La Federación Española de Rugby (FER) se sumó al homenaje que el Colegio de Arquitectos de Asturias tributó en Oviedo a Nicolás Arganza, 9 veces internacional con el XV del León, con el que debutó el 5 de abril de 1954 en un partido contra Portugal. Arganza recibió el premio Castelao a su trayectoria profesional como arquitecto y la FER quiso aprovechar esta solemne cita para agradecerle también su dedicación y aportación al rugby español.

El vicepresidente y director general de la FER, Juanjo García Luna, se desplazó hasta la capital de Asturias y entregó una placa de reconocimiento a Nicolás Arganza, quien también fue felicitado a través de un vídeo por los actuales capitanes de la selección española de XV, Fernando López y Julen Goia.

«Nueve internacionalidades pueden parecer ahora pocas, pero son muchas teniendo en cuenta que aquella época había muy pocos partidos de selecciones», señaló Juanjo García Luna ante un Arganza visiblemente emocionado y agradecido por el recuerdo del rugby español en un momento tan especial para él.

Tras un repaso a las obras de Arganza en la ciudad de Oviedo, los maestros de ceremonia del acto, José Ramón Puerto, vicedecano del Colegio de Arquitectos de Asturias, y María Martín, vocal de infraestructuras, dieron paso a Luis Pacho, concejal de distritos del Ayuntamiento de Oviedo, quien en su discurso recordó su infancia y adolescencia muy ligadas a una obra emblemática del homenajeado arquitecto, el colegio de Meres, donde estudió el político ovetense.

Cuando Arganza recaló en Oviedo no dudó en seguir muy vinculado al rugby y ayudó a crecer a los dos clubes que aparecieron en la capital asturiana, de ahí que entrenara a la gran mayoría de jugadores que ha dado esta ilustre ciudad, donde nuestro deporte tampoco deja de crecer, tal y como sucede en el resto de España.