La Liga de División de Honor aumenta su nivel cada temporada, y prueba de ello es que cada vez vemos más sorpresas en cada jornada disputada en la máxima categoría española. Si el fin de semana pasado destacábamos la derrota del Silverstorm El Salvador y Lexus Alcobendas, en esta ocasión ha sido el campeón liguero, el VRAC Quesos Entrepinares el que se ha visto doblegado por una gran Unió Esportiva Santboiana, que ha empezado muy fuerte la competición al igual que sus vecinos del FCB Rugbi y el Complutense Cisneros.

Difícilmente habría soñado el CR Complutense Cisneros con un inicio de División de Honor masculina más propicio. Los azul-azul se impusieron a domicilio al Hernani CRE por un ajustadísimo 20-21 que es un fiel reflejo de la intensidad puesta en liza por parte de ambos equipos y de la alternancia casi equivalente en cuanto al dominio del juego. El conjunto guipuzcoano hizo méritos para llevarse la contienda, pero los madrileños tuvieron una efectividad determinante tanto en el tramo final de la primera parte como en el último cuarto de hora de encuentro.

Fotografía: Hernani CRE.

Otro de los equipos que cuenta sus partidos por victorias es la Unio Espostiva Santboiana, que se llevó un triunfo muy trabajado 23-22 ante el vigente campeón liguero VRAC Quesos Entrepinares. Los hombres de Martinena firmaron una muy buena primera parte, siendo dominantes hasta el punto de que no dejaron a los queseros inaugurar el marcador hasta el último suspiro, cuando con el tiempo cumplido formaron un gran maul desde touch en la línea de cinco contraria para rematar con un certero pick and go y marcharse 13-5 abajo en el marcador. La reacción de los vallisoletanos llegó en la segunda mitad, pero el coraje y la garra demostrada por los locales les vale un merecido triunfo que sin duda es un estreno perfecto sobre el nuevo césped del Baldiri Aleu.

En Madrid el Lexus Alcobendas firmaba su primer triunfo doble de la temporada ante AMPO Ordizia, ya que no sólo lo hizo ante su afición sino que además le sirve para continuar con su carrera como defensor del título de Copa del Rey al tratarse de un encuentro de su grupo copero. A pesar de que el conjunto vasco comenzó anotando mediante su 9 Juan Manuel Lescano que interceptaba el balón cuando no habían discurrido apenas dos minutos del encuentro, la rápida respuesta de los locales no se hizo de rogar. Primero Guillermo Domínguez, que recibía en el ala un certero pase de su apertura Brad Linklater para terminar posando, y después el olímpico Iñaki Villanueva en un eléctrico apoyo a Domínguez daban la vuelta al marcador hasta el 12-10. Desde ese momento, los de Tiki Inchausti se pusieron por delante y con otra marca de Nicolás Proto y el imbatible pie de Brad Linklater cerraron el encuentro 34-28.

Fotografía: Lexus Alcobendas Rugby / Cachaphotography.

El Silverstorm El Salvador se estrenó en su feudo con un encuentro de los que hacen afición, imponiéndose al recién ascendido a la categoría Ciencias Cajasol Olavide por 38-5. Con seis ensayos y un dominio claro del encuentro los chamizos se reivindican después de caer en la primera jornada y muestran una imagen que estamos más acostumbrados a ver, la de un equipo muy duro en delantera y rápido en la tres cuartos que busca optar a todo este temporada.

Barça Rugbi cierra el capítulo de los equipos invictos tras dos jornadas de competición de la máxima categoría, después de firmar un buen 28-33 en casa del Bathco Rugby, que en su primer partido a domicilio sólo pudo rascar un bonus defensivo que fue muy laureado por el público asistente en San Román. Los conocidos como “las focas” comenzaron el encuentro de una forma sobresaliente, con dos ensayos de su fantástico centro Luciano Perotti, que ya deslumbró el pasado fin de semana ante el VRAC, y les dejaba una renta de 14-6 al descanso. Sin embargo en la segunda mitad los catalanes fueron capaces de darle la vuelta al marcador con su combinación de fases estáticas en delantera y rápidos tres cuartos, y se ganan a pulso su segunda victoria 28-33.

Fotografía: Barça Rugbi.

Por último el UBU Colina Clinic no pudo imponerse a un rocoso Independiente de Santander en casa, en un partido algo gris para los burgaleses que pagaron caras las imprecisiones en el manejo y las indisciplinas en el juego abierto que les costaron dos tajetas amarillas. Los de Tristán Mozimán hicieron buen uso del pie de Mariano García, algo a lo que ya nos tienen acostumbrados, que no perdonó a la hora de engrosar el marcador de los bisontes. Esto junto con los ensayos de Manu Mora, Nicolás Nieto y el doblete de Palmieri fue suficiente para sumar la primera victoria al casillero de los hombres de Moziman.