La Copa Ibérica Sub 18, que se disputa entre los campeones de España y de Portugal de la categoría, volvió a ponerse en juego tras el parón sufrido en 2016. Y lo hizo con una gran expectación y aceptación por parte de ambos países. En esta vigesimoctava edición, el histórico Belenenses y el CR Sant Cugat fueron los encargados de disputar un trofeo que finalmente se quedó en territorio portugués tras la merecida victoria de los locales por 27-10.

Todol el equipo Sub 18 del CR Sant Cugat, después de enfrentarse a Belenenses en Liboa

Es justo decir que los jóvenes jugadores de Belenenses fueron mejores, propusieron más juego y tuvieron un mejor ritmo en un partido que dominaron de principio a fin. Por su parte, los catalanes del Sant Cugat decidieron plantear un encuentro algo más cerrado y centrado en el avance, como así llegaron sus dos marcas, aunque no les fue suficiente para llevarse la victoria.

El resultado final da buena cuenta del trabajo de cantera que se viene realizando en los últimos años en Portugal y que siempre sale a reducir en cada competición europea de la categoría, en la que los lusos junto con los equipos españoles son habituales en las finales.

Con este título, Belenenses suma su cuarta Copa Ibérica y se confirma como uno de los grandes del país vecino.