Tras la disputa del partido aplazado de la jornada 16, donde Bizkaia Gernika R.T. se ha impuesto 30-10 al C.R. Complutense Cisneros, el conjunto vasco se coloca en promoción, por lo que llega a la última fecha de la Liga Heineken dependiendo de sí mismo para no bajar directamente.

 

De momento C.R. La Vila queda en última posición, dado que está empatado a puntos con Gernika y el cuadro vizcaíno tiene el average particular a favor, pues esta temporada han derrotado a los alicantinos en ambos enfrentamientos directos.

 

En cuanto a Cisneros, sigue en décima posición y, por tanto, continuaría en la máxima categoría si las cosas acaban así, pero le queda una salida muy complicada para terminar la fase regular y los dos equipos que tiene por detrás están a tan solo 3 puntos.

 

 

El partido de Gernika empezó con Cisneros lanzado al ataque. Sin embargo, tras una serie de pérdidas en campo contrario, permitieron a los locales coger aire y voltear la tendencia a su favor, haciendo sufrir mucho a los madrileños, que aguantaban firmes en defensa, pero cada vez les costaba más no ceder terreno. Fue entonces cuando los vizcaínos provocaron varias imprecisiones de su rival, aprovechadas para sumar los primeros 8 puntos, con una patada de castigo de Iker Olaeta, uno de los mejores durante el choque, y el ensayo de Peio Urrutia. El conjunto azul-azul reaccionó, pero solo pudo anotar un golpe en la 1ª parte, mientras que Gernika aún sumó un ensayo transformado más para irse con un 15-3 favorable al descanso.

 

El inicio de la segunda mitad fue un calco del comienzo de partido, puesto que los madrileños parecían controlar mejor los nervios y cuidaron la posesión hasta terminar instalándose de nuevo en campo contrario durante un periodo prolongado. Tras una buena serie de fases de delantera, Rafa Escario sacó el balón de un ruck muy aturullado y amagó abrir el balón para después posar cerca de palos. A pesar de este buen tramo colegial, la conversión de Norton dio por concluido el dominio visitante, a excepción de internadas puntuales al contraataque.

 

Los de Nicolás Martínez volvieron a revertir el juego. A base de buenas decisiones con el balón en los últimos metros y toda la templanza que les faltó en anteriores partidos, sumaron un nuevo ensayo. El júbilo local llegaba en la penúltima jugada del partido, cuando Joaquín Palisa anotó la cuarta marca, la del bonus, que les permite depender de sí mismos.

 

En la última jornada, los tres equipos implicados en la ardua batalla por no descender juegan fuera: Gernika visita al Sanitas Alcobendas Rugby, La Vila al Barça Rugbi y Cisneros al UBU-Colina Clinic Aparejadores, de Burgos.

 

Como es sabido, el penúltimo clasificado no baja directamente a División de Honor B, sino que juega una eliminatoria a doble partido ante el subcampeón de la fase de ascenso a la Liga Heineken, disputando la vuelta en casa.