Las Leonas animan a las niñas a probar el rugby

Compártela:

Las doce Leonas que a las órdenes de Pedro de Matías han logrado el 5º puesto en el reciente Mundial de Seven disputado en San Francisco (Estados Unidos) animan a las niñas a jugar al rugby. Lejos de aquellos prejuicios como que el rugby femenino ni es rugby ni es femenino, las leonas lanzan un mensaje sobre todo lo contrario. 

“¡Que se atrevan!”, “que no tengan miedo”, “que no se van a arrepentir”, “que es un deporte que todas pueden jugar y en el que todas somos iguales”, “que te va a hacer crecer”, “que te van a recibir con los brazos abiertos”, “que es muy divertido y te lo pasas superbien”…. son los mensajes de María Ribera, Marina Bravo, Amaia Erbina, Iera Echebarria, Patricia García, Barbara Pla, Olivia Fresneda, Teresa Bueso, María Casado, Eli Martínez, María Losada y Uri Barrutieta.

Aunque quizás haya quien no lo sepa o no lo recuerde, el rugby femenino tiene una larga tradición en España, pues de hecho la Federación Española de Rugby (FER) es pionera junto a Francia en su desarrolo en la década de los setenta, así como en la organización del primer Campeonato de Europa, que precisamente ganaron las leonas en 1995, cuatro años después de participar en el primer Mundial disputado en 1991 en Cardiff. En los dos últimos años, el patrocinio de Iberdrola al deporte femenino español también ha servido para dar un impulso al rugby. 

El mejor ejemplo es la Liga Iberdrola, que si esta temporada ya se disputó a ida y vuelta, la próxima tendrá play off, como la Liga Heineken. Pero también están las GPS de Seven, una competición dentro de la modalidad olímpica en la que España sería actualmente segunda en un hipotético Seis Naciones Europeo de Seven, solo por detrás de Francia y por delante de Inglaterra, Irlanda y Gales, ésta que participa como invitada, mientras que Escocia e Italia ni siquiera tienen plaza en las World Series.

Con la mezcla de veteranía y juventud que tienen las actuales selecciones de XV y de Seven, el relevo está asegurado, pero hace falta que el rugby femenino español siga creciendo por abajo y que cada vez sean más niñas las que se animen a comprobar aquello que se dice de que una pelota esférica te la puede devolver una pared, pero una de rugby solo te la puede devolver una amiga…