Iciar Pozo, la ‘locomotora’ para amarrar las World Seven Series en Toulouse

Compártela:

Iciar Pozo (Madrid, 2000) no para un segundo quieta. En cuestión de minutos puede pasar de recitar un poema de Rupi Kaur, “me he ido enganchando a sus versos”, a diseñar el interior de una casa a lo Le Corbusier en la facultad de Bellas Artes, o ensuciar un ruck como pocas en el circuito mundial con la elástica de las Leonas7s. Diseño y rugby, tanto monta, han ejercido de motores de impulsión vitales de la astuta talonadora del Cisneros, una de las 13 elegidas por Pedro de Matías para acometer a partir de este viernes, en Toulouse, la misión de amarrar la continuidad de la Selección española femenina de Rugby 7s en las HSBC World Rugby Sevens Series, que esta temporada echan el cierre precisamente al otro lado de los Pirineos.

“De pequeña tenía dislexia y era hiperactiva, así que me pasé la infancia jugando al rugby con chicos. De ese modo socializaba sin hablar. Estaba cómoda. Lo de pintar empezó por mi hiperactividad. Una profesora de inglés le dijo a mis padres que me tenían que llevar al psicólogo, y éste me puso a dibujar casitas para concentrarme en algo y estar tranquila. Ahí me di cuenta que me gustaba, así que siempre he sido muy de manualidades”, rememora esta ‘figlia del arte’ a la que cinceló Industriales en Las Rozas desde los cinco años, aunque no fuera hasta una década más tarde cuando se decidió a volcar todas sus energías en la oval.   

Fotografía: Paco Nortes.

“Durante mucho tiempo compaginé el rugby con otros deportes: baloncesto, natación, gimnasia deportiva y karate. Pero con este último pasó que me coincidieron los horarios de ambos. Cuando salía del entreno de rugby, ya había empezado el de karate. Entre eso y que las katas se me hacían aburridas, decidí aparcarlo un año. Ahí me centré en el rugby y, tiempo después, me engancharon para la Selección sub 18, con lo que el karate pasó a mejor vida”, comenta con su sonrisa picarona. 

La velocidad y potencia con las que se desenvolvía en el pack posibilitaron un ascenso meteórico en el escalafón del equipo nacional. Su estreno como Leona7s, en 2019, vino precedido de un acontecimiento que le sigue produciendo dolores por todo el cuerpo cada vez que lo recuerda. “Nos íbamos de gira a Sudáfrica, pero justo antes de eso hicimos una pretemporada con las GOES. Estuvimos tres días y se nos hizo eterno. Nos pusieron a correr, a hacer la pista americana con un tronco gigante entre siete… Nos llevaron al límite tanto mental como físicamente. Yo lo pasé muy mal, pero es justo ahí cuando se hace equipo. Era un momento de transición y creo que se necesitaba. La recompensa, viajar a Sudáfrica dos semanas, fue una pasada. Me quedo con eso”.   

Después de una dura campaña centrada en el XV, ese cambio de chip para reconectarse con la modalidad olímpica del rugby le va entrando en vena de a poquito cada año. “La verdad es que nunca he tenido mucho amor por el 7s, pero reconozco que cada vez me gusta más. Desde el primer minuto dije que el Seven no era para mí. No me sentía a gusto. Al ser pequeña, le tenía un poco de tirria porque no podía hacer lo que me gustaba y sí hacía en el XV. Pero a raíz de que coges físico y fondo, de que no estás sufriendo todo el rato al correr porque no te da la vida, te va enganchando. Así que ahora diría que la cosa está en un 50-50″, apunta entre risas.

La talona colegial vislumbra con optimismo el grupo con el que deben lidiar en tierras francesas, a pesar de que uno de los rivales sea la poderosa Nueva Zelanda. “Creo que podemos llegar al oro perfectamente. A Canadá le vamos a dar la revancha de Langford; Escocia es asequible y Nueva Zelanda es un rival muy difícil de gestionar, pero jugar contra las mejores del mundo motiva mucho porque son partidos en los que aprendes un montón, y eso te sirve para crecer como grupo. Además, a estos partidos salimos con la actitud de ‘ojo y si dejamos a las Kiwis fuera, o Australia‘… La actitud siempre está”. 

La proximidad en la tabla de Brasil (cuatro puntos por debajo de España) obligará a mirar de reojo lo que hagan Las Yaras contra Francia, Irlanda e Inglaterra, sus rivales de grupo, aunque a diferencia de lo que sucedió en las Series canadienses, esta vez serán las sudamericanas quienes conocerán de antemano lo que van edificando sobre el césped las discípulas de Pedro de Matías. “Va a ser la primera vez que jugamos antes que ellas, con lo que si perdemos con Canadá y nos la tenemos que jugar con Escocia, ellas tendrán la ventaja de saber qué hicimos para tratar de sumar en su último partido los puntos que necesitan para superarnos. Eso quiere decir que tenemos que ir a por todas y ganar a las dos porque si no las cuentas podrían no salir”, advierte. 

Dicho inconveniente obligará a las Leona7s a mostrar su lado más combativo ante las Black Ferns. “Con este tipo de rivales nos enfocamos mucho en hacer el máximo esfuerzo posible para acortar la distancia de puntos porque luego nos puede afectar bastante a la hora de entrar al oro como una de las dos mejores terceras. Nos pasó frente a Australia en Langford: no nos ganaron de mucho y eso acabó siendo clave para levantar frente a México la diferencia de puntos final que teníamos con las brasileñas”.   

Precisamente esa determinación mostrada en el partido que les metió en la pelea por el oro en el torneo norteamericano es una de las mayores virtudes de la actual camada de Leona7s, a juicio de la delantera madrileña. “Es lo que más me gusta de este equipo que tenemos ahora, las ganas. Como no han experimentado nada, todas vienen muy motivadas y con ganas de vivirlo todo. Por ejemplo, para muchas será la primera vez que jueguen contra Nueva Zelanda, así que van con ganas de derrotarlas, y eso está muy bien. Tener al equipo motivado contra ellas es genial”.

Hablando de rivales, Iciar se deshace en elogios con una escuadra de las Series que se ha convertido un poco en el espejo de las jugadoras españolas. “Siempre nos miramos con Irlanda porque somos muy parecidas. Somos muy de tic-tac, de divertirnos, muy familiares, como nosotras. Además ahora han despegado increíblemente y están haciendo un papelón de la leche. Son en las que más nos fijamos, y las que mejor nos caen. Nos llevamos fenomenal con ellas”.  

Aunque lo de quitar los dos peores resultados de cada equipo nos deja a la misma distancia de las brasileñas en esa lucha por no perder la condición de ‘Core Team‘, entiende la incombustible primera línea con espíritu de flanker, “es mi posición idílica, aunque los dos últimos años he tenido que jugar de talona en mi club por necesidades del equipo”, que “nos viene bien porque nos sacan el resultado de la primera serie, en la que pecamos de novatas. Es verdad que fueron detallitos, cosas que hemos ido corrigiendo, pero quedamos de las últimas. A Brasil, en cambio, no las conocía nadie en Dubái e hicieron un papelón. Les fue bien hasta que las demás se acostumbraron a su juego”. 

En suma, que todos los caminos llevan a España a la permanencia. “Hombre, claro que sí. Vamos a ganar a Escocia y ponérselo difícil a Nueva Zelanda. De eso se trata”. Iciar Pozo dixit.

El Torneo podrá verse al completo y en directo con comentarios en V.O. en Movistar+:

  • Viernes 20 y sábado 21 de mayo, en Movistar Deportes 4 (dial 192), y domingo 22 de mayo en Movistar Deportes 2 (dial 55)

Además, los 3 partidos de la fase de grupos de las Leonas7s se ofrecerán EN DIRECTO y con los comentarios en castellano de Eduardo Téllez y Pablo Fontes

  • Canadá – España  Movistar Deportes (dial 53) / ELLAS #VAMOS (dial 56)
  • Nueva Zelanda – España  ELLAS #VAMOS (dial 56)
  • España – Escocia Movistar Deportes (dial 53) / ELLAS #VAMOS (dial 56)
  • FINAL (Domingo, 17:56) Movistar Deportes (dial 53) / ELLAS #VAMOS (dial 56)