Después de que el último parte médico emitido este lunes sobre su estado de salud no fuera el que todos deseábamos, Kawa Leauma, jugador del AMPO Ordizia y de la Selección española, tuvo que volver a ser operado por la noche, aunque desgraciadamente las lesiones cerebrales eran ya irreversibles y los médicos nada pudieron hacer por salvarle la vida.

En la madrugada de este martes, 21 de diciembre, el rugbier neozelandés de 32 años falleció en compañía del mánager de la selección española de XV, José Manuel Pérez Corchado, más conocido por todos como Sevi, así como de manera telemática por algunos miembros de su familia, incluida su mujer, quien se encontraba viajando hacia Ámsterdam y pidió hacer pública la triste noticia solo cuando ella así lo autorizara.

Kawa Leauma, en el partido que disputó con España contra Italia. Fotos Walter Degirolmo.

Tras el partido disputado el pasado sábado por la selección española en la capital neerlandesa contra los Países Bajos, Leauma sufrió un accidente fortuito que le provocó un traumatismo craneoencefálico severo. Trasladado a un hospital, tuvo que ser operado de urgencia y ya entonces el pronóstico fue muy grave. Si bien el domingo por la tarde se informó de una leve mejoría, 24 horas después el estado de Kawa empeoró.

El rugby mundial, y el español en particular, está de luto, y desde la Federación Española de Rugby solo podemos agradecer el compromiso de un jugador admirado y querido por todos sus compañeros del XV del León y de su equipo, el AMPO Ordizia, así como acompañar a su familia y amigos en estos momentos tan duros y ayudarles en todas las gestiones que sean necesarias.

La mujer de Leauma, a la que en todo momento se le mantuvo informada sobre el estado de salud de Kawa, llegará este miércoles a la capital neerlandesa procedente de Nueva Zelanda. Tal y como estaba previsto antes de conocer el fatal desenlace, aunque ahora con más motivo si cabe, en el aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol será recibida por el director deportivo de Ordizia, Iñigo Marotias, y el presidente de la FER, Alfonso Feijoo.

Con 1,97 de altura y 110 kilos de peso, Leauma nació en Auckland, Nueva Zelanda, aunque era de origen samoano. Inició su carrera profesional en Sydney Rays y jugó para West Harbour, antes de llegar España en 2018 para enrolarse en las filas del AMPO Ordizia, un club en el que ha dejado huella y prueba de ello es cómo estos días todo el pueblo se ha volcado con él. Al igual que sucede con quienes le trataron en la Selección española, Kawa era una persona que se hacía querer.

Kawa, junto a José Manuel Franco, presidente del CSD, Alejandro Blanco, del COE, y Alfonso Feijoo, de la FER, además del CEO de GENERALI, Santiago Villa, tras el recibir el premio Valor GENERALI al término del España-Italia en Madrid.

El hecho de haber cumplido tres años de residencia en España habilitó a Leauma para jugar con el XV del León. Santi Santos ya contó con él para el amistoso disputado contra Italia el pasado 30 de octubre en el Estadio Central de la Universidad Complutense de Madrid. De hecho, recibió el premio Valor GENERALI de manos del presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, y junto al Secretario de Estado para el Deporte, José Manuel Franco, el CEO de la aseguradora que celebra su 190 aniversario, Santiago Villa, y el presidente de la FER, Alfonso Feijoo.

Sin embargo, Leauma todavía no había debutado en un partido oficial con el XV del León. La idea era que lo hiciera el pasado sábado, en la visita a los Países Bajos que acabó con una victoria con bonus (7-52), pero no lo hizo a causa de unas dudas que a última hora surgieron sobre su legibilidad. Desgraciadamente, ya no podrá hacerlo, aunque Kawa siempre será un León y honrar su memoria será un acicate para todos sus compañeros en el objetivo de estar en el Mundial de Francia 2023.

De hecho, el próximo 5 de febrero, precisamente en el partido contra los Países Bajos que supondrá el regreso del Rugby Europe Championship, Leauma recibirá el mejor homenaje en el campo donde disputó su primer y único partido con el XV del León, si bien su nombre siempre estará ligado ya al rugby español. Descansa en paz, Kawa. Siempre serás uno de los nuestros.