El VRAC Quesos Entrepinares se ha proclamado campeón de la Supercopa de España después de ganar 14-17 al SilverStorm El Salvador y retener el título por quinta vez consecutiva y, de paso, desempatar con su rival en la suma total de títulos al conseguir su sexto trofeo.  Los hombres de Diego Merino rompen la racha de su eterno rival después de perder ante los chamizos las finales de Copa y Liga.

Después de adelantarse en el primer tramo del partido, gracias a los golpes de castigo del internacional español Gareth Griffiths, los queseros veían como El Salvador empataba la contienda con otros dos golpes, transformados por Jaime Mata, justo antes del descanso. 

En la segunda parte, primero golpeó el VRAC con un nuevo golpe pero, como pasó en la final de Copa, el primero en ensayar fue el Chami gracias a su capitán Joe Mamea que en el ecuador del segundo tiempo adelantaba a los suyos. Diez minutos más tarde el pie de Jaime Mata alejaba al SilverStorm tres puntos más y ponía todo de cara a su equipo para llevarse su tercera final nacional consecutiva.

Pero en unos últimos diez minutos de infarto los queseros sacaron su orgullo herido y en el 74 lograron un ensayo de Feta Castiglioni que empataba el encuentro. En la jugada siguiente El Salvador entraba en campo del VRAC y disponía, a falta de un minuto, de un golpe para llevarse la final pero Jaime Mata no acertaba y seguían las tablas en el marcador. Con el tiempo cumplido se cambiaban las tornas y era el Quesos el que tenía la ocasión de llevarse la Supercopa, Griffiths no fallaba y al final la Supercopa se quedó en las vitrinas del VRAC Quesos Entrepinares.