Jenny Lee (Valencia), Miriam De la Rubia (Barcelona), Tatiana Yunta (Madrid), Carmen Gonzalo (Salamanca), Lorena Martínez (Valencia) y la recientemente retirada como jugadora internacional de XV y de Seven Eli Martínez (Barcelona). Estas son las seis árbitras que se encargarán de dirigir los partidos de la nueva Division de Honor B femenina, la segunda categoría de rugby femenino español que echa a andar el fin de semana del 18 y 19 de enero. Lo hace a la sombra de la Liga Iberdrola, de momento a una sola vuelta, pero con un gran futuro por delante.

Sabido es el importante crecimiento que está teniendo en España el rugby jugado por mujeres, con un espectacular incremento de las licencias. Prueba de ello es que de las 2.573 que había en 2014 se ha pasado a las 5.283 con las que cerramos 2019. Es decir, más del doble y, lo más importante de todo, con una clara tendencia a seguir subiendo. De este modo, y al igual que sucede en el caso de las entrenadoras, cada vez son más las jugadoras que una vez retiradas se plantean seguir vinculadas a su deporte como árbitras.

La Federación Española de Rugby (FER) forma parte del proyecto ‘Valor Mujer’ puesto en marcha por Renfe, el cual representa el compromiso con la igualdad y la reivindicación de los valores femeninos, ámbito en el que también se trabaja en el seno de esta importante empresa.

El año pasado, Renfe cerró un acuerdo para participar en los programas de formación de árbitras con las federaciones de fútbol, baloncesto, balonmano y rugby, entre las que sumamos más de 330.000 mujeres con licencia federativa.

Isabel Rico, capitana de las Leonas XV, y Cintia Loyola, árbitra internacional

Tecnificación, mayor concienciación social, consolidación del arbitraje femenino, mejoras en la logística de los viajes y mayor visibilidad de esta actividad en la sociedad. Estos son los objetivos de ‘Valor Mujer’, un proyecto puesto en marcha por Renfe y al que la FER, a través del Comité Nacional de Árbitros (CNA), está demostrando que no se ha unido con palabras, sino con hechos.

Y ahí está el dato: seis árbitras dirigirán la nueva División de Honor B femenina, sin duda el mejor camino hacia la Liga Iberdrola y, por supuesto, las competiciones masculinas. Pues el arbitraje del rugby tampoco es una cuestión de género, sino de capacidad. De hecho, en la División de Honor B masculina ya arbitra la internacional Cintia Loyola.