Hace dos semanas, la cita anual de los World Rugby Awards vivió una edición especial y novedosa, con un acto desarrollado vía telemática y que sirvió para premiar a los jugadores/as que han sido elegidos como los/as mejores de la década. De esta forma, el máximo estamento del rugby mundial dio a conocer, entre otras distinciones, al mejor XV de los últimos diez años, tanto de hombres como de mujeres.

En este marco, desde la Federación Española de Rugby (FER) queremos animar a nuestra afición a participar en la elección del XV del León de la década, para posteriormente hacerlo con el de las Leonas XV. Para ello, proponemos hacerlo puesto por puesto y entre aquellos jugadores que han tenido un papel muy destacado en la Selección española desde 2010.

La participación será muy sencilla y se realizará votando a través de nuestros perfiles en Twitter e Instagram. Durante quince días, lanzaremos una encuesta diaria en estas dos redes sociales de la FER, donde habrá cuatro opciones para una misma posición que han sido previamente elegidas por el staff del seleccionador nacional, Santiago Santos.

La votación para cada puesto estará abierta durante 24 horas, tras las que sumaremos los resultados recogidos en Instagram y Twitter y de esta forma conoceremos uno a uno a los jugadores que formará el XV del León de la última década.

El seleccionador de los Leones ya ha confeccionado junto a los miembros de su cuerpo técnico el que ellos consideran su XV ideal de la década, por lo que al término de esta iniciativa, compararemos el XV del staff y el XV de la afición. ¡No os lo perdáis!

Fotografía: Unión de Rugby del Uruguay.

Candidatos al XV del León de la década

1 – PRIMERA LÍNEA (PILIER IZQUIERDO)

Thierry FUTEU (8 caps): Exuberancia física al servicio de la delantera, dando mucha seguridad en los avances con balón. Desde su debut en 2019, ha estado presente en casi todas las grandes citas, creciendo a pasos agigantados y añadiendo nuevos registros a su juego. Aún tiene incluso más margen de mejora.
Jon INSAUSTI
(33): Fue fijo para varios entrenadores a pesar de lo joven que llegó, por su compromiso y su capacidad de anclaje en la melé y para moverse bien por el campo, participando bastante. Era muy solvente y regular, ganándose el puesto ante otros grandes jugadores en un momento que llegaban pilieres de altísimo nivel.
Franck LABBÉ
(11): Jugador de enorme talento, muy involucrado con el grupo en una época no tan próspera para los nuestros. Dejó un gran sabor de boca a principios de la década, a pesar de tener una participación no demasiado prolongada. Siempre rendía con plenas garantías.
Fernando LÓPEZ
(47): Acumuló una racha impresionante de partidos seguidos convocado, algo que no es fácil por cuestiones no directamente relacionadas con la calidad individual. Uno de los pilieres más duros en el contacto, factor que junto con su enorme sacrificio y liderazgo le ha permitido alcanzar la capitanía actual.

2 – PRIMERA LÍNEA (TALONADOR)

Juan ANAYA (38): Uno de esos talonadores polivalentes que combina de manera muy notable todas las cualidades de una posición con características tan particulares. En su última etapa era un revulsivo que siempre le daba un impulso extra al equipo en los tramos finales.
Beñat AUZQUI
(39): Sin duda, uno de los pilares (nunca mejor dicho, pues también tuvo un gran rendimiento como “1”) sobre los que se cimentó el equipo que estuvo a punto de clasificar a España para el Mundial de Japón 2019. Prácticamente no cometía errores y siempre sabía perfectamente dónde colocarse.
Quentin GARCÍA
(8): Llegó al equipo en uno de sus momentos más complicados y fue uno de los responsables de que el XV del León se levantase tan rápido y de forma tan contundente de su golpe más duro. Era de esos jugadores que sabes que van a ganar metros tengan lo que tengan delante.
Marco PINTO
(23): Precisión milimétrica en el lanzamiento de touche. También tiene un desparpajo y una visión de juego más propios de otras posiciones, lo que le vale para ser una amenaza en diferentes escenarios. Todo un filón para anotar ensayos desde el maul, seña de identidad española.

3 – PRIMERA LÍNEA (PILIER DERECHO)

Alberto BLANCO (21): De ese tipo de personas que querrías tener a tu lado en una guerra. Tremendo en los placajes, tanto por contundencia como por cantidad. Su corpulencia y su posición en el campo no han sido impedimento para que desarrolle una habilidad reseñable con el balón.
Xerom CIVIL
(13): Sabe lo que hacer en todo momento. Conoce sus limitaciones y con gran inteligencia ha sabido sobreponerse a la diferencia de tamaño con otros “3”, logrando ser un jugador muy completo en todas las facetas del juego y que tuvo una participación destacada en la racha de ocho victorias seguidas.
Jonathan GARCÍA
(9): Un auténtico portento. No tuvo una larga trayectoria, pero hasta su lesión ante Rusia en su última presencia, en el Campeonato de Europa de 2018, fue básico para que la delantera española diese un salto de calidad bastante importante.
Jesús MORENO
(53): Aparte de ser un gran compañero, como tantos Leones han destacado en repetidas ocasiones, siempre daba la seguridad de no fallar ningún placaje y en la melé tenía un papel clave, dando problemas a combinados tan físicos como Georgia.

4 – SEGUNDA LÍNEA (IZQUIERDO)

David BARRERA (38): Magnífico en defensa y en la touche. Un fijo en el fantástico equipo del último ciclo mundialista y es más que posible que aún no haya dicho su última palabra. A lo mejor no es de los más llamativos, pero realmente parece no tener nunca malos partidos.
Manuel MORA
(22): Quizás el segunda línea más habilidoso con el oval que ha vestido de rojo en los últimos tiempos. Una gran capacidad para mantener la continuidad en el juego, así como para dificultar la misma en el bando rival. Volvió a la selección tras un periodo ausente y ha justificado con creces su regreso.
Joshua PETERS
(7): Una auténtica montaña imposible de atravesar. Diversas circunstancias no le han permitido tener mucha continuidad todavía, pero siempre ha dado la talla (valga la broma fácil) y no se deja ni un miligramo de esfuerzo en cada acción del juego.
Iñaki VILLANUEVA
(11): Con la polivalencia como una de sus principales armas, aunque fue más asiduo con los Leones7s ha dejado varios momentazos para el recuerdo, como su ensayo ante Bélgica. Su tremendo despliegue físico le permitía aportar en todas las zonas del campo y daba la sensación de poder jugar 160 minutos sin parar.

5 – SEGUNDA LÍNEA (DERECHO)

Aníbal BONAN (27): Muy agresivo en el mejor sentido de la palabra, con una destreza tremenda en el contacto. Además, su velocidad le permite ser un apoyo extra muy útil en el juego abierto, lo que le convierte en bastante difícil de defender.
Lucas GUILLAUME
(20): En muchas ocasiones ha sido una de las voces de los entrenadores sobre el campo, capaz de entender de manera excelente lo que pide el partido en cada momento. Como segunda, ha mostrado y muestra siempre un nivel altísimo en las fases estáticas.
Jesús RECUERDA
(39): Su punto fuerte con mucha diferencia era la touche. Asimismo, era un excelente líder y todo el juego desde lateral y la gestión de este dependía de el. En el juego abierto se caracterizaba por su movilidad e inteligencia.
Víctor SÁNCHEZ
(24): Todoterreno, se adapta a lo que se necesite de él sea el tipo de partido y el rival que sea. Su compromiso y esfuerzo incesantes le han permitido tener casi siempre un hueco en una selección que durante los últimos años ha tenido una competencia brutal en la segunda y tercera línea.

6 – TERCERA LÍNEA (FLANKER CERRADO)

Pierre BARTHERE (16): No nos podíamos olvidar de ese bigote. Pierre lo ha dado todo por el XV del León y siempre ha sido de los que daba un paso al frente cuando el encuentro se complicaba. Muy certero en la recepción de balones aéreos y las acciones posteriores. Varios ensayos llegaron así, con él como protagonista.
Matt COOK
(27): Un “8” moderno que se adaptaba a cualquier posición desde el 4 al 8. Era muy inteligente y se caracterizaba por estar continuamente donde el equipo lo necesitaba. Jugador que imprimía carácter a los contactos, acelerando el juego del equipo y frenando el del rival.
Lucas GUILLAUME
(20): En muchas ocasiones ha sido una de las voces de los entrenadores sobre el campo, capaz de entender de manera excelente lo que pide el partido en cada momento. Como tercera, aporta cualidades muy aprovechables en el juego abierto.
Asier USARRAGA
(6): Un auténtico coloso que por unos motivos u otros, entre ellos quizás un poco de mala suerte, no ha podido participar demasiado aún, pero siempre lo ha hecho con mucha solvencia y todo apunta a que será fundamental para el equipo en los próximos años. Es todo un desafío conseguir llevarle al suelo.

7 – TERCERA LÍNEA (FLANKER ABIERTO)

Gautier GIBOUIN (44): Uno de los capitanes en una de las etapas donde la selección ha experimentado un mayor crecimiento, siendo él uno de los responsables de que se alcanzase el nivel más alto. Muy preciso en cada acción y capaz de anticiparse en las jugadas rivales para conseguir gran cantidad de placajes ganadores.
Glen ROLLS
(11): Veloz y con una técnica muy depurada tanto con el balón como con los cambios de pies, ayudando mucho a la fluidez del juego. Súper dinámico, cubría mucho campo y rendía satisfactoriamente también en posiciones de tres cuartos. Tenía una participación muy alta y animaba bastante el juego.
Víctor SÁNCHEZ
(24): Todoterreno, se adapta a lo que se necesite de él sea el tipo de partido y el rival que sea. Su compromiso y esfuerzo incesantes le han permitido tener casi siempre un hueco en una selección que durante los últimos años ha tenido una competencia brutal en la segunda y tercera línea.
Thibaut VISENSANG
(11): La primera vez que le veías, puede que te preguntases si era lo suficientemente alto para ser delantero. Después de jugar unos minutos, ya no te quedaba ninguna duda de su capacidad física, sobre todo para ganar metros con balón. Podía jugar con solvencia también de “6” y de “8”.

8 – TERCERA LÍNEA (NÚMERO 8)

Kalokalo GAVIDI (13): A veces de pocas palabras, quizás porque donde realmente se hacía notar era sobre el campo, dando muy buenas prestaciones tanto en ataque como en defensa. Ha sabido siempre convertir en buenos los pases comprometidos y balones sueltos, reaccionando rápido y tomando siempre la mejor decisión rápida.
Jaime NAVA
(79): Qué decir de un capitán tan importante para nuestro rugby, que pudo estar entre los mejores tanto de tres cuartos primero como de delantero después. Sus percusiones no dejaban a nadie en pie y tenía muy buen pase en carrera. Más allá de aspectos técnicos, su liderazgo y capacidad de motivar a los compañeros era inigualable.
Federico NEGRILLO
(16): De no ser por las lesiones, habría llegado muy alto en su carrera. Jugador de raza y potencia, de los que se crecía en la adversidad. Tenía mucha energía y ponía el alma en cada avance con el balón. Espectacular en la conquista de la touche.
Afa TAULI
(15): Siempre tiene una idea novedosa para algún pase o para algún hueco que nadie más ve. En las percusiones, sobre todo tras salida de melé, es auténticamente complicado pararle. Tiene mucha personalidad sobre el campo y suele acertar cuando opta por una opción arriesgada.

9 – MEDIO MELÉ

Pablo FEIJOO (66): Uno de los “9” más fructíferos en la historia del XV del León, sino el que más. Se adaptaba perfectamente a cada tipo de partido y a cada medio apertura con el que compartía dirección del equipo. Sus escapadas individuales le dieron gran rédito a España durante mucho tiempo.
Facundo MUNILLA
(22): Impecable en el pase y muy listo para saber cuándo explotar el lado cerrado. También tiene una patada muy potente, que en más de una ocasión nos ha sacado de algún apuro y lo seguirá haciendo, pues aún le quedan muchas páginas que escribir con la selección.
Guillaume ROUET
(22): Qué decir de alguien que siempre toma la decisión correcta. Rara vez no ha estado a su máximo nivel bajo las órdenes de Santos. Tiene una técnica de placaje perfecta, que por su tamaño puede sorprender a quien le vea de primeras, pero que aporta una gran seguridad a sus compañeros.
Sébastien ROUET
(22): Casi todas sus caps llegaron como recambio de su hermano, uno de los diversos factores que demuestran su incalculable compromiso con España, de principio a fin. Era uno de los jugadores de impacto que más aportaba al entrar al campo en la segunda parte, eligiendo perfectamente el ritmo que debía aplicar al partido.

10 – APERTURA

Mathieu BELIE (14): No tuvo el final deseado con España, pero dejó una huella imborrable, formando una pareja de medios espectacular junto a Guillaume Rouet. Aunque su inteligencia y efectividad para el pase eran altísimas, era de esos aperturas que si tenía que tirar para adelante y abrir hueco lo hacía con solvencia.
David MELÉ
(6): Probablemente está entre los jugadores más talentosos que han defendido al XV del León. En el juego abierto dirige perfectamente al equipo y con el pie manda unos balones que son auténticos regalos para cualquier ala. Una referencia y fuente de aprendizaje para los más jóvenes.
Mathieu PELUCHON
(13): Juego al pie excelente y gran respuesta tras patadas rivales. Muy rápido. Ya fuese de apertura o de zaguero, siempre estuvo en las convocatorias del periodo en el que los nuestros rallaron a mayor nivel. Lo dio todo por el equipo hasta su último partido ante Samoa, donde llegó a jugar varios minutos lesionado.
Daniel SNEE
(33): Venía de Nueva Zelanda a las convocatorias en sus últimos años con España, algo que ejemplifica (entre otros muchos detalles) todo el sentimiento de pertenencia que defendía y transmitía a los demás. Aunque jugó más como centro, era toda una garantía para comandar a los tres cuartos cuando así se le requería.

11 – ALA IZQUIERDO

Javier CARRIÓN (11): Le sucede como a Iñaki Villanueva, pues tuvo mayor presencia en el Seven, pero cada vez que el seleccionador le puso sobre el campo demostró una polivalencia abismal, siendo de esos alas que aportan mucho más al juego de lo que se le piden. En carrera, casi nadie puede pararle.
Ignacio CONTARDI
(35): El cambio de ritmo y la lectura para aprovechar los huecos son dos de las cualidades más notables de un jugador que ha sabido adaptarse a distintas épocas y distintas formas de juego sin bajar de un nivel alto. Todo entrenador quiere contar con alguien como él, que si le piden algo, te devuelve el doble.
Jordi JORBA
(33): Aunque finaliza como nadie, es mucho más que un prolífico anotador de ensayos, pues a su explosividad se le suma una envidiable toma de decisiones en décimas de segundo que da lugar a numerosas superioridades. Se ha repuesto a más de una lesión grave, volviendo siempre a ser pieza clave una y otra vez.
Marcos POGGI
(8): Gran aprovechamiento de balones muy complicados y un poderío físico que le permitía llegar a los minutos finales con más gasolina que la mayoría. Cuando el juego estaba muy embarullado y había falta de ideas, si le llegaba el balón sabías que la situación iba a mejorar.

12 – PRIMER CENTRO

Thibaut ÁLVAREZ (20): Centro con alma de delantero para el contacto. Terminaba un placaje y enseguida estaba pensando en el siguiente. A su muy buen pase se le sumaban las patadas a seguir, cualidad que siempre sabía elegir el momento adecuado para explotarla.
Alvar GIMENO
(19): Aunque todo apunta a que su papel irá a más, ya le ha dado tiempo a demostrar que es uno de los Leones que mejor combina todos los registros del juego, lo que le ha valido además para ser apertura más de una vez. No hay partido menos importante para él, siempre da lo mejor de sí. Domina todos los tipos de pase.
Andrea RABAGO
(14): Muy dañino para la defensa rival con su contrapié y con sus patadas. Su excelente juego al pie se ve reflejado también mirando a palos, lo que ha decantado más de un partido en los dos últimos años. También acumula una muy buena marca de ensayos desde su debut y seguro que la ampliará a corto y medio plazo.
Daniel SNEE
(33): Venía de Nueva Zelanda a las convocatorias en sus últimos años con España, algo que ejemplifica (entre otros muchos detalles) todo el sentimiento de pertenencia que defendía y transmitía a los demás. También era toda una garantía para comandar a los tres cuartos cuando se le requería en el puesto de apertura.

13 – SEGUNDO CENTRO

Javier CANOSA (52): Imparable con el balón en las manos. Nacido para jugar al rugby y para sacar el máximo provecho en las acciones de contacto. Durante varios años fue uno de los líderes del vestuario y su gran capacidad para pasar bajo mucha presión le sirvió para tener un papel relevante también con el Seven.
Fabien PERRIN
(14): Capaz de ganar metros ante cualquier defensor. Mucho poderío físico, que no lastraba otras cualidades, como la capacidad para descargar el pase durante el contacto (offload). Muy feroz en los rucks también. Aunque últimamente no ha podido venir con tanta regularidad, no se descarta que pueda seguir aportando todo su talento.
César SEMPERE
(56): Uno de los jugadores de rugby españoles más divertidos de ver en acción. Cuando tenía el balón en las manos, sabías que cualquier cosa podía pasar y que algún truco tenía en mente. Como centro, veía huecos imposibles y tenía una gran destreza para el pase tras contacto.
Richard STEWART
(15): Encuentra el punto débil en cualquier defensa y constantemente ofrece soluciones cuando más cuesta ganar metros. Ha crecido mucho desde su primera cap, cuando debutó ante Samoa con ensayo tras interceptar un pase, otra de sus especialidades. Dará mucho que hablar en este ciclo mundialista.

14 – ALA DERECHO

Sébastien ASCARAT (18): Convertía cualquier balón en una ocasión para hacer daño al rival y en los últimos metros tomaba siempre la mejor decisión. Fue muy regular durante su periplo con el XV masculino, pues sabías que al menos un 8 sobre 10 estaba garantizado por su parte.
Sergi AUBANELL
(21): Ala que siempre aparecía en momentos claves y que tuvo un papel muy destacado al inicio de la década. Muy buena colocación y toma de decisiones. Era muy difícil tirarle al suelo a pesar de su tamaño. Capacidad de trabajo inconmensurable, apoyando en fases “feas” del juego. Rendimiento altísimo a la vez como zaguero.
Federico CASTEGLIONI
(27): Veloz, incisivo y desequilibrante, tres características que todo ala quiere tener y que en “Feta” se compaginan de maravilla. También destaca como zaguero y entre los intangibles que aporta están las enormes muestras de sacrificio que le han permitido contar para la selección en etapas bien distintas.
Julen GOIA
(29): Su despliegue físico agota hasta al espectador. No para de correr y de amenazar las debilidades de la defensa rival en todo el partido. Se une al grupo de jugadores que aportan mucho en el juego, pero también en el plano anímico, con dotes de motivación muy beneficiosas para el grupo.

15 – ZAGUERO

Charly MALIÉ (13): Escurridizo y hábil como pocos. Difícil encontrar a alguien mejor para recibir en el juego al pie del rival. A pesar de no poder contar todo lo posible con él, cuando ha estado presente ha sido uno de los que más atracción levanta entre los aficionados, pues en 80′ da tiempo a ver varias acciones suyas de primer nivel.
Brad LINKLATER
(31): Jugador completísimo en las fases abiertas, que además posee un pie privilegiado mirando a palos y en jugada. Cubre muy bien las espaldas en defensa y puede dar pases largos sin demasiado esfuerzo. Desde el puesto de apertura también contribuyó a una época exitosa.
Mathieu PELUCHON
(13): Juego al pie excelente y gran respuesta tras patadas rivales. Muy rápido. Ya fuese de apertura o de zaguero, siempre estuvo en las convocatorias del periodo en el que los nuestros rallaron a mayor nivel. Lo dio todo por el equipo hasta su último partido ante Samoa, donde llegó a jugar varios minutos lesionado.
César SEMPERE
(56): Uno de los jugadores de rugby españoles más divertidos de ver en acción. Cuando tenía el balón en las manos, sabías que cualquier cosa podía pasar y que algún truco tenía en mente. Como zaguero, leía como nadie los contraataques y era muy incisivo cuando actuaba como el elemento sorpresa del ataque.