Mar Álvarez (Jaén, 1979) amplía sus funciones dentro de la nueva estructura deportiva de la Federación Española de Rugby (FER). Máxima responsable desde hace ocho años de poner a punto la maquinaria del XV del León y una de las culpables entre bambalinas de los recientes éxitos cosechados por la escuadra que dirige Santiago Santos, trabajará también a partir de ahora junto al director técnico de XV, Raúl Pérez, como coordinadora de la preparación física de todos los equipos masculinos y femeninos de XV y de seven, así como de las respectivas academias y árbitros.

Un reto mayúsculo para esta exjugadora del Cisneros que asume con satisfacción, en el convencimiento del gran beneficio que supondrá a medio plazo para todo el rugby nacional. “Estoy contenta sobre todo porque implica que en la FER se le da mucha importancia a la preparación física y se da un paso adelante para mejorar en esta área. Creo que es una buena oportunidad para que todos los equipos que tenemos, todas las selecciones y los proyectos de jugadores que tenemos avancen en este sentido, el de la preparación física. Obviamente, coordinado con todo lo que tiene que ver con el juego”.  

Paradójicamente, será ésta la primera vez en su trayectoria profesional que tendrá a mujeres bajo su mando, una circunstancia que hará especial este nuevo desafío que tiene por delante. “A mí me gusta trabajar con el rendimiento, así que todo lo que sea un contexto de rendimiento, sean hombres o mujeres, me apetece bastante”, señala.

Fotografía: Joaquín Rivero

Su primera toma de contacto con el Aspirina Pérez, a la sazón principal responsable de potenciar el alto rendimiento en el rugby español, no ha podido ser más satisfactoria. “Muy conforme, sí, porque enseguida he visto que hablábamos en los mismos términos: cosas muy básicas y muy claras para mejorar a la larga al jugador español de ambos sexos, la competición nacional y, como resultado, el contexto internacional al que llevamos desde España a nuestros equipos”, explica esta Rara Avis del deporte español, por cuanto resulta aún muy poco habitual encontrarse a una mujer con galones en puestos relacionados con el alto rendimiento de equipos masculinos.

Desarrollar una metodología de trabajo equiparable para los equipos de ambos sexos será uno de los grandes objetivos que se ha marcado la preparadora jiennense en su nuevo cometido. “Sin duda. Se trata de estandarizar una forma de trabajar para que todos compartamos los mismos recursos y hablemos el mismo idioma, de manera que podamos trabajar de forma fluida los profesionales, en un equipo o en otro, y los jugadores y jugadoras puedan pasar de una selección a otra sabiendo y conociendo los métodos de trabajo. Creo que puede ser muy eficiente a la larga. Por supuesto que luego todos los equipos necesitan ajustes por las características particulares de cada uno de ellos, pero buscamos que la estructura de trabajo sea la misma”, adelanta Álvarez.

La ‘jefa’ de la preparación física del XV del León confía en que el proyecto puesto en marcha por la FER sea el espaldarazo definitivo al desarrollo sostenido de una parcela que, aunque presente en el panorama nacional, se encuentra todavía en una fase incipiente. “En cuanto a la preparación física hemos creado ya la necesidad y muchos clubes han cambiado y le están dando mucha más importancia. Los tres últimos años hemos visto que, a nivel de competición doméstica, las cosas han cambiado mucho. Esperamos que esto, con el tiempo, se refleje también en nuestras selecciones nacionales. Pero además, desde la FER queremos darle un contexto más cualificado, con una estructura más fuerte en todo lo que tiene que ver con el test o la monitorización de jugadores. Todo mucho más específico y, por supuesto, más profesional”, asegura.

La experiencia acumulada en casi dos décadas de carrera profesional y los muchos viajes realizados en ese período investigando los modelos de trabajo desarrollados en otros países contribuirán sobremanera a dar forma a esa metodología que Mar pretende implementar en nuestro rugby. “Nosotros analizamos y tenemos información sobre los programas de alto rendimiento de rugby en otros países. Siempre cogemos lo más interesante de cada lugar, siempre que se adapte a nosotros”. 

Y cita ejemplos concretos. “Nos ha gustado mucho siempre todo lo que hacen en Argentina, por lo fácil y sencillo que es, pero todo esto, como digo, tenemos que adaptarlo a nuestro contexto, que es muy muy diferente al suyo. Hemos cogido también cosas de Inglaterra y de Japón. Son selecciones de las que podemos copiar algunas cosas, otras nos quedan más lejos. Nos sirven de inspiración, desde luego, pero los condicionantes que nosotros tenemos son únicos y tenemos que adaptarlo todo a nuestros equipos y a nuestro contexto”, reconoce.

Aunque es demasiado pronto para entrar en materia, Álvarez avanza los puntos cardinales de un recorrido que será multidisciplinar. “El proyecto va enfocado a varias áreas. Obviamente, a nuestras selecciones, a la formación, a las academias, también a la formación de profesionales de la preparación física específica del rugby para los clubes y academias, a la mejora de la preparación física de los árbitros, y, por último, a tener relaciones con universidades y otras entidades que nos puedan aportar en la mejora del rendimiento”.

Logo Federación Española de Rugby - Spnaish Rugby Union