España cae 7-5 ante Portugal y es subcampeona de Europa S20

Fotografía: José Fernandes/Portugal Rugby
La Selección masculina S20 no ha podido cerrar con celebración su participación en el Campeonato de Europa S20 y ha caído en el partido decisivo ante Portugal por un igualadísimo 7-5. Los lobos supieron utilizar sus armas, principalmente la delantera en las fases estáticas, para llevarse el partido dándole la vuelta al marcador en la segunda mitad y amarrar el resultado hasta el pitido que volvió a coronarles como campeones del viejo continente. Con el premio de Brasil en mente los nuestros salieron como ya nos tienen acostumbrados a llevarse el partido y en el primer minutos tras una salida de ocho Kerman Aurreoetxea encontraba el hueco y sumaba los cinco primeros en nuestro luminoso. Tras ese momento comenzó el tú a tú, devolviendo patadas de campo a campo e intentando forzar el fallo rival por ambos lados. En una de esas acciones los Leones consiguieron una touch en cinco rival, pero no fueron capaces de convertirlo en puntos, así como varias acciones en campo rival que tampoco supiero aprovechar. Desde ese momento Portugal despertó y encadenó varias buenas jugadas, empujados por su potente delantera que nos hacía mucho daño en la melé y el mal, avanzando muchos metros en cada internada y forzando el golpe de castigo por lo que siempre volvían a tener posesión sin importar sus errores a la mano. Los lobos llamaban a la puerta de nuestra línea de marca incansables, y comenzaron los nervios entre los nuestros que continuaban encadenando error tras error, lo que les costó su segunda amarilla en la primera mitad. Tras esto Portugal volvió a recurrir una y otra vez a la melé (hasta en tres ocasiones) pero los españoles aguantaron como Leones y finalmente el capitán Dani Barranco consiguió robar un balón para despejar y abandonar nuestra zona de peligro. Tras la touch Portugal volvió a hacerse con el oval y continuó con su juego de maul y melé, forzando nuestra tercera amarilla para Ignacio Caini, y el consiguiente golpe de castigo que tiraron a palos sin fortuna para terminar el primer periodo con España liderando 0-5 el marcador. En la segunda mitad Portugal impuso su ritmo y sabedor del daño que hacían en la melé y el maul a los españoles continuaron utilizando sus armas y cerrando el partido para así conseguir su primer ensayo, también de manos de su medio melé y la transformación correspondiente para ponerse 7-5, arriba por primera vez en todo el encuentro. Los Leones no se sentían cómodos en ese tipo de juego tan cerrado y de nuevo mediante las patadas intentaron revolucionar el partido e imprimir un ritmo más rápido que beneficiase a nuestros tres cuartos. Aún así, los españoles sentían la presión de que cada vez quedaba menos tiempo para dar la vuelta al marcador y comenzaron a cometer errores no forzados a la mano. Una vez más Portugal supo sobrellevar mejor la tensión y trabajar cerca cerrando el partido hasta el final, a pesar de que los nuestros tuvieron un golpe de castigo a palos que no consiguieron transformar, y una touch en cinco contraria que tampoco convirtieron en puntos. Esta vez nos pudieron las ganas y la presión, y nuestros vecinos Portugueses amarran de nuevo el título por un muy igualado 7-5.