Campeona de Europa con las Leonas XV en 2010, Marta Lliteras (Palma de Mallorca) fue mánager de la Selección española de Seven femenino en la temporada 2018-2019 y actualmente es entrenadora, junto a Tury Brasca, en el Lexus Alcobendas Emerging. Licenciada en Ciencias Políticas de la Administración, Máster en Gestión de Recursos Humanos y cofundadora de All&Go, además de integrante de la Comisión de técnicas nacionales de la Asociación de Mujer y Deporte Profesional.

Pregunta: ¿Cuántas entrenadoras hay actualmente en la elite del rugby español?

Respuesta: ¿Entrenadoras con licencias? ¿Entrenadoras en acta? ¿Técnicas? Habría que especificar. Conozco a Mar Álvarez, que está en División de Honor, a parte de entrenadoraza, la mejor preparadora física que Santi Santos podía haber elegido para el XV del León. Vero está también en DH con Alcobendas y Ribera en la Liga Iberdrola, pero como es incombustible juega y entrena, no puede firmar como entrenadora. En la Liga Sub 23 solo estamos Mar y yo. Creo que de 68 equipos nacionales, somos máximo dos. Sé que en regional están Cristina Guntin (País Vasco), Aroa González (Cataluña), Ana María Aigneren (Valencia) y María Casado (Madrid).

Marta Lliteras, durante su etapa como jugadora de la Selección

P: ¿Cuál es tu objetivo como entrenadora?

R: Empecé a entrenar a los 23 años al equipo de la Facultad de Ciencias Políticas. También entrené a la Selección de la Complutense, a la balear, al Shamrock RC masculino, al CR Majadahonda masculino y ahora al Lexus Alcobendas Sub 23 masculino. Mi objetivo es ser la mejor entrenadora que pueda llegar a ser. Soy ambiciosa, curiosa y me gusta aprender. Estoy ‘comprando’ suerte y últimamente estoy a hombros de gigantes. Al final, a entrenar se aprende entrenando y aprovecho cualquier ocasión para preguntar, asisto a todos los cursos, clinics, leo…

P: ¿Qué crees que es lo que te falta para dar un salto a la máxima categoría?

R: Viendo entrenar al Lexus Alcobendas creo que aún me falta rodaje y experiencia de estar cerca de plantillas ‘semipros’. Lo bueno es que estoy en un gran club, con muy buenos profesionales. Estoy aprendiendo mucho de mis compañeros y aprovecho cualquier guiño que me hace Tiki Inchausti para estar ahí, siendo su aprendiz, poner conos o lo que haga falta.

P: ¿Cómo ves el desarrollo del rugby femenino en España y concretamente desde el punto de vista de que en breve haya más entrenadoras?

R: Desde la FER, gracias especialmente al buen hacer de José Antonio Barrio y la labor de Pedro de Matías, hay un crecimiento exponencial del rugby femenino, haciéndolo llegar a más lugares y con más calidad. Creo que se está haciendo muy buen trabajo y en muy buena línea. Ya están llegando a las selecciones jugadoras que han empezado desde sub 6 y eso es un triunfazo. Desde la FER están promocionando a jugadoras que se han retirado y creo que es una buena iniciativa porque al final a muchas nos gusta devolver o mantener el contacto de todo lo que nos ha aportado nuestro pequeño gran deporte.

P: De momento, las selecciones españolas femeninas, tanto la de XV como la de Seven, están dirigidas por hombres. ¿Cuándo cree que habrá entrenadoras preparadas para ocupar esos puestos?

R: Las mujeres no tenemos por qué dirigir niños, niñas, adolescentes o mujeres. Y tampoco al revés. En un staff no tiene que haber mujeres porque sí. Debe haber personas que estén capacitadas y tengan experiencia, ganas e ilusión de asumir proyectos. Como emprendedora, acepto las negativas como un sí tímido y muchas veces, si encuentro las puertas cerradas, consigo colarme por las ventanas. Llegaré.

P: Tú que además has sido mánager, ¿cómo ves el fichaje de Ángela del Pan para ser la Coordinadora Técnica de la FER?

R: Ángela es un gran fichaje. Además de estar preparada, tiene el valor añadido de haber vivido la Selección desde dentro como jugadora y como mánager, además de ser una bellísima persona. Creo que aporta entusiasmo, frescura y que puede hacer un muy buen trabajo. Estoy contenta de tenerla cerca.

La Selección femenina de Seven, de la que Marta fue mánager

P: ¿Qué es lo que más has aprendido como entrenadora de estos años con Pedro de Matías en la Selección de Seven?

R: Pedro es un profesional admirable, está siempre currando por y para las jugadoras y facilitándoles el mejor entorno. Además tiene una cabeza privilegiada, muy bien amueblada y va dos días por delante del resto. Ahora que ya no estoy junto a él, solo me quedan palabras de admiración del chute que me metió de exigencia. Pedro consigue que sus plantillas confíen en la estrategia de partido sin dudar y les da las herramientas adecuadas para que puedan resolver muchas situaciones que ya las han llevado a cabo entre semana. Confieso que es mi referente como entrenador y que intento seguir su itinerario.

P: ¿Por qué crees que cuesta tanto que haya más entrenadoras?

R: Si bien todavía queda mucho por hacer, cada vez somos más las mujeres que rompemos con los estereotipos. Somos pocas aún las que hemos hecho esta apuesta, y esta escasez a mi parecer se debe a varios factores que se retroalimentan: los estereotipos sociales que vinculan deporte y masculinidad, la estructura de los mandos de poder en el ámbito deportivo y las reticencias que acabamos autoimponiéndonos las propias mujeres ante este ecosistema que no parece incluirnos.

P: El Área de Desarrollo de la FER acaba de poner en marcha la campaña global Mujeres en Rugby con el objetivo de elevar el perfil y mejorar el posicionamiento de las mujeres en el rugby, también como técnicas…

R: Es necesario que aparezcan más referentes femeninos para evitar que cuando una mujer ve que se acaba su vida deportiva, se pueda plantear dar el salto al ámbito técnico. Hay mujeres que se echan para atrás porque piensan que con las pocas oportunidades que van a tener no les compensa invertir en su formación ni tiempo. Pero estoy convencida de que cuantas más, mejor. Aunque veamos barreras, tenemos que saltarlas, tenemos que hacer como si no las hubiera e ignorarlas, ojalá convenzamos a más mujeres que tengan interés deben dar un paso adelante y demostrar que están preparadas para ser entrenadoras para que las consideren y puedan ser elegidas para esos puestos. Hay que ser ambiciosas porque nunca sabes cuándo te va a llegar la oportunidad y cuando llegue ese momento tienes que estar preparada. La clave es que cuando nos den la oportunidad sepamos aprovecharla y demos lo mejor de nosotras

P: Un mensaje final y de ánimo a todas esas chicas que estén pensando en ser entrenadoras…

R: A mí me mola la frase que aprendí cuando estuve con Anthony Tuitavake. Les decía a los muchachos que no recortaran el cono, la línea, que ni en el campo ni fuera hay atajos. Yo tengo una mirada menos cortoplacista, por supuesto que se puede atajar, pero el paisaje suele ser menos bonito o más cuesta arriba si quieres ir más rápido. Con la actitud adecuada, todo llega. De momento, somos testimoniales, pero estoy convencida de que pronto se empezará a normalizar.