadores. 

Fotografía: Walter Degirolmo