Cuando pensamos en los grandes jugadores del rugby español de los últimos veinte años, sin duda uno de los nombres que nos viene a la cabeza es el de Javier Canosa. Con 50 caps con el XV del León y más de 220 partidos con la elástica de la Selección española de Seven, el madrileño ha sido uno de los grandes exponentes de su generación.

Entre sus logros no está solamente haber formado parte del equipo que puso por primera vez a España en el mapa de las Series Mundiales en la modalidad olímpica, sino que acumula un palmarés envidiable, con dos títulos de la Liga de División de Honor, una Superibérica, cinco Copas del Rey y dos Supercopas de España.

Además, Javier Canosa ha compaginado el rugby con una fructífera carrera profesional y ahora vuelve a la Federación Española de Rugby (FER), aunque en realidad nunca dejó de ser su casa, para ponerse al mando de la recién creada Oficina del Jugador, una de las novedades de Alfonso Feijoo tras su reelección como presidente de la FER.

Pregunta: ¿Cómo surge la idea de crear la Oficina del jugador?

Respuesta: Por fin este año un grupo de jugadores se ha organizado y creado APOME, una asociación de jugadores y jugadoras que va a intentar velar por sus intereses, algo que ya se intentó hace tiempo, pero que nunca conseguimos sacar adelante, y con los que la FER más que nunca va a tener que ir de la mano para retomar la actividad de forma segura. La idea de Alfonso Feijoo con la Oficina del jugador es asegurar que estos intereses sean escuchados y tenidos en cuenta dentro de la FER, para lo cual cuenta conmigo y la verdad es que no puedo estar más orgulloso, además de responsabilizado.

P: ¿Qué te llevó a decir que sí y embarcarte en este proyecto?

R: Este año, después de más de 30 jugando al rugby, decidí que ya era hora de dejar que los más jóvenes tomaran el testigo y colgué las botas. Mi idea inicial era ayudar de cualquier manera a mi club, ya fuera en entrenamientos, partidos, eventos… A la vez hablé con varios jugadores de la Selección para incorporarme a APOME, pero cuando Alfonso me llamó para ofrecerme esta oportunidad, no pude negarme. Entiendo que es una gran responsabilidad, pero creo que puedo hacerlo bien. Yo como jugador siempre eché en falta alguna figura de este perfil en la FER y al final creo que es justo devolverle al rugby un poquito de todo lo que me ha dado.

P: ¿Y a qué jugadores va destinada esta área? Internacionales, nacionales, conjunto del rugby español…

R: Me gustaría decir que queremos que todos se sientan representados, pero este puesto es nuevo y nunca he trabajado dentro de la FER, así que no sé como se va a organizar todo. Lo que sí puedo decir es que yo he sido internacional y he jugado en los mejores estadios del mundo, pero también en liga regional y universitaria, y en todos lados hay jugadores con buenas ideas. Por suerte, en APOME hay representados una gran mayoría de jugadores de todos los estamentos, por lo que su voz será más fácil de escuchar.

P: Vas a ser la cara visible de esta nueva área. ¿En qué va a consistir tu trabajo?

R: Pues ser el interlocutor y dar voz a los jugadores desde dentro de la Junta Directiva de Alfonso. Pelear por sus necesidades y defender sus intereses, al mismo tiempo que informarles de las posibilidades que tiene la FER de hacer efectivas sus reivindicaciones.

P: ¿Cúales crees que son las necesidades más demandadas de los jugadores y jugadoras?

R: A día de hoy, con la situación tan inestable como está con el virus, creo que la principal preocupación de todo el mundo, no solo de los jugadores, es la seguridad para la práctica del rugby. Necesitamos crear un entorno seguro para que el jugador se sienta cómodo y solo tenga que preocuparse de jugar.

P: Conoces muy bien la faceta de jugador, ya que has estado muchos años en el rugby de alto nivel. ¿Cómo ha cambiado tu perspectiva al tener que estar ahora al otro lado?

R: Como decía, se puede decir que solo hace unos meses que ya no me considero jugador, así que la verdad es que todavía no he tenido tiempo de cambiar mi perspectiva. Además, el hecho de que no haya vuelto a haber rugby, ha hecho que todavía no lo haya interiorizado. En el fondo quiero pensar que no voy a estar al otro lado, sino a mitad de camino entre los dos. Ya se lo avisé a Alfonso cuando acepté el puesto. «Muchas veces discutiremos porque defenderé lo que me parezca justo por cualquiera de las partes», le dije.

P: ¿Crees que la experiencia del jugador ha mejorado en estos últimos años?

R: Sinceramente creo que sí. El rugby ha crecido mucho en estos años y cada vez hay más medios. Los jugadores ahora tienen clubes con mejores instalaciones y mayor facilidad para mejorar.

P: ¿Cuáles van a ser tus prioridades al frente de la Oficina en el corto plazo?

R: En el corto plazo, ver cuándo vamos a poder reactivar la actividad de forma segura para todos. Hay mucha incertidumbre ahora mismo y no hay que precipitarse en la toma de decisiones.

P: ¿Y en el largo?

R: Me gustaría pensar que las prioridades de los todos los jugadores y las jugadoras serán las mismas que las mías.

P: ¿Cuáles son los mecanismos que vais a utilizar para estar en contacto con jugadores y jugadoras y hacer llegar sus inquietudes a la FER?

R: La idea de Alfonso es crear una comisión y la mía es estar en contacto directo con APOME. A día de hoy ellos representan los intereses de los jugadores y yo tendré que defender los de la FER. Respecto a los mecanismos, todavía no hay nada establecido, pero ya hemos tenido llamadas y reuniones digitales, no creo que entre nosotros haya problemas de comunicación.

P: ¿Cuándo está prevista que se ponga en marcha la Oficina?

R: Yo estoy a disposición de la FER, pero sabido es que estas fechas de agosto son muy malas. En septiembre tendremos la primera Junta y ahí estableceremos un calendario.