Tal y como sucedió el pasado fin de semana y desde que arrancó esta edición de la Liga de División de Honor, la competencia e igualdad entre los doce participantes ha sido enorme en la jornada 11 tanto a nivel de juego como de tanteos, por lo general. El único equipo que ganó con claridad, Lexus Alcobendas Rugby, refrenda su condición de serio candidato al título coronándose como campeón de invierno, superando al VRAC Quesos Entrepinares, que empató en su visita al Aldro Energía Independiente, todo un partidazo.

Tras llamar en varias ocasiones a las puertas, Hernani CRE logró su primera victoria manteniendo, esta vez sí, la concentración y el despliegue físico hasta el final. Ahora pueden creer más en la salvación, pero también pueden hacerlo el UBU-Colina Clinic Aparejadores tras vencer a un rival directo y el Bathco Santander después de plantearle un auténtico rompecabezas al tercer clasificado. Y como era de esperar, UE Santboiana y AMPO Ordizia nos regalaron un choque de emoción, grandes dosis de calidad individual e incertidumbre constante, que se decantó con el triunfo postrero de los visitantes.

El fin de semana que viene no habrá Liga, que vuelve los días 11 y 12 de enero, pero el 22 de diciembre viviremos un apasionante domingo de rugby con las semifinales de Copa en Pepe Rojo: VRAC vs Alcobendas (11:00h) y El Salvador vs Barça (13:00h). Ambos partidos serán retransmitidos en directo por Teledeporte.

Ya no sorprende a nadie, tras de su gran crecimiento y consolidación de los últimos años en la élite, que el Lexus Alcobendas Rugby le mantenga el pulso a los dos grandes vallisoletanos, superándoles de forma muy meritoria por momentos. Los de Tiki Inchausti son campeones de invierno tras el empate del VRAC y su victoria ante Ciencias Cajasol Olavide (33-13), que aguantó 20 minutos con una estoica defensa, pero los locales terminaron rentabilizando su dominio. Santi Ovejero abrió el marcador en el 22′, pero los sevillanos consiguieron marcharse al descanso sólo 14-8 abajo. En la segunda, Agustin Schab, con un hat-trick, marcó la diferencia, apoyado por otro tanto de Ignacio Martínez para terminar con buen sabor de boca antes de las semifinales coperas.

Fotografía: Cacha Photography – Revista 22.

En el Baldiri Aleu, posiblemente si el partido hubiese durado 5 minutos más, habría ganado la UE Santboiana, 10 más, el AMPO Ordizia, y así sucesivamente, pues el control del juego y su traducción en puntos tuvo una alternancia constante para deleite de aficionados y nerviosismo de los cuerpos técnicos, especialmente en la segunda parte. Ambos tuvieron recursos ofensivos muy variados en el juego abierto y una lectura acertada a la hora de adaptar sus armas a lo que pedía el partido. No puede decirse lo mismo de las defensas en la última media hora, algo que decanos y ordiciarras deberán pulir en el parón navideño, si bien los visitantes tuvieron la determinación final necesaria para ganar (30-33).

No se puede decir que el Aldro Energía Independiente esté del todo satisfecho con su empate ante el VRAC Quesos Entrepinares (35-35), por sorprendente que suene. Los bisontes siguen en el camino ideal para dejar atrás cualquier atisbo de irregularidad y volvieron a mostrar su mejor versión ante uno de los gallitos de la DH, si bien el cuadro quesero metió una marcha más en el segundo periodo con una participación notable de los hombres que entraron de refresco y el pie de Kemueli Valentini, que puso un lunar en su más que convincente partido al no convertir una patada de castigo en el último minuto. Independiente se aleja 1 punto del Barça en la lucha por los playoffs.

En el otro duelo castellano-cántabro, SilverStorm El Salvador se impuso al Bathco Santander (22-16) en un encuentro donde los puntos estuvieron tremendamente caros, con defensas muy serias y comprometidas en casi todo momento. Los pequeños detalles en los puntos de encuentro y en el juego aéreo viraron ligeramente para los chamizos. Esto y uno de los mejores ensayos de la jornada, a cargo del talonador Matthew Smith, fueron factores claves para la victoria local, junto con el enorme sacrificio defensivo en los instantes finales ante unas focas que nunca dejaron de intentarlo y que siguen en buena línea, aunque esta vez no fue suficiente.

Fotografía: UBU-Colina Clinic Aparejadores.

Al final de cada temporada, es inevitable acordarse para bien o para mal de ciertos partidos y puede que la victoria del UBU-Colina Clinic Aparejadores sobre el CR Complutense Cisneros (33-29) sea uno de ellos para sus implicados. Ni burgaleses ni madrileños saben jugar actuando únicamente en función de lo que plantee su rival. Este desparpajo favoreció claramente al cuadro azul-azul en el primer cuarto de partido, ya que arriesgaron y obtuvieron varias escapadas muy exitosas. Aparejadores aceptó la premisa, subió la apuesta y comenzó la remontada poco después con el ensayo de uno de los mejores en San Amaro, Juan Pablo Guido. Las repetidas indisciplinas de Aparejadores dieron alas a los visitantes en el segundo periodo, pero los locales fueron más constantes y certeros en los instantes decisivos.

Fotografía: Prensa Hernani CRE.

No fue con brillo y elegancia, pero la primera victoria del Hernani CRE llegó y de forma merecida (32-31), aunque los hombres de Patrick Polidori tuvieron que emplearse a fondo durante los 80 minutos frente al Barça Rugbi para conseguirlo (sin jugar en su feudo habitual), ya que de no ser por la reiteración de golpes azulgranas, los visitantes podrían haberse llevado la contienda. Durante varios tramos, los catalanes dieron muestras de su mejor juego, pero no tuvieron la contundencia y seguridad de principio de temporada y cometieron demasiados fallos en el tramo final, lo que junto con el ímpetu local y las buenas transmisiones en tres cuartos dieron esperanzas a un Hernani que sobre la bocina canjeó un premio por el que pujó incesantemente.