Los dos equipos catalanes que se habían clasificado para los play-offs de ascenso a la Liga Iberdrola, el CR Sant Cugat y el Barcelona Universitari Club, se verán las caras en la final del 11 de abril tras superar al Crealia El Salvador y al Getxo Giroa-Veolia, respectivamente, dos equipos que a su vez pueden estar contentos con la temporada completada, aunque buscarán dar un paso más en la División de Honor B 2021-22. La final se jugará en el campo de la UE Santboiana.

En la eliminatoria que medía al 2º y al 3º clasificado de la fase regular, el BUC marcó la pauta en la gran mayoría de los 80 minutos, a pesar de que visitaba un campo siempre duro como Fadura. El Getxo tuvo un buen comienzo en el plano ofensivo, pero no materializó ninguno de sus ataques y las barcelonesas tomaron el mando.

El cuadro catalán inclinó la balanza a su favor en la segunda mitad del primer tiempo ejecutando los básicos a la perfección y aplicando una fuerte presión en campo rival, que las vascas solo podían quitarse de encima pateando más allá de la línea de touche. Dos golpes de castigo transformados y dos buenos ensayos, especialmente el de la apertura Aina Trabado tras una gran transmisión del balón rematada por la propia capitana en el flanco izquierdo, permitieron al BUC marcharse 0-16 al descanso. En la segunda parte, las pupilas de Cristofol Collado prolongaron su superioridad y fueron aún más efectivas hasta lograr la victoria por 0-36 y el pase a la final de DHB.

Fotografía: Adrián Gómez/TOT Sant Cugat.

La igualdad y la solidez defensiva fueron las notas imperantes en el encuentro que medía al Sant Cugat, campeón de la fase regular, y al Crealia El Salvador, participante de la Liga Iberdrola 2019-20. Esto se vio no solo en el corto marcador de 17-10, sino en el alto ratio de fases ofensivas por jugada, ya que las defensas cedían muy pocos metros y los ataques duraban mucho sin cometer errores. Bien es cierto que las locales tuvieron más posesión y una variedad de recursos ligeramente mayor para poner en jaque al rival.

Las puntuaciones llegaron sobre todo tras magníficas acciones técnicas, como la patada a seguir de Raquel García en la parte derecha del medio campo, bien rematada por Paula Ruiz para anotar el primer ensayo local, o la intercepción de Alysha Stone para el segundo. La superioridad barcelonesa en la primera parte fue contestada por una notable reacción vallisoletana a la vuelta del descanso.

Aunque costó sumar los primeros puntos, las visitantes siguieron insistiendo y se pusieron a 2 puntos en el minuto 59, tras una espectacular salida de melé a poco más de cinco metros de marca. No obstante, las del Vallés no se quebraron y siguieron fieles a su juego. El tercer posado local y su seriedad defensiva en los últimos diez minutos hicieron valer la ventaja y en dos semanas jugarán uno de los partidos más importantes en la historia del club catalán.