En el Mundial de Rugby de Japón participarán 20 equipos. Doce clasificados directamente gracias a haber terminado entre los tres primeros de sus grupos en el Mundial de Inglaterra 2016, Nueva Zelanda, el anfitrión Japón, Argentina, Australia, Inglaterra, Francia, Georgia, Irlanda, Italia, Escocia, Sudáfrica y Gales, más ocho plazas regionales y trans-regionales. El clasificatorio europeo habilita varias vías para conseguir el pase a Japón, la primera y más rápida es ganando el acumulado del Campeonato de Europa en 2017 y 2018.

Sin embargo, dado que Georgia está automáticamente clasificada para Japón gracias a la tercera plaza en su grupo del Mundial de Inglaterra 2015, los puntos conseguidos ante dicha selección no contabilizan de cara a la clasificación mundialista. De entre Rumanía, Rusia, Alemania, Bélgica y España, el que quede primero logrará una plaza directa para Japón 2019, como «Europa 1» en el grupo A con Irlanda, Escocia, Japón y el ganador del Play-off oceanía contra europa.

Santiago Santos, seleccionador nacional, asegura que las opciones de quedar primeros pasan por hacer un torneo prácticamente impecable, que pueda contrarrestar la actuación de Rumanía, previsiblemente notable si nos atenemos a los resultados conseguidos el pasado año.

La obtención de puntos está distribuida de la siguiente manera: 4 puntos por partido ganado, 2 por partido empatado, 1 punto bonus ofensivo en caso de ganar y anotar tres ensayos más que el equipo contrario y 1 punto bonus defensivo en caso de perder por 7 puntos o menos. De este modo para conseguir la clasificación directa España debería ganar los 4 partidos contra Rumanía, Rusia, Alemania y Bélgica y obtener al menos un bonus defensivo.

En caso de no ser primeros España se jugaría la segunda plaza con Rusia, que da opción a disputar contra nuestro vecinos portugueses la posibilidad de enfrentarse a Samoa en el Play-off Europa/Oceanía, del que saldrá otro clasificado para Japón 2019. La última bala en la recámara de los Leones si perdiesen ante los oceánicos es el Torneo de Repechage, un cuadrangular en el que tendrían que superar a Canadá, una Selección africana, posiblemente Kenia o Zimbabue, y el mejor clasificado de un torneo entre potencias del continente asiático.