Como cada año, las Leonas iniciaban a mediados de octubre su andadura por las World Seven Series, donde volverían a luchar una vez más por su gran objetivo: la permanencia. Empezaron en Glendale, con una meritoria novena posición tras vencer a México, tanto en fase de grupos como en semifinales, y a Fiji y caer derrotadas frente a Rusia y Australia.

En Dubái, su segundo destino, las Leonas7s se quedarían con la décima posición al conseguir una única victoria frente Kenia y caer ante Francia, Canadá, Fiji y China, la participación menos brillante de las de Pedro de Matías.

Dicha posición, se repetiría en Kitakyushu cinco meses después, en medio de una clara sensación de trabajo bien hecho y mejora de la selección con el paso de las Series. Dos octavas posiciones en Sidney y Langford, el mejor resultado de las Leonas 7s, dejaban más cerca la permanencia en las World Series.

Fotografía: Mike Lee – KLC fotos for World Rugby.

Las españolas se jugaban la continuidad en la última serie de la temporada, la celebrada en Biarritz. Lo hicieron a lo grande, con la mejor posición de la temporada, cerrando un gran año en las Series Mundiales, tras las trabajadas victorias frente Irlanda (12-10) y Australia (14-15), como cuartas clasificadas. Así, conseguían la permanencia y el noveno puesto final en la clasificación de las World Seven Series.

Con una clara tendencia ascendente, las de Pedro de Matías se jugaba estar en el Preolímpico de Kazán, algo que lograron en el Campeonato de Europa de Marcousis, donde conseguían el bronce tras las victorias sobre Escocia, Italia, Bélgica e Irlanda. El gran juego de las Leonas7s durante la fase de grupos del preolímpico les permitió el pase a la eliminatoria; pero el sueño de estar en Tokio 2020 se desvanecía en la lucha por el bronce, ante Francia, al caer por 17-5 y perder la opción de repesca.

Aun así, las españolas no bajarían los brazos y lo darían todo en Kharkiv, donde, tras una pareja semifinal frente a Inglaterra (victoria 10-5) y una trabajada y merecida victoria en la final frente a Gales (12-22) terminarían como campeonas del Challenge.