El pasado 7 de marzo, poco antes de que se desencadenara la grave crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus que ha parado todas las competiciones y prácticamente España y el mundo, el XV del León volvía a la senda del triunfo tras imponerse por 23-30 a Bélgica en el cuarto encuentro del Rugby Europe Championship 2020.

Esta victoria no solo sirvió para devolverle la confianza al equipo tras el partido de Rumanía o para enterrar definitivamente los traumas de Bruselas. Además, debutaron con nota dos jóvenes que seguramente seguirán dando mucho de qué hablar cuando retomemos la normalidad. Sus nombres Nicolás Nieto, del Aldro Energía Independiente, y el apertura Gonzalo Vinuesa, del Complutense Cisneros.

El polivalente centro de los Bisontes se estrenó saliendo de titular y con un gran ensayo, poniéndole la guinda provisional a su gran temporada inaugural con el conjunto santanderino. Nico ha aportado músculo y fantásticos recursos técnicos a la línea de tres cuartos a disposición de Tristán Mozimán y estaba siendo una de las revelaciones a nivel individual en la 2019-20, actualmente en ‘stand by’.

Fotografía: Edu Rois. / Gonzalo Vinuesa (Cisneros) en el duelo ante el Barça Rugbi de la segunda vuelta (DH 2019-20).

Exactamente lo mismo se puede decir de Gonzalo, pieza clave para los suyos a pesar de haber dado el salto al primer equipo esta misma campaña. Con gran personalidad sobre el campo y una visión de juego mucho más madura de lo que cabría esperar para un todavía sub 20 de primer año, sus condiciones encajan perfectamente con un equipo tan atrevido e impredecible como Cisneros, pero también con el estilo de los Leones (como ya vimos), donde saber readaptarse constantemente a distintos ritmos y necesidades del juego es clave.

Sin embargo, estos son solo dos ejemplos de los numerosos talentos incipientes que en los últimos meses han hecho mucho ruido tras llegar a la Liga División de Honor masculina, gran parte de ellos nacionales. Algunos casos de los que repasamos a continuación son jugadores que ya debutaron en la máxima categoría, pero que este año han dado un gran paso en sus respectivos equipos.

Sin alejarnos todavía del Central de la UCM, encontramos otras irrupciones en la élite de nuestro rugby que no han pasado desapercibidas, ya que Cisneros, tal y como acostumbra, ha aportado al campeonato varios nuevos jugadores jóvenes nacionales de gran potencial. Ike Irusta, medio melé imaginativo, ágil y certero a la hora de tomar decisiones rápidas, llegó proveniente de la fructífera cantera del Marbella RC el pasado verano. Magnífico rendimiento también el aportado en la primera línea por Nicolás Fernández-Durán en el puesto de pilier izquierdo y del talonador Gonzalo González hasta su lesión. Doble mérito al tratarse de posiciones donde posiblemente el factor experiencia es aún más determinante.

Fotografía: Bathco Santander RC / Mauro Perotti (Bathco) en el primer derbi cántabro en División de Honor.

No cabe la más remota posibilidad de dejar fuera a Mauro Perotti en lo que a este repaso de las nuevas figuras de DH se refiere. Con la competición detenida, el argentino del Bathco Santander RC se fue al parón como segundo en la lista de máximos anotadores de ensayos (con 11, detrás de Nathan Paila con 12) y decimotercero en la lista de máximos anotadores de puntos totales (71). Más allá de estas impresionantes estadísticas, la sensación es que su rendimiento medio en cada partido, ante cada rival, se mantiene bastante alto y se antoja improbable ver un partido de las focas sin varias acciones para enmarcar del centro.

Por supuesto, los dos dominadores de nuestro mejor rugby masculino en los últimos años no se quedan al margen en este capítulo. Pocas jornadas después del pistoletazo de salida, Juan Carlos Pérez sorprendió a todos dando mucho peso específico a David Barrios en el SilverStorm El Salvador. A pesar de no haber tenido un recorrido tan prolongado en categorías inferiores de los Leones como jugadores que aparecen en este artículo, ha tirado abajo la puerta de la Liga de División de Honor y cada fin de semana está entre los nombres destacados.

Fotografía: Manuel Ángel González / David Barrios (SilverStorm El Salvador) resiste un placaje doble contra la U.E. Santboiana.

David no solo no desentona al lado de los Christian Rust, Pelayo Ramos, Martin du Toit y compañía, sino que ha encajado a la perfección en el sistema del equipo y es uno de los jugadores con más rupturas de la defensa rival entre los 12 equipos que forman la competición. Cualidades muy valiosas también las que encontramos en los hermanos Juan e Ignacio Martínez Lucas, si bien el primero dio el salto definitivo en la 18-19. Rodrigo Fernández, un habitual de los Leones S18 primero y de los Leones S20 ahora, le ha permitido al Chami fortalecer una de las posiciones donde suele tener mucho potencial, la segunda línea.

Hablando de hombres altos, el VRAC Quesos Entrepinares también tiene en Carlos Valentín-Gamazo una importante baza de futuro que este año ya ha sumado cada vez más minutos de calidad. Diego Merino siempre apuesta por delanteros móviles expeditivos, que no se limiten a ganar metros en el juego ordenado y placar en defensa, sino que tomen decisiones y arriesguen para sacar el máximo provecho posible del juego desordenado.

Fotografía: JCR – VRAC / Gabriel Vélez (VRAC Quesos Entrepinares), a punto de ensayar frente al UBU-Colina Clinic Aparejadores.

Carlos se mueve muy bien en este contexto, así como Gabriel Vélez, un portento físico que si bien no estaba cursando su primera campaña con el VRAC, esta ha sido la de su explosión definitiva con los queseros. A pesar de seguir siendo bastante joven, su peso dentro del cuadro quesero ha crecido exponencialmente. Su consabida contundencia en el contacto ha ido complementándose con un aprendizaje muy notable en muchas otras áreas del juego. Todo esto le convierte en un jugador muy completo que quizás pronto pueda seguir los pasos de su compañero José María Díaz, cuyo magnífico desempeño le llevó a debutar con el XV del León tras la baja por lesión de Fernando López. En pocos partidos, el pilier demostró que puede ser muy importante en el futuro de los vallisoletanos.

Terminamos la primera parte de este repaso ponderando la sólida contribución de Marc Palomar al decano de nuestro rugby, la UE Santboiana. Siendo uno de los referentes en las categorías inferiores de la Selección durante los últimos años, el tercera línea estaba teniendo un papel muy notable hasta su lesión, poco antes del parón. En cualquier caso, todo indica que este jugador, de gran personalidad sobre el campo, seguirá aportando aptitudes muy aprovechables para los de Sant Boi cuando se vuelva a jugar.

Continuará…