El fin de semana del 9 y 10 de enero estarán en marcha por fin las cuatro ligas nacionales de clubes, pues entra en liza la que faltaba, la División de Honor B femenina. Por segunda temporada consecutiva, esta competición, que fue disputada por primera vez en la 2017-18 en formato corto (grupos, semifinales y final), tendrá una fase regular en la que sus 8 equipos se verán las caras entre sí.

Tras una vuelta de 7 jornadas que concluirá a mediados de marzo, los cuatro primeros clasificados disputarán las semifinales del play-off de ascenso (1º vs 4º; 2º vs 3º), a partido único y en casa del mejor clasificado. La final para subir de forma directa a la Liga Iberdrola de Rugby, también a partido único, será el fin de semana del 10 y 11 de abril, en un campo que designe la Federación Española de Rugby (FER).

El subcampeón tendrá una segunda oportunidad para ascender, en la promoción frente al penúltimo clasificado de la máxima categoría. Como de costumbre, será a ida y vuelta, disputándose el segundo encuentro en casa del 7º de la Liga Iberdrola.

Crealia El Salvador vs CRAT Residencia Rialta 2019-20. Fotografía: JL Useros

La jornada 1 comenzará con un partido entre dos equipos nuevos con respecto al año pasado, que llegan de forma distinta a la DHB. El Crealia El Salvador no vivió el mejor estreno posible en la élite de nuestro rugby femenino, pues los resultados llegaron demasiado tarde y no bastaron para evitar el descenso. Sin embargo, nadie que siguiese su trayectoria puede negar que alcanzaron progresos más que notables y la experiencia acumulada será muy útil en adelante, teniendo como objetivo volver a estar entre los mejores.

Se medirán al ganador invicto de la pasada Fase de Ascenso a DHB, el Getxo Giroa-Veolia, que hace no demasiados años competía de tú a tú con cualquier rival en División de Honor. Fue campeón de España en 2001 y 2008, así como subcampeón ya propiamente en la Liga Iberdrola, en 2015. Tras una etapa complicada, la temporada pasada volvieron a una dinámica ganadora a la que quieren dar continuidad en su regreso al rugby a nivel nacional.

Getxo Giroa-Veolia vs G.E. i E.G. en la Fase de Ascenso a DHB 2019-20. Fotografía: David Gamero

Los dos madrileños se estrenarán con derbi. El XV Hortaleza RC, 3º en la 2019-20, se quedó con la miel en los labios al no poder disputar el play-off de ascenso a DH, pues la pandemia obligó a cancelarlo, siendo AVIA Eibar y CP Les Abelles quienes finalmente subieron. Procurarán renovar su candidatura a los puestos altos en primer lugar ante el AD Ingenieros Industriales, que quiere resarcirse de la última derrota ante las Dragonas. El equipo de Las Rozas ha hecho varias incorporaciones interesantes y lucharán por dar un paso más en la competición.

El único debutante en categoría nacional, el Pontevedra RC, mantendrá la representación gallega en esta liga tras la renuncia del Muralla RC, de Lugo. Afrontarán con descaro e ilusión esta gran experiencia, intentando ir a por todas desde la J1, cuando reciban al histórico Barcelona Universitari Club, que encara su tercera campaña en DHB. En la última, se quedó a las puertas de las cuatro plazas que daban acceso a la fase final, plantando cara a los dos conjuntos que terminaron en tercera y cuarta posición.

CR Sant Cugat vs Barcelona Universitari Club 2019-20. Fotografía: Tot Sant Cugat

La representación catalana será en esta ocasión triple y no habrá que esperar para el primer derbi. Será entre el CR Sant Cugat, que terminó la última edición con tres victorias seguidas y la clasificación para el play-off, y el GE i EG, subcampeón de la Fase de Ascenso a DHB. Las barcelonesas tienen mucha experiencia y al mismo tiempo han atraido talento joven muy prometedor a su proyecto. Cuentan con el plus de jugar cuatro partidos de la fase regular en casa. Por su parte, el cuadro de Girona es todo un clásico y no ha venido a la categoría a estar de paseo, fieles a su identidad aguerrida.

Confiamos y deseamos que este será el año de la consolidación definitiva en la División de Honor B femenina, dado que la 2019-20 no pudo vivir unos play-offs de ascenso que prometían emociones fuertes y tres partidazos. Una estructura de competición sólida es fundamental para el desarrollo de los clubes y las jugadoras y una vez que este eslabón quede reforzado se habrá dado un gran paso.