El Pepe Rojo ha vuelto a ser testigo del mejor rugby nacional con la primera disputa de un título de la temporada, la Supercopa, que ha enfrentado a los dos equipos vecinos y rivales de Valladolid y ha caído del lado del SilverStorm El Salvador 22-24. Así, los de Juan Carlos Pérez suman su sexto título, el primero de los últimos 10 años, y se acercan en el histórico a los queseros, que continúan liderando con 7 preseas.

Como suele suceder en las finales, y más cuando son entre estos dos viejos conocidos, el partido fue de alta tensión y la igualdad máxima, a pesar de que cada uno de los conjuntos dominase diferentes momentos del encuentro. El inicio tuvo un claro tinte chamizo, con un ensayo de Nuu Junior en el minuto 2, que rápidamente les ponía por delante, un Fitton imparable en las touches, y Rust brillando en el puesto de apertura , y haciend también las veces de centro entrando con mucha verticalidad, como demostró en el segundo ensayo para poner a los suyos 3-17 arriba.

Tras un comienzo dubitativo, los queseros despertaron y en apenas tres minutos anotaron dos ensayos de la mano de su centro Alvar Gimeno y el medio melé Chris Ratón que volvían a meterles en el partido sólo dos abajo, 15-17. Sin embargo, un error en una patada defensiva en los últimos compases de la primera mitad propiciaba otro ensayo de el SilverStorm El Salvador para irse con un margen de 15-24 al descanso.

En la segunda parte ambos equipos demostraron una férrea defensa que dificultaba que ingresasen nuevos puntos en el luminoso, hasta que en el 62 Pelayo Ramos recibía la máxima pena por un placaje alto peligroso dejando a los suyos en inferioridad numérica. El capitán del VRAC Quesos Entrepinares aprovechó está circunstancia para anotar el tercero para los suyos y acercarse a dos en el marcador, pero los chamizos aguantaron estoicamente para cerrar 22-24 el encuentro y levantar, 11 años después, la copa de Supercampeones de España.