La Leona de XV y Seven María Losada casi no ha podido entrar en acción este año a consecuencia de la larga recuperación llevada a cabo tras lesionarse de forma grave hace justo un año en el Preolímpico. Doce meses después de aquella acción desafortunada en Kazán, la catalana no solo ha superado ese bache, sino que ha aprovechado la rehabilitación y el parón competitivo para volver a estar en plena forma y refrescar la mente.

Tanto José Antonio Barrio, el seleccionador de las Leonas XV, como Pedro de Matías, el de las Leonas7s, recuperan a un gran activo de cara a la planificación de la temporada 2020-21. El proceso clasificatorio para la Copa del Mundo de Nueva Zelanda y una nueva edición de las Series Mundiales son solo algunos de los desafíos que repasamos con la actual jugadora del CR Majadahonda.

Fotografía: José Martín – Percusión en la final del Campeonato de Europa de Rugby XV 2019, frente a Países Bajos en el Central.

Pregunta: Para empezar, lo que prima ante todo, María, y más en estas circunstancias. ¿Cómo estás? ¿Qué tal llevas esta relativa vuelta a la normalidad?

Respuesta: Bien. He vuelto a Barcelona, junto a mi familia, que por suerte están todos bien y hacía muchos meses que no les veía. La vuelta a la normalidad la llevo bastante bien, tenía ganas ya de empezar a entrenar «en condiciones» y hacerlo progresivamente después de la cuarentena ha sido genial.

P: Siempre te vemos muy activa y con varios proyectos en marcha. ¿Cómo has aprovechado estos meses fuera de la competición?

R: Desde el día que me lesioné tenía claro que lo que más iba a tener era tiempo. Tiempo para hacer todo aquello que no podemos hacer por las concentraciones y el formato de competición. Así que aproveché para ver a mis amigos, a la familia y descubrir Madrid, la ciudad en la que he vivido todo el año. También me apunté a teatro, actividad que quería retomar, cursé el máster con más tranquilidad y luego empecé a visualizar mi proyecto ‘Mujeres en Sociedad’ que se ha terminado de materializar durante la cuarentena. Digamos que no he parado [ríe].

P: Se cumple un año de un momento deportivo que debió ser muy duro. En los cuartos de final del Torneo europeo clasificatorio para Tokio 2020, frente a Polonia, caías gravemente lesionada tras un placaje donde la pierna se quedó trabada. Además, España estuvo a las puertas de meterse en la repesca para optar a la última plaza olímpica. ¿Cuáles son los métodos para encarar con garantías una recuperación tan larga y que procede a ese palo físico, competitivo y anímico?

R: La actitud. Para mí ha sido clave en estos meses. Desde un primer momento me mantuve positiva, sabía que tenía el cruzado roto, pero hasta que no vi la resonancia, no perdí la esperanza. Y esa actitud ha sido la que ha hecho amena y rápida la recuperación. Recuerdo que incluso llegué a decir que me «gustaba» estar lesionada, porqué gracias a ello he podido trabajar muchísimo el aspecto mental con una coach y una psicóloga deportiva y, por supuesto, salgo reforzada de esta experiencia. En cuanto al palo competitivo, tenemos la gran suerte (o mérito) de poder seguir compitiendo en las World Series, que actualmente es el formato de competición más exigente a nivel internacional para España, así que eso nos sirvió de consuelo. Los JJOO son un sueño y toda una experiencia, pero poder seguir compitiendo a alto nivel lo hace más llevadero.

Fotografía: Pedro Marcet – calentamiento previo al Test Match de las Leonas XV ante Sudáfrica, en La Vila, noviembre de 2018.

P: Entre la lesión, la rehabilitación que has llevado a cabo y el parón inesperado de la Liga Iberdrola de Rugby, desafortunadamente solo has podido participar en dos partidos esta campaña con Majadahonda. ¿Sirvió al menos esta breve vuelta a los campos para recuperar sensaciones y comprobar que la rodilla está plenamente recuperada?

R: Sí. Es cierto que en 20 minutos de dos partidos no terminas de coger todas las sensaciones que te gustaría, pero me dejaron ver que estaba a punto de estar al 100%. La cuarentena me ha ayudado. Para la rodilla, ese plus de meses de recuperación ha hecho que cuando vuelva a los campos (esta vez ya «de verdad» y con más minutos) se cumpla 1 año desde la operación. Así que recuperadísima y, como os podéis imaginar, con muchísimas ganas de jugar.

P: Durante la exitosa temporada 2018-19 para las Leonas XV, donde hubo pleno de victorias, fuiste la única jugadora que disputó todos los minutos oficiales. El equipo, en general, ha seguido rindiendo a muy bien nivel, si bien no hay duda de que has sido una baja notable estos meses. ¿Qué expectativas tienes con respecto al grupo y cómo crees que llegaréis al momento de la verdad, cuando haya que jugarse la clasificación al Mundial de Nueva Zelanda 2021?

R: No me gusta tener expectativas, así que lo que tengo es muchísima confianza. Creo que hemos dado un salto cualitativo en cuanto a compromiso como jugadoras de élite y como equipo. Por eso, a pesar de la cuarentena, no dudo que mis compañeras han seguido trabajando para este objetivo, al igual que lo he hecho yo. Tenemos una muy buena oportunidad, va a ser un camino duro y difícil, pero creo que llegaremos preparadas, mentalizadas tanto individual como colectivamente para ganar esa plaza que tanto ansiamos.

P: Una vez confirmado que tanto las Leonas7s como los Leones7s seguirán en las World Rugby Sevens Series ¿cómo has visto a tus compañeras en la Selección de Rugby a 7 en tu ausencia? En el equipo tenéis una media de edad muy baja y hay muchas jóvenes pisando fuerte, como hemos comprobado en varios torneos amistosos y alguna serie del Campeonato de Europa durante los últimos dos años. ¿Crees que el relevo para mujeres que nos han dado tanto como las recientemente retiradas María Ribera, Eli Martínez y compañía está, al menos, bien encaminado?

R: Estoy muy orgullosa de mis compañeras, por sacar una temporada tan difícil después de un palo tan grande como perder la plaza a Tokio 2020. Tuve la suerte de ir a verlas a la WS de Dubái en directo y sí, ha sido una temporada dura. Afrontarla desde un inicio sabiendo que competitivamente no íbamos a preparar los Juegos es duro, pero lo sacaron, aprendiendo en cada partido. Terminamos con un 9º puesto, manteniendo esa plaza en la élite internacional. El equipo ha crecido mucho, se nota que las más jóvenes han empezado a coger responsabilidades, tirando del proyecto y la verdad es que estoy muy motivada. Creo que el relevo cada vez está más preparado y da la talla, que estamos creciendo mucho como equipo y que cada vez las jóvenes vienen más preparadas técnicamente, así que veo este año y los futuros con mucha ilusión.

Fotografía: Jean François Sánchez – ruptura de línea en el España-Australia de la Serie Mundial de Biarritz 2019.

P: Por último, y en vistas de lo atractiva y novedosa que se presenta la 2020-21, arranque cuando arranque, ¿cuáles son los retos que más te motivan individual y colectivamente?

R: Por supuesto, volver a jugar al rugby con buenas sensaciones (sobre todo hablando de la rodilla). A nivel competitivo, este año el reto colectivo está claro, tenemos que conseguir esa plaza para un mundial tan atractivo como es NZ 2021. A nivel individual espero llegar a mis mejores condiciones como deportista para dejarme la piel en el campo, para luchar con mis compañeras y conseguir mi/nuestro sueño. Así que voy a dejar de escribir para ir a entrenar y seguir preparándome para cumplir esta gran meta.