La Liga de División de Honor ya conoce el nombre de los dos finalistas de la edición 2021-22. La Unió Esportiva Santboiana y el AMPO Ordizia se jugarán el próximo domingo la corona que aún detenta el VRAC Quesos Entrepinares en el Baldiri Aleu de Sant Boi tras superar en dos emocionantes semifinales a Complutense Cisneros y SilverStorm El Salvador. Mientras que el decano del rugby nacional cumplía los pronósticos sellando su pase al partido decisivo de la temporada, no sin apuros de última hora, ante el Azul-Azul por 32-26, los guipuzcoanos protagonizaban en los campos de Pepe Rojo una proeza en toda regla al imponerse por un apretado 27-30 al campeón de la liga regular y, para muchos, gran favorito al título liguero, el Chami, en un duelo de una enorme intensidad y con suspense en el luminoso hasta los últimos instantes, en los que los de Pucela trataron, sin suerte, de revertir esos tres puntos que acabaron dando la victoria y el pase a la final a los ordiziarras.    

AMPO Ordizia logró romper el maleficio que le perseguía con El Salvador desde hace siete años, cuando le batió por última vez, y asaltó contra pronóstico el Pepe Rojo en un partido épico, peleado por ambas escuadras de poder a poder, en el que la lesión del apertura local Sam Katz (min.29) marcó un antes y un después a tenor de la relevancia que, un día más, estaba cobrando el excelso pateador inglés del Chami en el desarrollo del juego. Desde el 29 de marzo de 2015 que los de Iñigo Marotias no eran capaces de superar sobre el césped a los vallisoletanos, pero las estadísticas están para romperlas y Julen Goia y compañía pusieron fin a una racha de 14 partidos sin doblegar al Chami que les va a permitir disputar su primera final de la DH en la última década. La anterior, en la temporada 2011-12, la perdieron ante el VRAC.

Ordizia se enchufó al partido antes que su rival, al que sólo dos golpes de castigo transformados por Valentín Cruz lograron poner en órbita. El impecable trabajo defensivo de los del Goierri contuvo con éxito las primeras acometidas de la delantera chamiza hasta que el mencionado Katz logró romper la tupida línea defensiva forastera a la salida de una melé, próxima a la zona de marca vasca. Un amague y una finta bastaron al apertura sajón para infiltrarse y posar el oval bajo palos. La pertinente conversión y un drop con su firma dieron a El Salvador el mando del partido por primera vez (10-6). Fue, sin embargo, la antesala de una sucesión de desgracias para el cuadro blanquinegro, que en apenas un minuto perdía a Katz por un problema en el tobillo derecho, recibía un ensayo de castigo y, a consecuencia del mismo, se quedaba en inferioridad numérica por una amarilla a Miguel Lainz, el try-man de la Liga.

La adversidad no arredró a los de Juan Carlos Pérez, que volverían a enmendar la plana en el tramo final del acto inicial sumando una decena de puntos con 14 hombres, empezando por un golpe de castigo de Franco Velarde y siguiendo con un posado de Pablo Alonso Villalobos pleno de casta. La conversión ulterior de Velarde permitía al campeón de la liga regular irse con una renta cómoda a vestuarios, a tenor de lo visto sobre el verde (20-13). Pero los de rojo no estaban dispuestos a renunciar tan fácilmente a su sueño de alcanzar el partido de los partidos y, nada más regresar al terreno de juego, conseguían su primer ensayo de la mañana con una acción coral de toda su línea de tres cuartos que Julen Goia finiquitaba por el lado abierto.

A falta de Lander Mjuka, bueno es Valentín Cruz. Al apertura argentino de Ordizia no le tembló el pulso, y mucho menos su diestra, en los momentos clave del choque. Bien es cierto que su único lunar, errando un golpe de castigo en el minuto 62, antecedió al jugadón del chileno Velarde que otorgaba a El Salvador de nuevo la delantera en el tanteador. Pero Cruz, autor de 13 puntos para los guipuzcoanos, enchufó la conversión posterior al decisivo ensayo de Andell Loubser, a sólo seis minutos de la conclusión, que ponía tres unidades en ventaja a los de Marotias (27-30). Los locales buscaron a la desesperada un posado con sabor a final, pero Ordizia sacó a relucir todo el coraje y la garra que les quedaba dentro, impidiendo que el marcador volviese a moverse. Al acabar el encuentro, la plantilla ordiziarra quiso dedicar sobre el césped la victoria y el pase a la final a su malogrado compañero Kawa Leauma.

La Unió Esportiva Santboiana acabó pidiendo la hora en un partido que comenzó a controlar en el luminoso en los últimos instantes del primer período, cuando logró plasmar en dígitos su mayor tino en la batalla de delanteras y la eficacia de Javier Rojas con el pie. Complutense Cisneros tardó demasiado en creérselo y durante ese acto inicial logró mantenerse en el partido gracias al acierto de Gonzalo Vinuesa con sus patadas. Tres golpes de castigo, transformados por el joven apertura internacional con el XV del León, impidieron al decano coger carrerilla hasta la tarjeta amarilla de Gnecco, al filo del descanso, que posibilitó su segundo posado tras una melé dentro de la línea de cinco metros visitante que Afa Tauli sacó para Zak Chambers, quien anotaba sin oposición alguna (20-9). 

El segundo período se convirtió en una improvisada batalla de golpes de castigo entre Rojas y Vinuesa, que acabó decantándose del lado del apertura del Santboi por un contundente 4-1. Esa secuencia de puntos permitió al cuadro de Sergi Guerrero aumentar progresivamente su ventaja hasta hacerle sentirse cómodo, limitándose a controlar al pack del Azul-Azul en sus vanos intentos por romper la disciplina defensiva catalana. Esa táctica le valió hasta el minuto 75, cuando Fauda se marchaba solo y lograba la primera marca colegial (29-19). Sin nada que perder, los de Telleriarte apretaron el acelerador en busca de un nuevo posado con el que meter el miedo en el cuerpo al XV del decano. Y éste llegaría de la mano de Miguel Pérez a un minuto de la conclusión, dejando el marcador en un inquietante 32-26. A la parroquia del Baldiri no le dio tiempo ni a preocuparse porque Eki Fanlo echó casi de seguido el telón al duelo, lo que permitirá a la Santboiana disputar su primera final desde la temporada 14-15. Logo Federación Española de Rugby - Spnaish Rugby Union