Ángela del Pan (Bilbao, 1985), ex jugadora y ex mánager de las LeonasXV y las Leonas7s, se ha incorporado para ocupar el cargo de Coordinadora Técnica. Unos Juegos Olímpicos, dos Mundiales y 234 partidos internacionales con las selecciones de seven y de XV avalan su trayectoria deportiva a la que se une su formación académica: Grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y Máster en Dirección de Entidades Deportivas (Gestión Deportiva), en ambos casos por la Universidad de Barcelona.

«Es un reto alentador, con cierto respeto, pero con mucha ilusión por volver a trabajar para el rugby», comenta Ángela del Pan sobre su regreso a la FER. «Compensa los 15 años que he estado al servicio del rugby español, primero como jugadora y luego como mánager, y la verdad es que es muy ilusionante que se haya pensado en mí para poder echar una mano desde un puesto con tanta responsabilidad».

Sobre su nueva labor, Del Pan comenta que «en principio, y a la espera de ir conociendo todos los entresijos que una tarea como esta conllevan, me veo como el enlace entre la FER, es decir, la institución que rige el rugby nacional, y las diferentes selecciones, tanto las absolutas como las inferiores, las masculinas y las femeninas, las de XV y las de Seven. Mi objetivo, y creo que también el motivo por el que me han ofrecido este cargo de Coordinadora Técnica, es que todos y todas nos consideramos parte de lo mismo, pues en realidad es lo que somos: un todo».

Tal y como recuerda Ángela, «mi trabajo fin de Máster versó sobre la inserción laboral de los deportistas de alto nivel cuando les llega la hora de retirarse. En mi caso estuvo enfocado en el rugby 7. Es por ello que ahora que a mí me ha llegado la oportunidad de trabajar en la FER lo valore tanto, pues se trata de la casa del deportista y el hecho de que desde la FER se me tienda un puente para volver sin duda es de agradecer».

Para acabar, Ángela quiere destacar que «lo más importante para mí es que el rugby español crezca y que lo haga como lo está haciendo en los últimos años. Sin distinción alguna, con el mismo trato a jugadores y jugadoras, cuidando el desarrollo y la alta competición, es decir, en todas las direcciones. Yo voy a intentar aglutinar el trabajo, el esfuerzo, los conocimientos y, por supuesto, la pasión de todos los que formamos la gran familia del rugby español para dirigirlos en la misma dirección».