La Unió Esportiva Santboiana reina en el rugby español. La escuadra catalana se amparó una vez más en su fortaleza del Baldiri Aleu para doblegar, por vez primera en cinco años, al AMPO Ordizia (23-17), y coronar el gran sueño del club decano del oval nacional: salir campeón de la Liga de División de Honor en la temporada de su centenario.

Un reto mayúsculo que ha llegado finalmente a buen puerto tras cumplimentar una campaña sobresaliente en la que los de Sergi Guerrero no dejaron escapar vivo a ninguno de los once rivales que visitaron el coqueto feudo barcelonés, que en el día de autos se llenó hasta la bandera para asistir a una vibrante definición de campeonato entre dos conjuntos que pelearon hasta la extenuación por recoger el testigo del VRAC Quesos Entrepinares, ganador de ocho de los últimos nueve torneos de la DH. 

Los goierritarras, que a fines de abril habían noqueado por dos puntos al Santboi en Altamira, tuvieron al decano contra las cuerdas en el arranque de un partido intenso, jugado de poder a poder en el que ambas escuadras se repartieron el mando del juego y también del luminoso. La enorme decepción de los guipuzcoanos a la conclusión del duelo en el que aspiraban a estrenar su palmarés como campeones ligueros, contrastaba con la felicidad y la algarabía desatada entre los 3.000 moradores del Baldiri, compartida por su fiel afición y, por extensión, por los 83.000 habitantes de Sant Boi de Llobregat, una localidad entregada en cuerpo y alma al deporte de la ovalada desde los años veinte de la centuria pasada.

Fotografías: Irina Rene

El partido de los partidos arrancó con un irrefrenable empuje de la delantera local, apretando con todo sobre la línea de cinco ordiziarra. Al grito de ‘a la melé’, los pupilos de Sergi Guerrero buscaban rentabilizar esa presión de los primeros minutos con un ensayo que les pusiera en ventaja. Sin embargo, Ordizia aguantó con entereza esos embates iniciáticos del XV catalán y en su primera aproximación a los dominios locales cantaron bingo con una colada hasta la cocina del medio melé Ryan Elliot.

La reacción del Santboi no se hizo esperar, lanzándose a tumba abierta a por la linea de marca guipuzcoana. La línea de tres cuartos del decano inclinó el juego hacia el lado ciego del ataque, donde Jordi Jorba hizo un offload al límite a Imanol Martinez para lograr el primer posado local de la mañana. La conversión ulterior de Javier Rojas dio pábulo a una recta final del primer período presidida por el acierto en el pateo desde larga distancia de la escuadra barcelonesa, con dos drops sin solución de continuidad del propio Rojas y de Imanol Martínez, quien logró un pateo antológico desde su casa que consolidó la renta catalana al paso por vestuarios (13-7).

El segundo acto estuvo marcado por la tensión y la emoción, con dos escuadras buscando más evitar los errores propios y forzar los ajenos. Nadie quería dar su brazo a torcer. Fotocopiando la primera entrega, la Santboiana apretó las tuercas al AMPO Ordizia metiéndole en su línea de 22, buscando un nuevo posado que pusiera a los de Iñigo Marotias contra las cuerdas. La presión asfixiante de los de Guerrero no tuvo, sin embargo, el efecto deseado, ya que un golpe de castigo permitió a los del Goierri alejar el peligro con una patada defensiva salvadora.

La Santboiana siguió pergeñando en sus intentos de afianzar su ventaja, lo que acabó consiguiendo a la salida de una melé con un ensayo determinante, obra de Nacho Contardi. La conversión posterior del tucumano Rojas permitió al decano abrir una brecha en el luminoso que Ordizia, imbatible al desaliento, no tardó en recortar con un lejano pateo de Valentín Cruz.

Apoyado en el permanente empuje de su fiel parroquia, el Santboi persistió en sus tentativas por consolidar la renta adquirida y Javier Rojas, quién si no, convirtió un complicadísimo golpe de castigo en tres puntos que, a poco más de ocho minutos del final, sabía a caviar del bueno para el XV barcelonés.

A Ordizia se le acababa el tiempo y no le quedó otra que meter la marcha de reserva forzando una melé, en cinco metros del decano, que parecía su última bala para tratar de revertir la ventaja catalana. Era un todo o nada que salió cruz tras decretar el colegiado golpe de castigo a favor de los de Sergi Guerrero. Pese a ello, la caballería roja no cejó en su empeño buscando lo que ya parecía un imposible por la falta material de tiempo. Y el reloj, inexorable, aniquiló el sueño de Ordizia de coronarse rey del rugby patrio por vez primera en su historia. Gloria a la Unió Esportiva Santboiana. ¡Ferro i Força!

                       PALMARÉS DE LA PRIMERA DIVISIÓN MASCULINA  

– VRAC (11): 1998-99, 2000-01, 2011-12, 2012-13, 2013-14, 2014-15, 2016-17, 2017-18, 2018-19, 2019-20, 2020-21.

– C.D. Arquitectura (9): 1973-74, 1974-75, 1976-77, 1980-81, 1981-82, 1985-86, 1987-88, 1989-90, 1994-95.

– C.R. El Salvador (8): 1990-91, 97-98, 2002-03, 2003-04, 2006-07, 2007-08, 09-10, 15-16.

U.E. Santboiana (8): 1983-84, 1986-87, 1988-89, 1995-96, 1996-97, 2004-05, 2005-06, 2021-22.

– C.R. CRC Pozuelo -y/o sus predecesores- (5): 1970-71, 1971-72, 72-73, 1999-2000, 08-09.

– F.C. Barcelona (2): 1952-53, 1953-54.

– Club Atlético San Sebastián (2): 1969-70, 1977-78

– Complutense Cisneros -y/o sus predecesores- (2): 1975-76, 1984-85.

– Ciencias Sevilla (2): 1991-92, 1993-94.

– CAU Madrid R.C. (1): 1979-80.

– R.C. Valencia (1): 1982-83. 

– Getxo R.T. (1): 1992-93.

– Club Alcobendas Rugby -y/o sus predecesores- (1): 2001-02.

– C.R. La Vila (1): 2010-11. 

  • La competición no se disputó durante las temporadas comprendidas en el periodo: 1954-55 y 1968-69.     Logo Federación Española de Rugby - Spnaish Rugby Union