Yelizaveta Havrylova, Nataliia Mazur y Oksana Nykoriak fueron, sin pretenderlo, protagonistas de las GPS 7s Copa de la Reina Iberdrola, competición de la modalidad olímpica de rugby en su categoría femenina cuya primera entrega se disputó durante el pasado fin de semana en la Ciudad Deportiva Arsenio Iglesias de A Coruña.

Integrantes de la Selección ucraniana de Seven, las tres jugadoras llegaron a España hace poco más de un mes de la mano de Rugby Europe, huyendo de la barbarie desatada en su patria por el ejército ruso con motivo de la guerra de ocupación decretada por el Kremlin el pasado 24 de febrero y que, hasta la fecha, ha provocado el éxodo hacia el oeste europeo de cinco millones de personas, de las que alrededor de 140.000 se encuentran viviendo ahora en nuestro país. 

Yelizaveta defendió en Galicia los colores del CR Majadahonda, club que la acogió en sus filas nada más pisar suelo español y con el que ha estado ejercitándose en las últimas semanas tratando de coger el ritmo de competición adecuado para poder hacer su debut con las Rhinos en la primera de las tres Series de la Copa de la Reina, evento cuya organización corrió a cargo del CRAT A Coruña y que se adjudicó Sant Cugat

Fotografía: Diego Dolán

La tres cuartos ucraniana no pudo comenzar su participación en tierras coruñesas de mejor manera, ya que en su puesta de largo firmó un ensayo en la clara victoria de las majariegas sobre el León RC (48-7). Havrylova, que contribuiría con un nuevo posado en el triunfo sobre Industriales de Las Rozas, estuvo presente en los seis duelos disputados por las madrileñas en las Series gallegas, en las que las actuales subcampeonas de la Liga Iberdrola conquistaron la tercera plaza luego de doblegar en la final de consolación a Les Abelles, donde tuvo la ocasión de enfrentarse sobre el verde a sus dos compañeras de selección.  

Natural de Járkov, segunda ciudad más importante de Ucrania y una de las más duramente castigadas por los continuos bombardeos de las fuerzas invasoras rusas y su enfrentamiento con las tropas leales al presidente Volodímir Zelenski, Yelizaveta logró escapar, junto a su abuela, del infierno desatado por el ejército de Putin en su terruño natal en dirección a Leópolis, donde cruzó la frontera con Polonia, para tomar allí un avión que les condujo hasta la capital de España, donde les esperaba José Miguel Gorrochategui, miembro del staff de Rugby Europe, a la sazón la persona encargada de darles el apoyo logístico necesario para encontrar acomodo en España, al igual que a sus dos compañeras de selección y a la secretaria general de la Asociación Ucraniana de Rugby, Iryna Arkhystka, junto a una parte de su familia.  

“El rugby y el Majadahonda me están ayudando mucho a sobrellevar el estrés que viví en mi ciudad, que ahora está prácticamente destruida. Técnicos y jugadoras me recibieron con los brazos abiertos. Todos han sido muy cariñosos conmigo desde el día que llegué a Madrid”, cuenta la internacional ucraniana, plenamente satisfecha por haber podido consumar felizmente su bautismo de fuego en el rugby español con las Rhinos. 

Fotografía: Diego Dolán

“El primer partido fue muy emocionante para mí. Al inicio estaba muy nerviosa y preocupada, pero después de la primera captura me calmé. El apoyo de mis compañeras también me ayudó e incluso pude lograr mi primer ensayo. Esa primera jornada fue perfecta, ya que ganamos los tres partidos. El segundo día empezamos también ganando, pero la derrota en semifinales nos dejó sin final, que era el objetivo del grupo. El último partido fue muy especial porque nos enfrentamos al equipo de mis compañeras de la Selección. Y además, logramos la victoria, así que el balance del torneo ha sido realmente bueno”, resumía Yelizaveta sobre la experiencia vivida en A Coruña.  

Oksana y Nataliia, por su parte, dejaron patente su calidad comandando a un Les Abelles que en su estreno en la elite del seven español se coló hasta las semifinales del torneo gallego, donde cedieron por un ajustado 17-12 ante las luego campeonas, Sant Cugat, precisamente el mismo equipo que les privó apenas siete días antes de certificar su ascenso a la Liga Iberdrola. No obstante, el cuarto puesto alcanzado por el conjunto levantino en las Series gallegas supone un éxito en toda regla, del que las dos internacionales ucranianas tuvieron buena parte de culpa.  

Con un mayor rodaje que Yelizaveta gracias a su participación en las últimas jornadas de la División de Honor B Femenina, la capitana del combinado eslavo de Seven y su máxima realizadora mostraron su gran potencial, que ayudó sobremanera a las valencianas a concluir la primera fase liderando contra pronóstico el grupo A, batiendo a Complutense Cisneros, CRAT y Olímpico de Pozuelo. Nataliia se erigió, de hecho, en el factor desequilibrante de las Abejas gracias a sus seis ensayos y su decena de conversiones a lo largo de la competición. Entre tanto, Oksana firmaba cinco ensayos en lo que ha sido su particular carta de presentación en la elite del rugby nacional. 

Fotografía: Diego Dolán

Mazur y Nykoriak fueron las primeras en aceptar la propuesta de Rugby Europe de abandonar su país y refugiarse en España. Poco después del intento ruso de tomar al asalto la ciudad de Kiev, ambas jugadoras escaparon de la capital ucraniana con dirección a Berlín, desde donde se desplazaron hasta Madrid, en primera instancia, para terminar su periplo en la capital del Turia, donde residen unos familiares de Oksana. 

Les Abelles se brindó a ayudarles nada más llegar a Valencia, en donde actualmente viven integradas en el seno de una familia vinculada estrechamente al deporte del oval, los Pérez Albert. Tanto es así que dos de sus hijas, Margarita y María José, son compañeras de equipo de la pareja de tres cuartos ucraniana. “Vivir en una casa donde se respira el rugby nos ha ayudado muchísimo a adaptarnos a la vida en España y tener una válvula de escape para no estar pensando todo el tiempo en lo que está pasando en nuestro país y a nuestros compatriotas”, comenta Nataliia. 

Las diligencias realizadas por la Federación Española de Rugby (FER) posibilitaron la inscripción del trío de internacionales ucranias para que pudieran disputar las tres Series de que constan las GPS 7s Copa de la Reina Iberdrola, siendo, de hecho, la primera federación continental que ha tramitado la incorporación de jugadoras ucranianas, recién salidas del país a causa de la guerra con Rusia, a sus competiciones nacionales. 

Fotografía: Diego Dolán

“Estamos muy agradecidas al rugby español por la acogida que nos han dado en unos momentos tan difíciles para nosotras, con nuestras familias atrapadas en la guerra”, apunta la ala kievita de Les Abelles, que aprovecha para ensalzar el potencial rugbístico de las actuales campeonas de Europa. “El nivel del rugby femenino en España es bastante alto. Se juega a mucha velocidad y todas las chicas tienen muy buenos fundamentos técnicos. Se ha podido ver en La Copa. Además, hay muchos equipos, al contrario que en mi país, donde sólo tenemos cuatro equipos con un nivel realmente alto”, reconoce. 

Al torneo de A Coruña seguirán, el próximo fin de semana, las Series de Sant Cugat, para cerrar los días 21 y 22 de mayo en Eibar, donde se conocerá el nombre de la escuadra que tomará el relevo en el trono copero del Complutense Cisneros, vencedor de la última edición. “Seguimos preparándonos para el segundo torneo. Trataremos de corregir los errores que cometimos en A Coruña con el objetivo de pelear por el triunfo en las siguientes Series”, cierra optimista la majariega de nuevo cuño. 

Rcordar que la FER se ha sumado a la iniciativa de Rugby Europe, que ha abierto un Crownfunding para que el público pueda realizar donaciones que irán destinadas a apoyar al rugby ucraniano en estos momentos tan difíciles

Logo Federación Española de Rugby - Spnaish Rugby Union