Los Leones prometieron hacernos soñar y este domingo en el Central de la Complutense, ante cerca de 7.000 aficionados, los de Santi Santos volvieron a abonarse a la épica para derrotar a Rumanía por 21-18 en un encuentro que remontaron en la segunda parte. Con tres ensayos, del capitán, Fernando López, de Alvar Gimeno y de Lucas Guillaume, España encadenó por primera vez dos victorias ante los del Roble y les superan en el ranking de World Rugby.

Los rumanos salieron muy enchufados, deseosos de cobrarse la revancha tras la derrota el pasado año en este mismo escenario, y consiguieron meterse con facilidad en nuestra 22, golpeando muy duro y ganando metros en cada uno de sus envites con la delantera. Así llegaron los tres primeros puntos, del pie de Florin Vlaicu, y pocos minutos después tras desplegar hasta el ala consiguieron el primer ensayo de su ala Ionot Dumitru para ponerse 0-10 arriba en el marcador.

Pasados los primeros compases de apuro, en los que los rumanos nos recluyeron en nuestra 22, los Leones despertaron y empezaron a jugar más desplegado, haciendo daño con los centros y las alas. Los robles consiguieron recuperar, pero una buena subida defensiva de Fernando López taponó una patada de despeje del apertura Vlaicu y consiguió correr hasta la línea de marca y ensayar para acercarnos en el marcador hasta el 7-13. En los últimos coletazos de la primera mitad, tras juego sucio en un ruck del medio melé visitante y su consiguiente amarilla, Brad Linklater pudo acortar la distancia, pero no consiguió pasar el golpe de castigo entre palos y los Leones se marcharon 6 abajo en el marcador.


En la segunda mitad los Leones salieron encendidos, mantuvieron más la posesión y jugaron en desplegado, con más velocidad y convicción. Manu Mora vio el hueco en un poste que no se colocó, atacó ganó la línea de ventaja y pasó el balón a Alvar Gimeno, que logró el segundo ensayo para España tras una tremenda carrera. Con la transformación de Linklater, el XV del León se puso un punto arriba 14-13.

Comenzó entonces el baile de los cambios y, con una delantera fresca, España comenzó a imponerse, jugando mucho más cómoda. Recuperó las posesiones tras la melé que nos había traido de cabeza en la primera mitad y finalmente, después de trabajar mucho en la 22 contraria, llegó el tercer ensayo, de Lucas Guillaume, con un buen muy trabajo de pick and go que nos puso 21-13 por delante, con una renta de más de un ensayo transformado que nos permitía respirar con algo de tranquilidad.

Sin embargo, la respuesta de los rumanos no tardó mucho en llegar y Vladut Zaharia, el ala abierto de los robles, cogió el balón en un contraataque y acercó a los suyos hasta un peligroso 21-18. A partir de este momento tocó sufrif, pero los españoles han demostrado en muchas ocasiones que son expertos en esta tarea y se emplearon de forma agónica hasta el pitido final, para conseguir una victoria épica ante Rumanía y por primera vez superar en el ranking a una potencia europea.