Dos años después, el VRAC Quesos Entrepinares se aseguró volver a disputar las semifinales de la Copa del Rey con una contundente victoria por 0-52 ante el Hernani y en el siempre complicado Landare Toki. Esta, sumada a su victoria en la primera jornada al Bathco de Santander, dejan sin opciones a sus compañeros de grupo. Por su parte, el Barça cedió un empate (32-32) en la Teixonera ante una Santboiana que peleó duro. En el tercer encuentro del sábado, el Cisneros se quedó sin premio tras caer 7-24 ante un AMPO Ordizia que dejó muy buenas sensaciones con su vistoso estilo de juego.

La verdad es que 95 años de historia dan para mucho y en el aniversario de un clásico de nuestro rugby como lo es el derbi catalán, tanto el decano como los azulgranas demostraron estar a la altura de él. Tras unos primeros minutos de tanteo y medir fuerzas, los de Sant Boi tomaron la delantera, pero rápidamente llegó la respuesta del Barça, que llegó a ponerse 22-10 por delante antes del descanso con su combinación de juego de delantera y desplegado con mucha velocidad para la tres cuartos.

En la segunda mitad, llegó el turno para los de Martinena, que poco a poco fueron recortando distancias, hasta que a un minuto del final su primera línea de origen neozelandés Pita Anae posaba para firmar un empate a 32 que sabe a más de dos puntos para los decanos del rugby español.

En el siguiente partido adelantado al sábado, Ordizia se impuso 7-24 a un Complutense Cisneros que, a pesar de dar la cara ante cualquier rival, comienza a tener dificultades para sumar en la clasificación general. Los colegiales sorprendieron con un ensayo de Rafael Escario en los primeros compases del partido, pero a partir de ese momento el conjunto vasco despertó y puso en marcha su apisonadora. Lander Gómez y Asier Korta fueron los autores de los ensayos para los ordiziarras. El resto, como ya viene siendo habitual, corrió de la cuenta del certero pie de Valentín Cruz.

Fotografía: Hernani Rugby

Por último, VRAC Quesos Entrepinares se impuso con mucha claridad (0-52) a Hernani, a pesar de la climatología adversa que reinó en Gipuzkoa y que suele favorecer a los de Polidori. Con las semifinales de Copa en juego, los de Diego Merino no querían dejar lugar a la especulación y resolvieron el partido con ocho ensayos y un juego de delantera que no dejó ningún espacio a las dudas. De esta forma, los vallisoletanos se convierten en los cuartos semifinalistas de la Copa del Rey, junto con LEXUS Alcobendas Rugby, Barça Rugbi y sus vecinos de SilverStorm El Salvador.