A Enrique Bolinches (Alzira, 2001) se le daba bien eso de ser carrilero en el fútbol y surcar la banda con su corpachón de atleta de 400 vallas. En la UD Alzira se frotaban las manos viendo el potencial que atesoraba con sus 16 añazos, pero un buen día el entonces polivalente zaguero decidió dar un volantazo brusco y salirse del costado izquierdo. “Dejé el fútbol porque cuando iba a entrenarme no disfrutaba. Mis padres se habían separado y me cambiaron de colegio. Tenía en la cabeza empezar con la natación, pero en ese nuevo centro coincidí con un chico que conocía de las escuelas de verano y me animó a probar al rugby en el CR Inter de Alzira“…

… Y ‘Bolin‘ cantó bingo porque desde ese día el hoy flanker de la Selección española masculina de 7s no ha perdido un segundo en una vertiginosa carrera que le ha llevado de no tener ni idea de qué iba la película de la oval, “al principio iba a todo porque no me enteraba de nada, y al día siguiente de los primeros partidos no podía moverme de la cama por los golpes”, a convertirse en el primer jugador forjado en la Academia de Seven de la Federación Española de Rugby (FER) que es ya un rostro habitual en las convocatorias de Pablo Feijoo (con permiso de Paco Cosculluela y Miguel Reina) para afrontar las HSBC World Rugby Sevens Series, como las de Londres de este fin de semana, en las que los Leones7s esperan sumar los puntos necesarios para asegurar la continuidad un año más en la competición que organiza World Rugby.

Fotografía: Diego Dolan

“Es cierto que todo está yendo muy rápido porque llevo menos de cinco años dándole al rugby, y en el segundo Pablo ya me convocó para ir a una concentración en el CAR de Sierra Nevada, con la idea de incorporarme al proyecto de la Academia, que justo se creó por entonces”, recuerda el poderoso tercera línea del Pozuelo Rugby Union, enganchado desde 2019 a una rutina de trabajo en la que literalmente desayuna, almuerza y cena pelota ovalada. “Todas las mañanas hago trabajo físico en el gimnasio. A primera hora de la tarde entreno con la Academia en Las Terrazas y, si no tengo concentración con la selección, voy por la noche al entrenamiento de Pozuelo. Entre medias trato de sacar adelante un Grado Superior de Educación Infantil a distancia, porque presencial me es imposible”. 

Su flechazo con el Seven fue inmediato. Tanto le sedujo la modalidad olímpica que se tiró un par de añitos sin tocar la disciplina mayor. “Mi primer año en la Academia lo compaginé con el Sub 23 de Alcobendas, pero después no me apetecía seguir con el XV y decidí centrarme en el 7s, que me gusta más, aunque después de una temporada enfocado en el Seven lo echas de menos. Es otro tipo de juego, con más de golpes, mucho más rudo, más pausado. El año pasado coincidí en una concentración con Alex Pérez, del Pozuelo RU. Le dije que me apetecía retomar el XV y me convenció para que me fuera con él. He jugado tres partidos en DHB y muy bien”, relata Quique.  

Vancouver, Edmonton, Málaga, Sevilla, Singapur, de nuevo Vancouver y Toulouse han asistido al imparable crecimiento del delantero levantino en las Series Mundiales en los últimos nueve meses, el mismo número de posados que acumula ya en sus alforjas, cargadas de momentos mágicos como los dos eventos celebrados en nuestro país, “fue increíble, una fiesta inolvidable, con mucha gente conocida y amigos en las gradas”, y también de altas dosis de experiencia que refuerzan la seguridad en sus capacidades torneo a torneo. 

“Ya entro más tranquilo, veo cosas que antes no veía. Juego más pausado y ahora agarro el balón y voy a por el ensayo sin dudar. La confianza hace mucho y entender el juego, también. Al principio estaba muy perdido, corría como pollo sin cabeza. Pero aprendes que, cuando más cansado estás, mejor tienes que entender el Seven para no correr tanto. Es saber gastar la fuerza en el momento necesario. Estar atento y saber cuándo sí, y cuándo no”, explica. 

Con la integración a los Leones7s sucedió algo parecido a causa de su manera de ser. “Soy un poco raro. No socializo con facilidad. El primer año éramos muchos chicos nuevos y costó un poco fusionarnos, pero ahora todo es fantástico. Somos como una familia. Pasas tanto tiempo con estos tíos que se acaban generando afectos. Tenemos todos muy buen rollo”.  

Los aficionados presentes el pasado fin de semana en el Stade Ernest Wallon de Toulouse, sede de la última parada del torneo que aglutina cada año a lo más granado del rugby en código olímpico, tuvieron la oportunidad de disfrutar de la versión seguramente más redonda de un Quique Bolinches que dejó su sello con dos marcas de relumbrón ante Sudáfrica y Nueva Zelanda, si bien insiste en estar aún lejos de lo que cree que puede aportar a los Leones7s. “Dentro de lo que es el juego estuve normal, pero en mi área, que son los saques, que debería dominar, es de lo que menos dominé. No me noté acertado. Es algo en lo que estoy trabajando estos días y seguro que lo vamos a cambiar”, asegura, a la par que apostilla, “soy muy crítico conmigo mismo“.

Mucho más conforme le dejó el rendimiento global del equipo en tierras francesas, donde sumaron más puntos que todos sus rivales inmersos en la pelea por la permanencia, excepto Escocia. “El balance fue positivo porque necesitábamos ganar a Canadá, que era el rival importante para poder salvarnos, y lo hicimos. Así que a Londres llegamos tranquilos. Tendría que liarse mucho la cosa para que no siguiéramos en las Series. Pienso que si sumamos 5 ó 6 puntos más aquí, lo tenemos hecho. La verdad es que hay ganas de acabar ya el trabajo y no tener que esperar a Los Ángeles”, reconoce. 

Sobre el mítico verde del estadio de Twickenham se verán las caras con Estados Unidos, País de Gales y la pujante Fiyi, flamante ganadora en Singapur y Toulouse. Nada que altere los biorritmos de este ‘quiet man’ alcireño, convencido de que pueden colarse de rondón entre los ocho mejores equipos del torneo británico. “Pues la verdad, creo que hay muchas posibilidades de entrar en el oro porque a Fiyi se le ha ganado ya en Dubái, aunque es claramente el rival más complicado del grupo. Estados Unidos es, desde mi punto de vista, accesible. En Sevilla estuvimos a punto de ganarles, así que ahora toca vengarse. Y de Gales diría que es el rival más asequible, aunque también son buenos. En suma, creo que sí tenemos posibilidades de conseguir ese objetivo”, concluye.

Las Series Mundiales de Londres podrán verse al completo y en directo con comentarios en V.O. en Movistar+ Deportes 3 (dial 191).

Además, los 3 partidos de la fase de grupos de los Leones7s se ofrecerán EN DIRECTO y con los comentarios en castellano de Eduardo Téllez y Javier Canosa.

  • Estados Unidos – España  Movistar Deportes 1 
  • Fiyi – España  Movistar Deportes
  • España – Gales Movistar Deportes 3 
  • FINAL (Domingo, 18:58) Movistar Deportes
Fotografía: Mike Lee/World Rugby