Este martes, 6 de abril, se han cumplido treinta años del inicio de la Copa del Mundo de 1991, edición inaugural y a su vez primera con presencia de las Leonas XV. Aquel equipo viajó a Gales a pesar de las numerosas dificultades, además de alcanzar un magnífico sexto puesto y contribuir de forma más que notable a cimentar el camino tomado por las mujeres que han ido practicando rugby en España desde entonces.

Mariana Marxuach Pérez-Montero, una de las quince primeras jugadoras en sumar una cap con el combinado nacional, recuerda con cariño aquel torneo y los años posteriores, sin olvidar lo mucho que hubo que luchar para poder participar en la mencionada Rugby World Cup y llegar con una preparación mínimamente razonable a una cita tan importante.

“Era otra época y en los clubes no entrenábamos tanto como nos hubiese gustado, por no hablar de que hacía pocos años que habíamos empezado a jugar a XV, ya que antes había partidillos de nueve contra nueve”, relata todavía con incredulidad. “Además, había selecciones de casi todas las categorías masculinas, mientras nosotras no teníamos ni territoriales y nos peleábamos contra todo por disputar algún amistoso internacional“.

Cabe imaginar que este contexto adverso favoreciese a su vez varios intangibles que ayudaron al equipo de 1991 y a las incorporaciones de los años siguientes a ser protagonistas durante los primeros torneos de selecciones femeninas y competir de tú a tú ante potencias tradicionales, comenzando todo con aquel viaje a Cardiff. “Fueron 20 días muy divertidos y no importaba que el barro cargase demasiado las piernas. El grupo estuvo siempre muy unido”.

Debut contra Inglaterra en la fecha inaugural del primer Mundial de los ocho que se han disputado hasta la fecha. Las británicas caerían en la final ante Estados Unidos (19-6).

Su compañera de club por entonces María Dolores ‘Lola’ Moyano Tost, en el antiguo Alcobendas RC, es categórica a la hora de reafirmar lo difícil que fue poder dar un paso que tres décadas después merece ser recordado como uno de los grandes hitos del deporte de nuestro país y que marcó un antes y después en el rugby español.

“Tuvimos muchos problemas. Que las tías pudieran ir a un Mundial era algo impensable en el rugby internacional y la federación galesa, respaldada por su selección y las otras once naciones participantes, lo hizo posible”. Teniendo muy presente la insistencia y la angustia de los meses previos hasta que consiguieron la presencia de España y a pesar de contratiempos como perder días de sueldo en el caso de muchas jugadoras, Lola tiene claro que “fue una experiencia fenomenal. Y encima quedamos sextas a pesar de que nadie daba un duro por nosotras”, comenta entre risas.

“Haber formado parte de esa familia, que puso su granito de arena para que el rugby sea lo que es ahora aquí, es una gran satisfacción”, asegura la ex internacional justo antes de caer en la cuenta de lo paradójica que fue su participación en cierto modo. “La Federació Catalana fue la que se interesó inicialmente por ir al Mundial. Nos invitaron a varias jugadoras, principalmente de Madrid, a jugar un amistoso contra Gales, y después de ganar ese partido supimos que había que lanzarse”.

Inglaterra, cos veces campeona del mundo, se estrenó en Gales 1991 con victoria por 12-0 ante España.

El debut oficial de la Selección femenina de XV tuvo lugar el mismo día que comenzaba la competición, ante Inglaterra, que a la postre acabaría subcampeona (levantó el título en 1994). “Empatar ante Nueva Zelanda en un amistoso antes de la competición y plantar cara a las inglesas fue un refuerzo muy importante”, asegura Mariola Rus, actual vicepresidenta de la FER y presidenta del UAS Universitario de Sevilla CR.

Como una de las representantes más jóvenes de la convocatoria durante la RWC 1991, la directiva andaluza ha comprendido con los años la relevancia de aquella participación mundialista de cara a lo que le ha ido siguiendo hasta ahora. “Me siento muy orgullosa de aquel equipo porque los comienzos nunca son fáciles y ayudamos a poner la primera piedra”, reconoce tras analizar lo mucho que se ha progresado.

“Es muy importante tener referentes. Siempre digo que si sabes que alguien lo ha conseguido, puedes creer que eres capaz de lograrlo tú también”. Refleja con sus palabras Mariola, al igual que sus compañeras, algo que hoy en día está muy presente en las Leonas actuales, como es el hecho de que pelear por los mejores resultados posibles en el campo no está reñido con ser parte de un grupo con unos vínculos muy fuertes y con dejar un legado para quienes vendrán después. “Fue determinante hacer un buen papel en el Mundial a la hora de encarar todo lo que vino después, como el primer Campeonato de Europa [1995] que se celebró y que ganamos. Cambió totalmente la mentalidad”.

Expedición completa de la Selección femenina de rugby XV durante la Rugby World Cup 1991.

CONVOCATORIA DE ESPAÑA EN EL MUNDIAL DE GALES 1991

ARANA CÁRCAMO, Arantxa.
ARRANZ MUÑOZ, Raquel.
AYERRA POYAL, Ana.
FERNÁNDEZ RICO, Matilde.
HERNÁNDEZ IBÁÑEZ, Montserrat.
JIMÉNEZ LÓPEZ, Beatriz.
LORENTE CATALÁN, Eloísa.
LOZA LÓPEZ, Paloma.
MÁIQUEZ ORENES, María José.
MARTÍN HORCAJO, Montserrat.
MARTÍNEZ GILLVE, Judit.
MARXUACH PÉREZ-MONTERO, Mariana.
MONCLÚS TWOMEY, Susana.
MOYANO TOST, María Dolores.
MOYANO TOST, María José.
PEÑA FERNÁNDEZ, Paloma.
PÉREZ GARRIDO, María Isabel.
RAMÓN PARDO, Rocío.
RUS RUFINO, Mariola.
SÁEZ CAMI, Lidia.
TENDERO GRANDA, Lourdes.
VEGA MUÑOZ, Mercedes.
VEGA MUÑOZ, Rosa.
VILLAROYA DE JONCH, Nancy.
YUBERO MALVA, Alicia.

RESULTADOS DE ESPAÑA EN EL MUNDIAL DE GALES 1991

Inglaterra 12-0 España (6 abril) // Fase de Grupos
España 13-6 Italia (10 abril) // Fase de Grupos
Japón 0-30 España (11 abril) // Cuartos de Final de Plata (eliminatorias 5º-12º puesto)
P. Bajos 0-8 España (12 abril) // Semifinales de Plata (eliminatorias 5º-12º puesto)
Canadá 19-4 España (13 abril) // Final de Plata (eliminatorias 5º-12º puesto)

Por su parte, las capitanas treinta años después de aquel 6 de abril también han querido recalcar la valentía y la pasión del equipo que compitió por primera vez a nivel internacional. Las jugadoras dirigidas por José Antonio Barrio ‘Yunque’ tienen muy presente la responsabilidad y el orgullo que conlleva vestir la piel de las Leonas y mucha culpa de ello la tienen aquellas que lo hicieron por primera vez y el sacrificio que asumieron entonces y también durante los años posteriores. No fue en vano.

Fotografía: Walter Degirolmo.

Isabel Rico

“Son ellas las que dan parte del sentido a lo que significa vestir esta camiseta. Ahora las vemos de directivas, entrenadoras o fisios y a algunas las recordamos por historias que nos han contado, pero estoy segura de que su corazón se acelera cada vez que las Leonas se visten de rojo. Respeto por aquellas mujeres que rompieron con los límites llevando a España a un 6º puesto en el Mundial, que placaban todos los estereotipos del deporte femenino, en concreto el rugby, y se levantaban más fuertes. Con su legado, nos han enseñado a no rendirnos nunca y luchar por defender lo que es nuestro. Son ellas el vivo recuerdo de esta selección y gracias a ellas somos porque ellas fueron”.

Paula ‘Alevín’ Medín

“Es muy bonito pensar en quién nos abrió el camino. Solemos fijarnos solo en el presente, algo en parte normal dado el ritmo de vida de la sociedad actual, sin mucho tiempo para valorar lo qué sucedió antes de nuestra llegada. Pero estas mujeres hicieron historia y se merecen un reconocimiento. Yo solo tengo palabras de admiración para ellas. Jugaron la primera Copa de Mundo y sin las facilidades que tenemos ahora, lo cual me hace pensar que la pasión por jugar estaba por encima de todo. Me gustaría que eso quedase siempre, que su legado perdure en el presente y futuro de nuestro rugby”.

Laura Delgado ‘Bimba’

“Es muy difícil poder expresar todo lo que significa para la generación actual la primera presencia de las Leonas en un Mundial. Cada una de nosotras siente una ilusión y agradecimiento interno inmenso porque ellas fueron nuestras pioneras. Ellas abrieron el camino a toda esa manada que hemos ido detrás y, como nos cuentan muchas de ellas a día de hoy (nos encanta escucharlas), con unas condiciones que no podemos ni llegar a creer. Dejaron todo por estar ahí y lucharon por el equipo. Ellas fueron nuestras primeras Leonas y siempre estaremos agradecidas”.