Thierry Futeu (Douala, 1995) ha sido el último León en incorporarse a la Selección española masculina de XV, junto a John-Wessel Bell, para afrontar este domingo en Ottawa, frente a Canadá, el último compromiso del equipo dirigido por Santiago Santos en la presente temporada. El choque, que tendrá como escenario el coqueto TD Place Stadium, arrancará a las 22:00, en horario peninsular, y podrá verse en directo y en abierto a través del canal GOL

Al carecer de pasaporte español, tanto el pilier de origen camerunés como el zaguero sudafricano se ven obligados a tramitar el pertinente visado cada vez que salen a defender los colores del equipo nacional allende la Unión Europea. “Ya no sé qué hacer para que me concedan el pasaporte español. El argumento de las autoridades a la FER para no dármelo es que no soy olímpico, y es algo que no termino de entender, porque, al final, somos jugadores internacionales que defendemos la misma camiseta y a la misma Federación, aunque sean modalidades diferentes, dentro del mismo deporte”, lamenta un Titi que cumple ya su tercer año como integrante habitual del XV del León, desde que el seleccionador madrileño le hiciera debutar en el Campeonato de Europa de 2019, frente a Alemania.

Fotografía: Walter Degirolmo

Burocracia al margen, el poderoso delantero africano no es de los que pierde el foco fácilmente y lleva pensando en el duelo frente a los Canucks desde antes incluso de medirse a los Barbarians en El Molinón, hace un par de sábados. “Es un partido muy importante y hay que salir con todo. Hay que ganarlo sí o sí, como sea, porque nos jugamos mantener el puesto que tenemos ahora mismo en el ranking mundial. Incluso si lo ganamos podemos ascender un puesto, o como mínimo mantener el que tenemos, que es el mas alto en el que España ha estado nunca. Creo que el equipo está bien, entrenando con ganas a pesar del mazazo que nos dieron tumbando el recurso de apelación que nos ha dejado definitivamente sin Mundial“. 

Titi no esconde la profunda desazón y sentimiento de rabia que provocaron en los integrantes del XV del León semejante noticia, si bien está convencido de que el equipo aparcará todo ese malestar acumulado por lo acaecido estos dos últimos meses en el momento en que se calcen la elástica roja para medir sus fuerzas al combinado canadiense.  

Da muchísima pena todo lo que ha pasado. En el grupo hay un poco de tensión y mucha tristeza por la descalificación del Mundial, pero eso queda a un lado en el momento que hay que prepararse para jugar y defender la camiseta de España. Estamos jodidos, pero tenemos que ser capaces de diferenciar entre el problema y el compromiso porque una vez te pones esta camiseta, hay que salir a darlo todo por la gente a la que representamos. Que tengan claro que, a pesar de la sanción que nos ha impuesto World Rugby, vamos a seguir jugando, luchando y llevando al equipo y al país hacia adelante”, recalca.

Fotografía: Walter Degirolmo

La eliminación mundialista de España en los despachos ha sido el último y, sin duda, más duro revés sufrido por el hasta hace escasos días pilier del US Carcassonne (Pro D2) francés en una temporada aciaga a nivel personal. “Ha sido un año muy complicado para mí porque he perdido mi contrato en Francia por elegir jugar con el XV del León. Y como consecuencia de esa decisión, mi novia también me dejó. Ella no entendía que viniera a defender a un país que no es capaz de darme el pasaporte, y mi club, el Carcassonne, me dijo que si me iba a jugar con la Selección, no me renovaría el contrato, cosa que ha hecho”, explica. 

Sea como fuere y a pesar de los pesares, Futeu confiesa que no cambiaría una sola coma de su comportamiento en los últimos meses. “Mi ex novia me decía que quien me da de comer es el Carcassonne, y que la FER lo iba a entender, pero le dije que España es mi país, que me da igual lo que pase: si me necesitan, yo voy. Así que me marché a jugar contra Rusia, y me dejó. Evidentemente que da un poco de pena, pero no me arrepiento de lo que he hecho porque estoy convencido de que tomé la decisión correcta. En la vida pasan cosas y hay que levantarse y seguir luchando”.

Titi tuvo el privilegio de liderar de inicio la delantera española contra Barbarians, sustituyendo en el quince titular al capitán, Fer López. Una experiencia que, al igual que el duelo frente a los Classic All Blacks, supuso una suerte de máster para todos los integrantes del XV del León. “Fue un partido que nos hacía mucha ilusión a todos, y la afición lo disfrutó un montón. Fue increíble la experiencia. Ahí te das cuenta que el rugby español está creciendo porque con partidos así la gente se vuelca. Fue muy bonito sentir el cariño y el apoyo incondicional de la afición de Gijón“, reconoce.

Fotografía: Walter Degirolmo

Precisamente frente a los Baa-Baas, Santi Santos abrió la puerta a nueve jóvenes jugadores que tuvieron la oportunidad de hacer sus primeras armas con el combinado absoluto de XV. El buen hacer de todos ellos en un exigente duelo como el de El Molinón dejó patente, en opinión de Futeu, que el relevo generacional está más que asegurado. 

Se nota que tienen ganas y, sobre todo, un muy buen nivel. De hecho da un poco de miedo porque cuando ves a chicos con esa ilusión y ese potencial, de algún modo ves peligrar tu puesto. En mi caso concreto, hablo de Lucas Santamaría. Es un chaval que tiene mucha fuerza, es muy potente y tiene muy buena técnica. Lo ves jugar y dices, hostias, no me puedo relajar porque si no me acaba quitando el puesto. En el fondo, nos ayudan a no bajar la guardia porque vienen con mucha hambre y muchas ganas“. Y añade: “Te recuerdan que en esta selección nadie tiene el puesto asegurado. Hay un montón de jugadores con un nivel buenísimo y, sobre todo, mucho talento. Y eso está bien para el equipo y para el rugby del país”.

Un aliciente añadido para el envite de este domingo en la capital canadiense es que España nunca ha ganado a los Canucks: dos partidos, dos derrotas. Ambas como local. Futeu confía en que a la tercera vaya la vencida. “Espero que sí. Es un partido con mucho riesgo, sobre todo después de ver cómo han ganado a Bélgica por 45-0. Nos estarán esperando con muchas ganas y confianza, por eso hay que hacer las cosas muy bien para sacar el partido adelante, que es nuestro objetivo“.

Con un futuro aún sin norte hacia el que dirigir sus pasos profesionales, “mi idea es quedarme en Francia para seguir creciendo como jugador, aunque sé que es difícil por el tema de ser extranjero y por las llamadas de la selección. Pero soy optimista y espero conseguir un contrato en breve”, lo único que tiene claro el pánzer del XV del León es que su compromiso con España permanecerá inalterable más allá de la cita de este domingo en Ottawa. 

“No puedo hablar por los demás, pero sí que puedo decir que voy a seguir viniendo a la Selección porque si tiras ahora la toalla sería como decir a la gente que no merecemos estar donde estamos, todo eso que hemos conseguido con mucho esfuerzo y sacrificio en el campo, y que nos quitaron en los despachos. Así que da igual todo lo que nos han hecho, los errores que se han cometido y nos han perjudicado. Hay que seguir reivindicando a este equipo y seguir llevando a la selección donde se merece“, concluye.