Este viernes, 2 de octubre, tuvo lugar la LXX Asamblea General de la Federación Española de Rugby (FER) que, a causa del Covid-19, tuvo que celebrarse de manera telemática, con la complejidad que ello conllevó. En primer lugar se procedió al recuento de los miembros de la Asamblea presentes, 74 de un total de 76, así como a la aprobación del acta de la anterior reunión con 69 votos a favor, 0 en contra y 2 abstenciones. No votaron Andalucía y Galicia, que se incorporaron a la Asamblea un poco más tarde, y, como tiene por costumbre, tampoco votó el presidente, Alfonso Feijoo.

A continuación, se pasó al informe del presidente, quien agradeció a los asambleístas su asistencia y les aseguró que «a pesar de la difícil situación provocada por la pandemia y sus consecuencias, estoy convencido de que entre todos quienes formamos el rugby español la sacaremos adelante».

A continuación, tomó la palabra el director técnico de la FER y seleccionador del XV del León, Santiago Santos, quien presentó la gestión deportiva de la temporada anterior. Además de los éxitos de las diferentes selecciones nacionales por todos conocidos, valoró el trabajo hecho desde el Área de Desarrollo. Desde un reglamento para las escuelas de rugby y llevar nuestro deporte a los colegios a la consolidación del Plan de formación, tanto de jugadores como de entrenadores, árbitros y preparadores físicos, y lo mismo en hombres como en mujeres, una formación en la que España está a la cabeza a nivel europeo.

Santi Santos felicitó al VRAC por ganar la Liga de División de Honor que tuvo que ser interrumpida y en la que hubo una gran competencia, valoró la nueva Liga Sub 23 y, cómo no, felicitó al Universitario de Sevilla como campeonas de la Liga Iberdrola. La gestión deportiva fue aprobada con 65 votos a favor, 3 en contra y 4 abstenciones. L’Hospitalet se ausentó de esta votación.

El tesorero saliente, José María Epalza, fue el encargado de presentar la gestión económica de la temporada pasada, cuyo resumen y comparativa con la de 2018 adjuntamos en el cuadro superior y que fue aprobada con 60 votos a favor, 2 en contra y 10 abstenciones, de nuevo con la ausencia de L’Hospitalet.

Llegados al apartado del programa deportivo, calendario y competiciones para la temporada 2020-2021, el CRC Pozuelo propuso a través de su presidente, Fernando Cantalapiedra, la creación de una categoría intermedia entre la División de Honor y la División de Honor B masculinas en la que participen los ocho clubes que no pudieron disputar los últimos play-offs de ascenso a DH, más el descendido Hernani y sin el ascendido Getxo.

A esta propuesta se opuso Miguel Palanca, del URA Almería, quien lo considera un paso atrás. José María Valentín Gamazo, presidente del VRAC pero que habló en nombre de la Asociación de Clubes de División de Honor, no vio mal la idea, si bien entienden que no es el momento más oportuno, beneficia a pocos y perjudica a muchos, propuso estudiarlo con vistas a futuras temporadas.

Javier Vela, como representante de los jugadores, se mostró en contra al considerarlo precipitado, perjudica para algunos jugadores que dejarían de disputar la segunda categoría nacional y es un retroceso para el rugby español. Toni Gimeno, de estamento de entrenadores, defendió la propuesta porque la considera óptima para el desarrollo del rugby y ayuda a que haya menos diferencias entre los equipos.

Eduardo Sánchez Godoy, del Jaén Rugby, expuso que les parece una propuesta atractiva desde el punto deportivo, si bien no pueden apoyarla por solidaridad con los clubes andaluces, que pueden perder importantes subvenciones. Por último, Juan Rosado, del CAR Cáceres, se posicionó en contra de la propuesta del CRC Pozuelo porque consideran que los derechos de estos ocho clubes eran para participar en la División de Honor y no en una nueva segunda categoría y descender a 28 clubes a una tercera categoría.

Tras el turno de réplica Fernando Cantalapiedra, la propuesta del CRC Pozuelo fue rechazada pues de los 72 votos, tras el regreso de L’Hospitalet y la ausencia de Fernando López, 15 fueron a favor, 55 en contra y 3 abstenciones.

A continuación, se votó una propuesta de la FER sobre la opción de pasar de 8 a 9 los jugadores de formación que tienen que haber sobre el terreno de juego. Como quiera que en esta ocasión hubo 33 votos a favor y 33 en contra, además de 7 abstenciones, tuvo que ser el voto del presidente, Alfonso Feijoo, quien resolviera y decidiera su aprobación.

La siguiente propuesta aprobada con 53 votos a favor, 11 en contra y 6 abstenciones fue que, en el supuesto de tener que suspender las competiciones de manera anticipada, declarar campeones, ascendidos y descendidos con el 75% de los partidos disputados de manera efectiva. En cambio, la propuesta de consignar un campo alternativo en caso de no poder jugar en el propio a causa del Covid-19 no se aprobó con 51 votos en contra, 10 a favor y 6 abstenciones.

Después de aprobar que con 5 contagiados por Covid-19 en una plantilla se puede pedir el aplazamiento de un partido, con 54 votos a favor, 8 en contra y 4 abstenciones, se sometió a votación el calendario de competiciones para la temporada 2020-2021 fue aprobado con 43 a favor, 16 en contra y 4 abstenciones.

A continuación se presentó el presupuesto para el Ejercicio 2021, para lo cual volvió a tomar la palabra el tesorero saliente, José María Epalza, a quien Alfonso Feijoo agradeció su gran labor durante todos estos años, al tiempo que dio la bienvenida a su sustituto, Sergio Gericó. Con 43 votos a favor, 10 en contra y 7 abstenciones, el presupuesto fue aprobado. José María Epalza se despidió de la Asamblea, a la que dio las gracias por la confianza, lo mismo que hizo Gericó, quien aprovechó para presentarse.