Por tercer año consecutivo, la promoción de ascenso/descenso entre la Liga de División de Honor y la División de Honor B se resolvió a favor del equipo que llegaba desde la categoría inferior, ya que el Gernika Rugby Taldea superó por 21-34 al Mazabi Santander Independiente, gracias sobre todo a una espectacular primera parte vizcaína en el Pepe Rojo.

De este modo, el Gernika vuelve a la máxima categoría masculina dos años después, donde competirá por decimoquinta vez, tomando el lugar de los Bisontes, que dejan atrás un gran papel y un alto número de partidos del mejor nivel durante los últimos ocho años en DH. El deporte cántabro ha estado muy bien representado durante este periplo y lo seguirá estando de la mano de Tristán Mozimán y los suyos, que lucharán por volver pronto.

Puedes volver a ver el partido o consultar su desarrollo minuto a minuto

El inicio de encuentro fulgurante por parte del conjunto vasco sorprendió al Mazabi Santander Independiente, con varias fases prometedoras en campo contrario y ejerciendo una presión muy fuerte cuando el 11º clasificado de la DH 2020-21 tenía el balón. No tardaron por tanto en llegar los primeros puntos del Gernika RT, que tras un cuarto de hora ya mandaba por 0-10 y el margen pudo haberse agrandado pronto si los cántabros no llegan a reaccionar forzando algunos errores rivales.

Fotografía: Anuar Gómez.

No obstante, el reciente subcampeón de la segunda división nacional volvió por sus fueros y a cargo de su capitán, el medio melé Iker Olaeta, quien completaba una fantástica salida de melé propiciada por su delantera, sumaba un nuevo ensayo que empezaba a ponerle las cosas muy cuesta arriba a los Bisontes.

El equipo vizcaíno siguió en esta línea hasta los minutos iniciales de la segunda parte y fue solo entonces cuando Independiente por fin completó un tramo más dinámico y eficaz a la hora de encontrar huecos, acortando distancias en el 47′. Sin embargo, Gernika no se vino abajo y aguantó estoicamente la gran mayoría de estas ofensivas, anotando incluso un cuarto posado a 2′ del final, que los cántabros solo pudieron maquillar in extremis para colocar el 21-34 definitivo.