Durante el transcurso del partido correspondiente a la séptima jornada de Liga que enfrentó al Complutense Cisneros y la UE Santboiana en Madrid el día 2 de noviembre pudimos ver una perfecta actuación de primeros auxilios del responsable de los servicios de fisioterapia del club local, Roberto Murias y el equipo médico de ambos clubes ante una potencial lesión cervical de un jugador.

La intervención siguió estrictamente los protocolos de la IRB, implantados este mes de julio en el Curso de Primeros Auxilios de Rugby Nivel 1 IRB impartido durante la Escuela de Verano “Francisco Usero” de la FER.

Actuación ante una potencial lesión cervical: José Carlos Saló, Educator IRB

El protocolo de la antigua IRB, ahora World Rugby, como indica Jose Carlos Saló ante cualquier jugador con conmoción cerebral debemos actuar pensando en una potencial lesión de la zona cervical.

Siempre que exista sospecha de lesión cervical, aplicaremos el protocolo MILS, siglas en inglés de la maniobra denominada Estabilización Manual en Línea. Esta maniobra previene un posible agravamiento de una lesión cervical existente y tiene como propósito:

1) Instruir al jugador para no mover el cuello.

2) Realizar una primera exploración neurológica del jugador con el cuello estabilizado, previa a la colocación de la ortesis cervical.

3) Prevenir posibles contactos accidentales durante el rescate del jugador.

4) Actuar de aviso a los demás jugadores y árbitro sobre una lesión potencialmente grave.

Los pasos a seguir son:

– Colocarse de rodillas o tumbado detrás de la cabeza del jugador.

– Colocar una mano a cada lado de la cabeza del jugador sin tapar los orejas, para que pueda escuchar correctamente nuestras indicaciones.

– Realizar una evaluación básica del jugador ABC ( vía aérea, respiración y circulación) y una exploración neurológica inicial.

– Instruir al jugador a no mover la cabeza.

Roberto Murias, comentó que “está en mano de todos seguir mejorando este deporte y la ayuda y el trabajo de equipo hace que estos sucesos peligrosos se queden en lances deportivos sin secuelas”. Roberto agradece también la gran labor de todos los sanitarios participantes del Sant-Boi y del Cisneros, dejando claro que espera que gracias a este ejemplo consigamos más y mejor formación.