CR La Vila y Bizkaia Gernika han tenido que pelear para llegar hasta la final, pero no es una sorpresa para nadie que los dos equipos mejor clasificados de toda la División de Honor B (36 participantes) hayan alcanzado este último duelo a cara o cruz. Con una plaza directa en División de Honor en juego, ambos se plantan en la final sin haber conocido la derrota en toda la temporada y no están dispuestos a hacerlo este domingo a las 12:00 horas.

No hemos querido desaprovechar la ocasión de hablar con los capitales, Guillem Carrión e Iker Olaeta, y escuchar sus impresiones antes del esperado choque entre viejos conocidos.

Puedes seguir el encuentro en streaming o consultar el marcador minuto a minuto a través de nuestro En Vivo.

Los dos finalistas tienen mucho en común y se conocen muy bien. No solo han compartido varias temporadas en la máxima categoría, sino que tuvieron la mala fortuna de descender en la misma campaña (2018/2019). Los bizkainos, de forma directa, y los de alicante, en la promoción a doble vuelta, ante Bathco Santander, por solo 4 puntos de diferencia en el acumulado.

“Está siendo una semana de mucha ilusión, muy intensa en Gernika”, cuenta Iker Olaeta, capitán del conjunto vasco. “Se puso en marcha una venta de banderas para vestir los balcones, y la verdad es que el pueblo está lleno. Tenemos muchas ganas de que llegue, y el apoyo de nuestra gente sólo hace que queramos todavía más volver con el triunfo de Alicante”.

Algo parecido está sucediendo en Villajoyosa, como comenta el capitán alicantino, Guillem Carrión. “Pusimos mil entradas a la venta y ya no hay prácticamente ninguna. El pueblo, la familia, los amigos… todos se están volcando. Incluso los clubes de la zona, como Akra, Les Abelles, que también van a venir a animarnos. Para mí va a ser muy especial, ya que quiero que sea mi último partido y retirarme habiendo ayudado a ascender de nuevo al equipo”.

Fotografía: Luis Conte / Último duelo entre ambos equipos en la máxima categoría en 2019.

En cuanto a la temporada, ambos reconocen que a pesar de la dificultad añadida de la COVID-19, ha ido sobre ruedas. “Ha sido brillante, nos ha salido todo bien. Mejor de lo esperado”, comenta Iker. “Los fichajes se han adaptado de maravilla al grupo, y hemos trabajado muy bien”. Por su parte, Guillem reconoce que hubo momentos en que pensó que las medidas sanitarias no permitirían terminar la competición, “pero una vez aquí, decidimos que si quedábamos primeros teníamos que ir a por el ascenso”. “Creo que somos equipos muy potentes”, continúa el mayor de los Carrión. “Independiente no va a querer enfrentarse al perdedor. Ambos nos hemos merecido estar en esta final, no ha sido casual. Los dos somos merecedores del ascenso”.

En cuanto a su rival en la final, ambos reconocen el gran nivel que ha habido esta temporada en la categoría de plata. “Este año no hemos jugado contra La Vila, nos cuenta el gernikarra, pero a priori y tras el partido con Pozuelo Rugby Unión, creo que somos los tres conjuntos más fuertes que había en la competición. Por supuesto no podemos olvidarnos de Hernani, CAU Valencia o Belenos, pero al tener plantillas más cortas es inevitable llegar algo mermado a los play-offs”. Coincide con él Guillem, que también alaba el trabajo y progresión de los madrileños y añade que “siempre hay que respetar mucho a los equipos del grupo norte, porque vienen de pelear quizás en el escenario más duro y complejo”.

Fotografía: Juan A. Sánchez Granero/ Iker Olaeta pasa el balón desde el punto de encuentro.

Con las escuadras tan igualadas y sólo 80 minutos para decidir el ganador, sin duda el factor campo va a ser determinante. “Teníamos bastante miedo de que nos tocase jugar en su campo” reconoce Guillem. “Es un campo muy complejo y con mucho barro si te toca un mal día. Así que haber quedado primeros y poder jugar en casa es sin duda una ventaja”.

“El fuerte fuerte de Gernika, continúa el jonense, es que van a venir a su final, super concentrados. Es un equipo que se conoce bastante, que juega muy bien. Tienen una delantera muy fuerte y una tres cuartos muy inteligente que sabe usar sus armas según con quién juega adaptándose a los rivales. Además su pateador (el sudafricano Siyabonga Masuku) es muy bueno, no falla ninguna.” Respecto al cuadro alicantino, destaca que “tenemos un equipo que corre mucho, prácticamente de seven” (comenta entre risas). Nuestros tres cuartos tienen nivel de división de honor, pero luego hay que traducirlo en un buen partido, y estar muy concentrados”.

Fotografía: Toni Mingot / Guillem Carrión corre con el balón

Iker también reconoce que tendrán “un desplazamiento bastante largo e incómodo, pero en una final a 80 minutos puede pasar cualquier cosa”. Es verdad que “todo el mundo comenta que nosotros tenemos una delantera más potente, y ellos una mejor tres cuartos”, continúa el medio melé vasco, pero al cambiar el formato respecto a la ida y vuelta que se disputaba otros años, “no puedes permitirte tener un partido malo”. “El que cometa menos errores y esté más acertado se llevará el partido”.

Por último, preguntamos a Guillem por los motivos de su retirada. “Siempre recuerdo que Tudela me dijo una vez que él nunca dijo que se iba a retirar, porque los jugadores de rugby lo somos pasa siempre. Lo que se siente dentro del campo, los minutos previos en el vestuario, al jugar con tus hermanos o tu familia es algo que se que no voy a volver a vivir tras retirarme. Pero voy a cumplir 40 años y quiero vivir una vejez en paz, dice entre sonrisas, sin ser usuario de todas las prótesis que hay en la ortopedia” sigue bromeando. “Creo que es el momento” asegura más serio. “Me había retirado el año pasado, pero este me ofrecieron ser capitán e ir a por el ascenso y me pareció bonito intentar terminar de esta forma. Sería precioso poder irme dejando al equipo en lo más alto”.