Con un año de retraso a causa de la pandemia, este jueves por fin pudieron celebrarse en Madrid los I Juegos Inclusivos, la primera competición donde deportistas olímpicos y paralímpicos españoles han competido conjuntamente en distintas disciplinas y con reglamentos inclusivos. Las pruebas se disputaron en las instalaciones del Centro de Alto Rendimiento del Consejo Superior de Deportes (CSD), a excepción del rugby seven, que se hizo en el Estadio Central de la Universidad Complutense y fue el encargado de abrir la competición.

Así, dos equipos formados, entre otros, por ex olímpicos como Marcos Poggi o Pablo Fontes y ex olímpicas como Ángela del Pan o Eli Martínez, se enfrentaron en un partido de exhibición, en el que pudo verse un rugby inclusivo de máximo nivel, con jugadas de mucho mérito. El equipo rojo tuvo como entrenador a Tiki Inchausti y el amarillo, a José Antonio Barrio ‘Yunque’.

Este partido, que concluyó en empate después de un intercambio de ensayos entre los jugadores y jugadoras del equipo rojo y otros tantos por parte del amarillo, contó con la presencia en el palco de la Vicerrectora de la Universidad Complutense de Madrid, Isabel Fernández, el presidente de la Federación Española de Rugby (FER), Alfonso Feijoo, el CEO de Sanitas, Iñaki Ereño, el presidente de la Federación Española de Bádminton (FESBA), Andoni Azurmendi, el director de comunicación de GENERALI, Javier Aguirre, así como el vicepresidente de la FER, Juan José García Luna, y el director general, Sergio Gericó.