La División de Honor masculina de rugby abre sus puertas este fin de semana con una nueva edición, la número 55 de su historia, que contará excepcionalmente con 13 escuadras después de que la Comisión Delegada aprobara la propuesta de la Junta Directiva de la Federación Española de Rugby (FER) de volver a incluir al Grupo Intxausti Gernika RT en la élite del oval nacional. 

El retorno a la máxima categoría del Pozuelo Rugby Union y el debut en la misma de los asturianos del Pasek Belenos serán las grandes novedades de un campeonato que estrenará formato una vez cumplimentada su primera vuelta, en la que se enfrentarán todos contra todos a lo largo de trece jornadas. 

DESCARGA AQUÍ LA GUÍA DE LA DIVISIÓN DE HONOR 2022-23

Fotografía: Walter Degirolmo

Será en la segunda manga del torneo de la regularidad donde los equipos participantes comenzarán a pisar terreno desconocido. Los seis primeros clasificados de la fase inicial integrarán el Grupo A, mientras que los siete restantes formarán el Grupo B, arrastrando los trece conjuntos todos los puntos acumulados en la primera entrega liguera, mientras que se invertirá el orden de los duelos ya disputados con anterioridad. 

La otra novedad significativa llegará con los Play-Offs por el título, a los que seguirán accediendo ocho escuadras, con la particularidad de que a los seis equipos del Grupo A se sumarán los dos primeros clasificados del Grupo B para cerrar la composición de los cuartos de final.  

El aumento de efectivos en la parrilla de salida de la DH repercutirá también en el apartado descensos: al cierre de la temporada que está a punto de estrenarse serán dos los conjuntos que perderán directamente la categoría (12º y 13º clasificados), mientras que el equipo que acabe las dos fases regulares en undécimo lugar disputará un Play-Off de permanencia que le enfrentará al perdedor de la final por el ascenso de la DHB.

En lo estrictamente deportivo, la Unió Esportiva Santboiana iniciará este domingo en el Baldiri Aleu, frente al Real Ciencias Enerside, la defensa de un entorchado que vino a coronar con letras de oro la temporada del centenario de la entidad decana del rugby patrio. Los discípulos de Sergi Guerrero parten de nuevo en la quiniela de serios candidatos al título liguero, y para ello tratarán de seguir exprimiendo al máximo el fortín en que han convertido el Baldiri Aleu, donde llevan la friolera de 18 meses sin conocer la derrota. El VRAC Quesos Entrepinares fue, a mediados de febrero de 2021, el último conjunto que fue capaz de asaltar la casa del club más añejo del oval hispano. 

La importante pérdida del ala internacional Jordi Jorba se ha visto compensada con el aterrizaje en Santboi de once caras nuevas. La continuidad del capitán, Afa Tauli, de Nacho Contardi, Imanol Martínez, Aleix Buira, Marc Palomar, Ryan Snyman y, en suma, de la columna vertebral sobre la que se construyó el éxito de la campaña pasada son el mejor salvoconducto para salir en busca del doblete desde el puntapié inicial.  

Real Ciencias Enerside, SilverStorm El Salvador y VRAC Quesos Entrepinares aparecen en el horizonte como las grandes amenazas de los catalanes en su particular reto por revalidar los laureles logrados en el partido que echó el telón al pasado ejercicio frente al AMPO Ordizia.

Fotografía: Walter Degirolmo

La escuadra sevillana pretende emular al vigente campeón y poner la guinda a sus celebraciones del cincuentenario con un trofeo que no ha tocado sus vitrinas desde hace 28 largos años. El Ciencias, a la sazón primer club específicamente de rugby que luce el título de Real junto a su nombre, ha tirado la casa por la ventana para armar una plantilla de altísimo nivel con la que pelear por la Liga y la Copa. A los Axel Papa, Sam Wasley, Gabi Roldán, Declan Barnett o Cormac Fox se han unido jugadores del potencial de Manu Mora, Luchi Molina, Iñaki Mateu, Vicente del Hoyo o Jordi Jorba. Una selección mundial en toda regla que seguirá a las órdenes de Manu Mazo.

Si hay un equipo que ya ha puesto de manifiesto su capacidad ganadora, ése es el SilverStorm El Salvador. Los flamantes campeones de la Copa del Rey 2022 dejaron su tarjeta de visita el pasado domingo en La Cartuja, batiendo por la mínima al poderoso Real Ciencias. 

Superado ya el disgusto de haberse quedado a las puertas de la gran final en la edición anterior, el Chami saltará al ruedo con una plantilla diseñada para dar réplica al más enconado de sus rivales. Siete contrataciones de altura, entre las que sobresalen el zaguero John Wessel Bell, Matt Foulds, ambos internacionales con el XV del León, Reuben du Plooy o Joaquín Domínguez, darán lustre a un equipo compacto y ambicioso que, sin embargo, echará de menos los ensayos de Miguel Lainz, el mejor finalizador de la última Liga, que se ha mudado a la casa del vecino.

Fotografía: Walter Degirolmo

La llegada del ala de origen francés al VRAC Quesos Entrepinares pasa por ser la gran apuesta del otro conjunto pucelano en la élite del rugby español. Tras una temporada para olvidar, en la que no logró siquiera hacerse con un puesto en los Play-offs por el título, el rey del rugby nacional en cuanto a títulos conquistados (11) se ha reforzado a conciencia para tratar de volver por sus fueros: Mauro Perotti, Marc Sánchez, Jerry Davoibaravi, Tsotne Tchurumbidze, Martiniano Cian, Damian Huber, Michael Stringer y Greg Dyer, amén del mencionado Lainz, serán las caras nuevas en el Pepe Rojo, donde esta temporada verán a John-Wessel Bell vestir la camiseta del eterno rival. 

AMPO Ordizia, vigente subcampeón, Complutense Cisneros, Recoletas Burgos-Universidad de Burgos y Barça Rugby entrarán en escena con la mente puesta en meter la cabeza en los Play-off por el título. En el caso de los guipuzcoanos, su principal novedad residirá en el banquillo. Federico Gallo toma el relevo de Iñigo Marotias, quien se despidió de los del Goierri con el amargo sabor de boca de quedarse a las puertas de lograr el primer título de liga en la historia de los de Altamira. 

Algo más modestas serán las miras de CP Les Abelles y CR La Vila, que al igual que Grupo Intxausti Gernika RT y los recién ascendidos Pozuelo RU y Pasek Belenos, tratarán de afianzar sus respectivos proyectos en la máxima categoría después de una temporada marcada por la irregularidad.

Fotografía: Carranza

Gernika, que apenas fue capaz de sacar un partido adelante en su feudo de Urbieta en el curso pasado, deberá cambiar radicalmente esa dinámica para transitar lo más lejos posible de la zona caliente de la tabla. Por contra, el gran y difícil reto de Piratas y avilesinos será mantener, frente a la flor y nata del rugby español, sus números inmaculados en el Valle de las Cañas y el Muro de Zaro, militando en la DHB, como punto de partida para soñar en grande jugando entre los mejores equipos del país.   

Logo Federación Española de Rugby - Spnaish Rugby Union