El médico y exjugador de rugby Roberto Canessa (Montevideo, 1953), uno de los dieciséis supervivientes del accidente aéreo de los Andes de 1972, visitó al XV del León en su hotel de concentración en la capital uruguaya, precisamente la ciudad de la que el 13 de octubre salió el vuelo con 40 pasajeros y cinco tripulantes, de los que trece murieron en el acto y el resto lo hicieron a causa de las graves heridas sufridas o a causa del frío extremo.

Roberto Canessa se acercó hasta el Hotel Regency en la víspera de que los Leones se enfrentaran en el Estadio Charrúa a Los Teros, a los que derrotaron por 20-32 y contra quienes volverán a medirse este viernes, a partir de las 23:00, hora peninsular española, un partido que de nuevo podrá verse en directo a través de la App de Sudamérica Rugby.

En el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya viajaba el equipo de rugby del Old Christians, formado por alumnos del colegio uruguayo Stella Maris, cuyo destino era Santiago de Chile, donde tenían previsto disputar un partido. El avión inició su viaje un día antes, pero las condiciones climatológicas le obligaron a hacer escala en Mendoza (Argentina), donde pasaron la noche.

Al día siguiente, el frente persistía, pero debido a la premura del viaje y hechas las consultas pertinentes, se esperó solo hasta la tarde, cuando amainaron levemente las condiciones de tormenta. Sin embargo, un cambio radical en el tiempo provocó que el avión se estrellara en un risco de la cordillera de los Andes, a 3.600 metros de altura.

Roberto Canessa, junto con Fernando ‘Nando’ Parrado, emprendió la travesía de diez días a través de la cordillera de los Andes para buscar ayuda y fue uno de los primeros que sugirió alimentarse de la carne de los fallecidos, rompiendo con ese tabú y probando el primer bocado.

Las ganas de vivir y el instinto de supervivencia les permitió sobrevivir 72 días y poder contarlo, algo que hizo en su libro ‘Tenía que sobrevivir’ (2016) y que tan bien se recoge en la película ‘¡Viven!’ (1993).

Roberto Canessa trabaja actualmente como cardiólogo infantil, aunque también es orador motivacional, una faceta de la que los jugadores del XV del León pudieron disfrutar en su distendida charla con este superviviente del conocido como el Milagro de los Andes, a quien la Selección que dirige Santi Santos regaló una camiseta como recuerdo de una visita que fue posible gracias a las gestiones realizadas por Mar Álvarez, preparadora física de la Selección española, y Santiago Toca, expresidente del Club de Rugby El Salvador.